sábado, 22 de julio de 2017

Recorrido lineal por la costa desde Valdevaqueros a Bolonia y regreso a Valdevaqueros


TEXTO: MIGUEL ALONSO
De Estepona nos dirigiremos por la Autovía del Mediterráneo A-7 en sentido a Algeciras y pasada esta, seguiremos por la carretera N-340 hacia Tarifa, hasta divisar, desde la carretera, una gran duna de arena llamada Punta Paloma, al fondo de la cual observaremos una zona boscosa que en su parte trasera se levanta una pared montañosa: las sierras de la Higuera y de la Plata.

Tendremos que girar a la izquierda, en el kilométrico 74, para continuar por la carretera A-2325, siguiendo la indicación de un cartel que nos anuncia un kilómetro a Punta Paloma, continuando de frente y luego a la izquierda donde una indicación señala camping El Jardín de Las Dunas.

Entrando por ese carril, llegaremos a la playa de Valdevaqueros, y al final, aparcaremos los coches en una zona de aparcamiento para iniciar posteriormente la ruta, tras haber recorrido por carretera 87,3 kilómetros en 1.12 horas según Google Maps.

El entorno de la ruta
Nos encontramos en el Parque Natural del Estrecho que abarca, desde Getares en Algeciras, hasta el Cabo de Gracia en Tarifa. Fue declarado espacio protegido en 2003, siendo el espacio natural más meridional del continente europeo.

La pedanía de Bolonia se encuentra en una pequeña ensenada del litoral suratlántico gaditano, delimitada por los cabos Paloma y Camarinal, esta pequeña bahía está rodeada por las elevaciones de la Loma de San Bartolomé, al este, y las sierras de la Higuera y de la Plata al oeste.

Sin duda las playas de Tarifa son uno de sus principales referentes turísticos, conocidas dentro y fuera de España, en ellas encontraremos kilómetros de arena fina y dorada y aguas cristalinas; eso sí muy frías. El viento de levante que azota esta zona de la costa de forma casi permanente convierte esta localidad en la meca de deportes náuticos, como el surf.

La playa de Valdevaqueros es famosa por la multitud de deportes náuticos que se practican en ella, tiene una extensión de algo más de 5 kilómetros con grandes dunas de arena blanca.

La más conocida es la paradisíaca playa de la Ensenada de Bolonia, de las mejores de toda la costa gaditana. Casi 4 kilómetros para disfrutar de una de las pocas playas que aún se conservan en estado casi virgen. Destacan sus grandes dunas y aguas de azul muy intenso. Junto a ella se encuentra el complejo arqueológico de la antigua ciudad romana de Baelo Claudia (entrada gratuita) y en gran parte de ella es común la práctica del nudismo, al igual que en la de Punta Paloma. Ambas se sitúan en pleno paraje natural, en una zona formada por varias calas de arena dorada y rocas que permiten más la intimidad. 

Recorrido por la costa
Se inicia a mitad de la ensenada de Valdevaqueros (4.050 metros de longitud), en cuyo frente tenemos la duna del mismo nombre, que va agrandándose gracias a los vientos que soplan de levante, arrastrando las arenas de la playa hacia el poniente.

El recorrido lo haremos en gran parte por la costa hasta la playa de Bolonia. En total 19,2 kilómetros de poca dificultad, tan solo la de caminar por las playas, en algunos tramos de piedras grandes, y en otros por senderos cerca de la costa, siguiendo las marcas en las rocas (trazos blanco y verde) que significan sendero local.

Si el día se presenta con claridad, veremos la costa marroquí donde destaca el famoso promontorio del Ibi Musa (851 m) que, junto con el Peñón de Gibraltar (426 m), forman las míticas Columnas de Hércules de origen mitológico, promontorios que flanquean el Estrecho de Gibraltar. Era el límite del mundo conocido por los griegos (Ecúmene).

Comenzaremos la caminata desde el aparcamiento, a mitad de la playa, cerca de la desembocadura del arroyo El Valle que forma un gran estuario al llegar al mar. Caminaremos hacia Punta Paloma teniendo que sortear una zona de piedras sin gran dificultad y después por zonas de playa donde podremos darnos unos chapuzones.

Andados unos tres kilómetros llegaremos a Punta Corrales, no pudiendo seguir por la orilla, por lo que tendremos que subir por un sendero cerca de un pinar, por encima de la zona del mar, que atraviesa campos rodeados de lentiscos.

Por la zona de las piscinas naturales
Volveremos a bajar a la playa pasando por las llamadas “piscinas naturales”; formaciones geológicas producidas en las paredes de los acantilados. Son plataformas de abrasión en las zonas intermareales, que dan lugar a unas balsas, especie de piscinas, donde el agua está retenida y por tanto más cálida. Continuaremos el recorrido por una bella zona con rincones donde cantidad de bañistas acampan en tiendas o se tumban en tollas sobre la playa para disfrutar de unas cristalinas aguas color turquesa. Un bello entorno hasta llegar a la playa de Bolonia.

Comida y baños en la playa de Bolonia
Llegados a esta otra gran playa, pararemos para darnos unos baños y después comer los bocadillos o acercarnos al cercano Bar-Restaurante “Casa Ríos”, situado en esta zona conocida como El Lentiscal.

En el patio de esta casa de comidas, dispondremos de una extensa carta: atún encebollado (típico plato de la costa gaditana), frituras de pescaditos, ensaladas, pescados varios y carnes, bajo un techado que proporciona una buena temperatura para comer mientras tomamos un descanso.

Fin de la ruta y regreso a Estepona
Posteriormente, emprenderemos el regreso, deshaciendo el camino que trajimos, para terminar, después de haber hecho una ruta con un recorrido, entre ida y vuelta, de unos 19,2 kilómetros, en el punto de inicio por la mañana en el aparcamiento de El Lentiscal de Valdevaqueros.

En esta la playa veremos cantidad de personas practicando los clásicos deportes náuticos de surf, windsurf, wakeboard y las cometas de diferentes colores sobrevolar sobre nuestras cabezas.

RECOMENDACIONES
- Llevad calzado y ropa adecuada ya que vamos a caminar por playas, algunas zonas rocosas y senderos cerca de un pinar, por encima de la zona del mar.
- No olvidar bañador.
- Llevad calzado de repuesto para poner después de la playa.

DATOS GENERALES
Guías: José Antonio Quirós y Miguel Alonso.
Participantes llamad al coordinador: Miguel Alonso al  619 703 107.
Entorno: Parque Natural del Estrecho.
Localidades: Valdevaqueros-Bolonia en Tarifa, Cádiz.
Itinerario: Recorrido desde la playa de Valdevaqueros a la de Bolonia y regreso a la de inicio en Valdevaqueros.
Recorrido: Lineal.
Longitud recorrido: 17,2 kilómetros.
Duración aproximada de la excursión: 6 a 7 horas, dependiendo de los baños.
Dificultad: Media-Baja.
Tipo de terreno: playas, dunas y senderos.
Salida de Estepona: 8:00 horas del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro: 10:00 horas en el aparcamiento de El Lentiscal, situado en la playa de Valdevaqueros.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): calzado para andar por playas y senderos, bastones, pantalones cortos, agua, bocadillo, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, bañador, gafas de sol, crema de protección solar, vaselina líquida para protegerse de la salinidad del agua del mar, silbato, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.

NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador/a del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo. Solici-tarán la “Licencia Federativa para un  Día”, llamando al club antes de las 12 horas del jueves antes de la ruta.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario. En el caso de hoy multiplicaremos por 2 los 80,5 kilómetros (ida y vuelta) y el resultado de 161 kilómetros por 0,25 euros que nos resultan 40,25 euros a dividir entre los ocupantes del vehículo.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR número de teléfono 902 110 026

                     VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF

 

   Situación del Bar Estadio de Estepona, lugar de cita para emprender la ruta.

  MAPA DEL RECORRIDO POR CARRETERA DE ESTEPONA A VALDEVAQUEROS

VISTA SATÉLITE DEL RECORRIDO

MAPA TOPOGRÁFICO

PERFIL DE ALTURA



  Desvío en el kilométrico 74 para continuar por la A-2325 hacia Punta Paloma.

  Inicio del recorrido por la playa de Punta Paloma, en la ensenada de Valdevaqueros.

   Acantilados en la costa de Valdevaqueros.

  En un saliente al mar atlántico de la costa gaditana.

   Bella imágen rocosa del acantilado de la ensenada de Valdevaqueros.

   Piscinas naturales, formaciones geológicas producidas en las paredes de los acantilados.

  Las piscinas naturales donde bañarse en un agua más templada.

  Por la inmensa playa hacia Bolonia al fondo.
   Bar-Restaurante-Pensión "Casa Ríos".

   Plato de atún encebollado, típico plato de la zona.

  Playa de Valdevaqueros con cantidad de personas practicando los clásicos deportes náuticos.

sábado, 15 de julio de 2017

Recorrido lineal desde Genalguacil al río Genal y, por su cauce o vereda, a la venta San Juan


CRÓNICA: MIGUEL ALONSO

De Estepona salimos a las 9.15 de la mañana un grupo de 7 compañeros distribuidos en 2 coches, dirigiéndonos a la avenida de Andalucía para desviarnos por la carretera MA-8301 hacia el puerto de Peñas Blancas (975 m).



Desde este lugar, continuamos hacia Genalguacil por la carretera MA-8302, que sigue de frente, hacia la izquierda, y que nos llevaría directamente al pueblo después de haber recorrido desde Estepona 41 kilómetros en unos 50 minutos.

La carretera tenía un trazado de muchas curvas, por lo que debimos conducir con precaución.Observamos con alegría que por fin habían asfaltado los últimos 3,5 kilómetros de carretera, que llevaban 30 años pendientes de hacerlo, y acondicionado las cunetas con unas vallas de madera y, en los últimos metros, con un carril para peatones.Ya en Genalguacil, atravesamos el pueblo hacia la salida del mismo, parando ante la Venta Las Cruces (10.15 h), lugar donde comenzaríamos el sendero hacia el Prado de la Escribana, junto al río Genal.

En este lugar se nos unieron Juana y su hija Natalia, que venían de Málaga, y Yolanda, de Fuengirola, mientras esperábamos a que Miguel Ángel Pernas y Javier Mena, regresaran de la Venta San Juan, distante unos 3,5 kilómetros, lugar donde finalizaba el recorrido, a dejar uno de los coches para, al termino de la ruta, volver en ese a recoger el otro vehículo que dejamos en al inicio.

El pueblo de Genalguacil
Se encuentra enclavado en pleno Valle del Genal. Su término municipal se extiende, sobre un territorio muy abrupto y empinado, desde el margen izquierdo de dicho río hasta las cumbres de la Sierra Bermeja. Dentro de su término, se han hallado restos pertenecientes a las culturas fenicia y helénica. El nombre actual proviene del árabe “Genna-Alwacir” que quiere decir “Jardines del Visir”.

Uno de los principales atractivos de este pueblo, además de sus vistas al Valle del Genal, es que está convertido en un auténtico “Pueblo Museo”: cada dos años se celebran los “Encuentros de Arte Genalguacil”, en los que artistas venidos de diversos puntos geográficos, tanto de España como de otros países, se reúnen aquí para, durante una semana, realizar distintas piezas de arte que luego dejarán expuestas de manera permanente en las calles del pueblo.

Caminando por sus típicas callejuelas empedradas, uno se encuentra numerosos detalles tratados artísticamente o de forma original como: los números de las casas, nombres de las calles, bancos para sentarse, chimeneas, murales, esculturas… convirtiendo el paseo por sus calles en un auténtico museo que se integran con el entorno.



Descenso al Prado de la Escribana y río Genal
Al fin, una vez de vuelta los compañeros, iniciamos la bajada hacia el río (11.00 h). En el arcén de la carretera había una tablilla indicativa de la dirección a seguir, el sendero de pequeño recorrido (PR-A 240) de Genalguacil a Benarrabá, dejando a nuestra derecha una pista polideportiva para después abandonar el trazado de la vereda de los Limones y del PR-A 240 y encaminarnos por la vereda de las Cañas, que se desprendía a la izquierda por una fuerte pendiente, donde otra tablilla en un poste indicaba 4.800 metros al Prado de la Escribana (12.20 h)


A llegar a la altura de un grupo de chaparros alineados con el sendero había, a la izquierda, un carril al cual se accedía por una angarilla. Por el margen contrario discurría el arroyo de las Cañas. El sendero acababa uniéndose al carril de acceso a la casa de las Cañas. Inmediatamente después nos unimos al carril principal (11.25 h), tomándolo hacia la derecha. Un poco más adelante, vadeamos por un puentecillo el arroyo de las Cañas para continuar caminando un buen trecho en llano con el río Almarchar a nuestra izquierda.



Continuamos por la pista forestal que une Benarrabá con Genalguacil, pasando junto a la entrada de la finca El Chicharal, siendo visibles unas palmeras de gran altura junto a la casa. Al poco llegamos al Prado de la Escribana (12.17 h).


El río Genal
Sin duda, el Genal y sus afluentes es la unidad ambiental más destacada de esta etapa, tanto por la belleza de su cauce con sus vegas, meandros y sotos como por las actividades tradicionales vinculadas al río y su ribera, como son las huertas y los molinos.

El paisaje es totalmente forestal, con diversas especies arbóreas dominantes, en especial alcornoques y quejigos, pero también castaños y pinos resineros. El bosque en galería multiespecífico tiene un papel preponderante en el fondo de un valle en forma de “uve” muy cerrado, con fuertes pendientes, en un terreno de esquistos y pizarras. Entre las especies de ribera destacan los grandes álamos y chopos, los sauces y los tarajes

 
Recorridos por el sendero y cauce del río Genal
Es uno de los mejores referentes de belleza ribereña y valor ecológico en la provincia de Málaga que atesora una interesante diversidad de especies vegetales y animales, tanto dentro como en los alrededores de sus aguas, al mismo tiempo que conserva enclaves casi vírgenes, poco acostumbrados a la presencia humana.


Después de un corto descanso en la Escribana, continuamos el recorrido dividiéndonos en dos grupos: la mayoría (7 compañaremos) optaron por caminar por el cauce del río y otros 3 por el sendero balizado, correspondiente a la etapa 27 de la Gran Senda de Málaga (Benalauría - Genaguacil).



Caminábamos, a través de numerosos túneles de vegetación de ribera, uno de los alicientes de esta ruta fluvial, que nos esperaban a lo largo del camino. El agua estaba a buena temperatura y el calor era mitigado por el frescor del agua y la arboleda que nos preservaba del sol.

A nuestra derecha, las pasarelas metálica por las que caminábamos los que prefirieron ir por el sendero.

Los que caminaron por el río lo hicieron más lentos ya que el cauce estaba cubierto por piedras con verdín, que imponían tomar mucha precaución ante posibles accidentes. Pero sí disfrutaban del frescor del agua y de algún chapuzón, a la vez que del canto de los pájaros que abundaban a lo largo del recorrido.

Los que caminamos por el sendero, el recorrido fue más ligero y muy agradable también, bajo la misma arboleda que nos protegía del sol. En un punto del recorrido tuvimos que servirnos de un cable de acero para pasar pegados a una pared rocosa, muy bien instalado, que facilitaba el paso por un corto trecho sin más protección que el cable.

El sendero discurría por algunos pasos de pasarelas metálicas sobre el cauce del río y continuaba por tierra en repetidas bajada y subidas, en algunos tramos con unos peldaños confeccionados con unos palos de madera atravesados que facilitaban salvar las pendientes y que permitía bajar al río a bañarse.

Finalizando el recorrido, llegamos a una zona más abierta, donde había una vieja casa abandonada (13.55 h). Ya estábamos muy cerca de nuestro punto de destino, una chopera, la referencia de que estábamos a la altura del Camping San Juan y los restos de un antiguo molino de agua.

Comida en la Venta San Juan, a orillas del Genal
Al fin llegamos a la Venta San Juan (14.00 h) que se encontraba a pie de carretera y al puente sobre el río, línea divisora de los pueblos de Algatocín y Jubrique.

Una vez en la venta, nos sentamos en la mesa que teníamos reservada para comer.
Teníamos hambre por lo que, pasado un ratito, solicitamos nuestro menú. En primer lugar, pedimos una jarra de cerveza y dos “tinto de verano” para saciar la sed que traíamos.

Comenzamos con un primer plato de gazpacho andaluz y una ensalada de la casa para compartir. Estando a punto de comer el segundo plato, ya había pasado una hora, llegó el primer compañero del grupo del río, Miguel Ángel Pernas, que se sentó con los 3 que ya estábamos comiendo. De segundo pedimos un filetón con patatas de 1 kilo para los tres y Pernas, un filete con patatas. Finalizamos con unos helados.

Tras un rato de sobremesa nos hicimos la foto del grupo ante la fachada de la venta (16.48 h). Posteriormente esperamos a que Pernas y Mena vinieran con el otro coche que dejamos por la mañana en la venta Las Cruces. Al rato llegaron y tras despedirnos de Yolanda, Juab¡na y Natalia que seguía directamente hacia Fuengirola, emprendimos el regreso a Estepona llegando sobre las 6 de la tarde.

Un bonito día que añadir a los muchos que venimos disfrutando estos casi siete años de vida de nuestro club.
  
COMIDA EN LA VENTA SAN JUAN
ASADOS: En su carta sobresalen las carnes a la brasa: solomillos, entrecot o chuletones.
PLATOS ELABORADOS: Venado en salsa, rabo de toro, pinchos variados o las cazuelas de pollo o conejo.
POSTRES CASEROS: Flanes de castañas y frutas, quesadas, mousses diversos y tartas de elaboración propia.

RECOMENDACIONES
- Llevad calzado y ropa adecuada. Es muy importante que llevéis una suela adherente y con grosor suficiente, ya que las plantas de los pies se pueden resentir con las piedras del río.
- No olvidar llevar algún calzado de repuesto para después de la ruta.

DATOS GENERALES
Guía: Miguel Alonso.
Participantes llamad al coordinador: Miguel Alonso al número de teléfono 619 703 107
Entorno: Valle del río Genal (Sierra Bermeja).
Localidades: Genalguacil-Algatocín, Málaga.
Itinerario: Desde Genalguacil, bajada al Prado de la Escribana y, continuando por el cauce del río o vereda junto al Genal, a la venta San Juan.
Recorrido: lineal.
Longitud recorrido: 6,4 kilómetros.
Duración aproximada de la excursión: 5 a 6 horas incluyendo los baños en el río.
Dificultad: Media.
Tipo de terreno: Senderos y cauce del río (opcional).
Salida de Estepona: 9.00 horas del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro: 10.00 horas en la Venta Las Cruces, situada en la salida de Genalguacil a Algatocín.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): botas o zapatos de montaña, zapatos para andar por el río, bastones, pantalones cortos, agua, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, bañador, gafas de sol, crema protección solar, bebidas isotónicas, fruta, cámara fotográfica y prismáticos.

NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador/a del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo. Solicitarán la “Licencia Federativa para un Día”, llamando al club antes de las 12 horas del jueves día 13 de julio.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario. En el caso de hoy, multiplicaremos los 41 kilómetros por 2 (ida y vuelta) y el resultado de 82 kilómetros por 0,23 euros que nos da un total de 18,86 euros a dividir entre los ocupantes del vehículo.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR número de teléfono 902 110 026

                      VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF

  El grupo de asistentes a la ruta en la puerta de la Venta San Juan. De izquierda a derecha: Antonio Martín, Violeta Montequín, María Ángeles Vera, Miguel Ángel Pernas, Miguel Alonso, Francisco Javier Mena, Natalia Morales, Juana Palomares, Juan Luis Porras y Yolanda García.


  MAPA DEL RECORRIDO POR CARRETERA DE ESTEPONA A GENALGUACIL
VISTA SATÉLITE DEL RECORRIDO
MAPA TOPOGRÁFICO
PERFIL DE ALTURA



GALERÍA FOTOGRÁFICA.
(Fotos: Mª Ángeles Vera, Francisco Javier Mena, Miguel Alonso, Antonio Martín, Juan Luís Lara) 

https://photos.app.goo.gl/1HQ2J7pMu0D1ueys1


sábado, 8 de julio de 2017

Recorrido por la “Acequia del Guadalmina” a las "Angosturas del río Guadalmina"


ANULADA POR FALTA DE INTERÉS

De Estepona partiremos en sentido Málaga, desviándonos en el kilómetro 168,5 (salida a Benahavís) por la carretera MA-547. Al llegar a la rotonda, pararemos junto a la gasolinera de Repsol para unirnos al resto de compañeros que vengan de otros lugares. Posteriormente continuaremos por la segunda salida de la rotonda, la carretera A-7175, que nos llevará a 1,5 kilómetros antes llegar a Benahavís, la primera zona de aparcamiento cerca de la carretera, el “Mirador de las Tres Pérgolas”, para dejar los coches y comenzar la ruta. Hasta aquí habremos recorrido unos 20 kilómetros desde Estepona en una media hora aproximadamente.

Recorrido por la “Gran Acequia del Guadalmiona”
La ruta empieza bajando al río desde el “Mirador de las Tres Pergolas”, justo donde termina el descenso del río Guadalmina en la poza que llaman "La playa". Unos metros más adelante, se inicia un puente de madera laminada (37 metros de largo y 2 de ancho de 12 toneladas de peso) por el que cruzaremos el río hasta la ladera opuesta a la carretera, bajo la que transcurre el cauce, unos 40 metros por encima del nivel fluvial. En el extremo del puente, en la ladera de la montaña, pasa la “Gran Acequia del Guadalmina” con más de un siglo de vida, que forma parte del rico patrimonio hidráulico.

Una vez cruzado, el puente comienza un corto tramo de sendero de 200 metros de longitud por el que ascenderemos hasta el trazado de la acequia (1,2 kilómetros) que está totalmente acondicionado y con barandillas de madera para mayor seguridad.

Continuaremos el recorrido por la acequia, camino que haremos relajados y protegidos de los rayos solares por unos túneles de abundante y variada vegetación que flanquean la acequia, disfrutando de una perspectiva diferente a la de las angosturas, que ahora recorremos a media altura por la vertiente oriental, pasando por un pequeño acueducto que salva el arroyo del Coscojar y que nos sirve de puente a nuestro paso. A nuestra izquierda, al frente, se asoma el cerro de Montemayor y en el sentido de nuestra marcha, cada vez más cerca, el pueblo de Benahavís.

Al cabo de una hora de camino, aproximadamente, llegaremos a punto donde parte del agua de la acequia se canaliza en tubería, un cruce donde un camino da acceso a una finca, a nuestra derecha, y que en unos pasos, nos acercará a la carretera de Benahavís. Desde este lugar caminaremos unos 20 minutos por un acerado al lado de la carretera de unos 700 metros del recorrido, donde nos encontraremos con dos miradores, uno orientado hacia el oeste y el otro hacia el sureste, hasta llegar a las escalinata por la que accederemos a la “Charca de las Mozas”, de unos cinco metros de profundidad, situada en la ladera sur del Tajo de los Novios, punto de inicio del recorrido por el cauce fluvial.

El río Guadalmina
De 28 kilómetros de longitud, el Guadalmina nace en la Sierra Bermeja, en las inmediaciones del Puerto del Madroño, en el término municipal de Igualeja, pero el agua permanente se encuentra más abajo, en el municipio de Benahavís, de donde surge por los acuíferos kársticos formando un paraje denominado "Las Angosturas". Desemboca en el municipio de Marbella junto a San Pedro de Alcántara, sirviendo de separación entre los términos municipales de Estepona y Marbella. El río queda encajonado en un corto desfiladero, “Las Angosturas del río”, de unos dos kilómetros de longitud, originando diferentes charcas o pozas rodeadas de paredes rocosas al pie de espectaculares tajos.

Recorrido fluvial por las Angosturas
A partir de este lugar comenzaremos el recorrido por el río, en el sentido de la corriente, iniciando el primer contacto con el agua bajando por un tobogán formado por la erosión del agua sobre las rocas. Después de esta primera poza, continuaremos por una zona del río muy pedregosa. Este tramo tendremos que recorrerlo con cuidado ya que presenta una cierta dificultad debida al verdín acumulado en las piedras que la hacen resbaladizas.

Las siguientes pozas las pasaremos con el agua a la altura de la cintura. Poco a poco, nos iremos adaptando a la temperatura del agua, comprobando que los tramos más fáciles son los que hagamos nadando o dejándonos llevar por la corriente del agua.

Según avanzamos, el río se va encajonando, cada vez más, a través de las paredes rocosas que albergaban gran cantidad de plantas rupícolas, llegando a una estrecha garganta o “cahorro”, cuyas paredes se pueden tocar con los brazos estirados en cruz. Las pozas empezarán a tener mayor profundidad, lo que obligará a nadar entre las paredes verticales donde es difícil encontrar puntos de agarre.

Como el recorrido es corto, no tenemos prisa por llegar, por lo que iremos disfrutando tranquilamente. Según avanzamos, entraremos en una zona donde casi no se ve el sol y la luz se cuela por las rendijas de la parte alta, entre las rocas, creando un bello espectáculo. A ambos lados, las rocas están cubiertas por unos pequeños helechos y musgos cuyo verde da un fresco muy agradable a nuestro paso.

Por la zona de los sifones
Llegaremos a una de las zonas más interesantes del recorrido, una cueva que sirve de túnel, ya que se atraviesa, donde en épocas de lluvias se puede formar un sifón.

Durante varios metros de recorrido tendremos que nadar por un pasillo entre las rocas, donde el agua tiene más profundidad y por ende, más fría. Las paredes no ofrecen puntos donde agarrarse, es la zona conocida como el “Primer sifón”. Si miramos hacia arriba veremos la formación de estalactitas.

Más adelante, llegaremos a un tramo subterráneo, el llamado “Segundo sifón”. Al fin, la luz del sol comenzará a colarse por las grietas de este túnel tan espectacular, saliendo al final a una zona más abierta, donde, de nuevo, veremos los deslumbrante rayos solares, continuando ya por tramos de poca profundidad.

Al cabo de dos horas de recorrido llegaremos a una pequeña presa que tendremos que bajar teniendo dos opciones: una, haciendo un corto rápel agarrados a una cuerda con nudos y con la ayuda de los compañeros y otra, bajando por una especie de tobogán al agua.

Todavía nos queda un tramo de pozas, con profundidad, donde tendremos que nadar unos diez minutos, llegando a la zona donde se abre el cauce y se acaban las angosturas, justo bajo el nuevo puente de madera. El recorrido finaliza en una última poza llamada “Charca de los tubos“.

Comida y baños en la piscina municipal de Benahavís
Una vez finalizado el recorrido, los que quieran, nos trasladaremos al recinto de la Piscina Municipal donde podremos comer arroz a la paella de marisco, patatas con huevos fritos, filetito de cerdo y por supuesto unas cervezas. Finalmente unos cafelitos y un chupito de orujo para digerir.

Después de la comida, daremos por finalizada una bella y emocionante jornada, regresando a nuestras casas.

                     VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF


   Situación del Bar Estadio en Estepona, lugar de cita para la ruta.

   Recorrido por carretera de Estepona al Mirador de Las Tres Pérgolas lugar de inicio de la ruta.



   Vista del "Mirador de las Tres Pérgolas" lugar de aparcamiento de los coches e inicio de la ruta.

    Puente de madera sobre el cauce del río Guadalmina donde comienza el recorrido.

   Panel con las indicaciones del sendero por la Acequia del Guadlmina.

   Caminando por la acequia el verano de 2015.

    Acueducto que salva el arroyo del Coscojar y que nos sirve de puente a nuestro paso.

  Bella estampa de Benahavís desde la Acequia del Guadalmina.

   Vista aérea de la Charca de Las Mozas.

   Deslizándose por el tobogán natural para acceder a la Charca de Las Mozas.

   Finalizando el recorrido fluvial por la Charca de los Tubos.

   Piscina Municipal de Benahavís.