lunes, 30 de abril de 2018

Recorrido circular desde la Fuente del Pilar, situada en la salida suroccidental de Montejaque, al valle Escondido

CRONICA: RAFAEL RODRÍGUEZ

Desde Estepona salimos, ya desayunados, desplazándonos por la Autovía del Mediterráneo A-7 en sentido Málaga, para recoger en San Pedro a cinco compañeros y continuar desviándonos por la salida 172 para dirigirnos hacia Ronda por la carretera A-397. Antes de entrar a Ronda, al llegar al cruce de carreteras, continuamos a la izquierda en sentido Sevilla por la A-374 y luego seguimos por la MA-507 hacia el pueblo de Montejaque, donde llegamos después de haber recorrido 83,4 kilómetros a las 10,30 h.

El autobús nos deja a la entrada del pueblo, junto al cuartel de la guardia civil, donde nos esperan algunos compañetros que han ido con su coche.

Tras prepararnos y agruparnos nos dirigimos hacia la Plaza del Ayuntamiento y Fuente del Pilar, situada a la salida suroccidental de Montejaque, por la antigua calle del Tajo, que antaño servía para saciar la sed los viajantes y campesinos y de abrevadero a los animales. 

Este camino nos lleva, entre el Monte Hacho y el Cerro del Almendral, al Puerto de la Canta, adentrándonos por un olivar que atravesamos por una estrecha vereda hasta el boquete del Mal Pasillo a unos 2.400 metros del inicio.

Tras una breve parada, continuamos bajando por la vereda hasta enlazar con la Cañada de Escalante, continuando por esta pista en ascenso, entre encinas, hasta el Puerto de la Charcha. 

El calor aprieta y la pendiente se hace pesada, algunas paradas para reagruparnos a la sombra de las encinas nos ayudan a sobrellevar mejor la subida.

Continuando por la misma pista, pasamos el Puerto de los Alberillos hasta llegar al Puerto del Zapatero, donde podremos hacer una breve parada ya que hasta este lugar llevamos recorridos más de 5 kilómetros.

A partir de de aquí, el paisaje se nos muestra mucho más abierto con llanos cubiertos de encinas. Pasamos por el llano del Culantro, con un poso que en épocas pasadas rebosaba originando un arroyo. Unos metros más adelante pasamos por un portillo y a la izquierda, vemos el imponente Cancho del Torero y el Cancho Requenque.

Al final del llano, la vereda nos lleva hacia la derecha siguiendo la cañada del arroyo. Volvemos a traspasar otro portillo siguiendo después hasta otra zona abierta para nuevamente cruzar un portillo más que nos situará en el llano del Apeo.

El camino continúa bien marcado hasta encontrar un nuevo portillo, que pasamos, para después cruzar el arroyo principal, continuando entre este arroyo y los canchos de los Lajares en sentido al rincón que forma el Cancho Requenque con el Cerrachón.

Hay una corta trocha que podemos coger desde el Llano del Apeo, a la altura de un cortijo en ruinas, mirando en sentido al rincón que forman los canchos que hemos nombrado antes.
Más adelante, atravesamos un portillo que da acceso a una vereda de piso de piedra, entre peñas y canchos. A unos 150 metros del inicio vemos, a nuestra izquierda, el impresionante Hoyo de la Matanza. Seguimos por esta misma vereda hasta llegar al polje o llano de Zurraque.

Antes de bajar al llano, veremos una flecha dibujada con piedras que nos marca el sentido que tendremos que seguir, en diagonal hacia el noreste. A nuestra izquierda, tenemos unas encinas, que nos servirán de sombra para tomarnos un respiro mientras nos reagrupamos.

Localizado el punto por donde salir del llano, recorremos éste por el lado derecho hasta llegar al sumidero y pozo de Zurraque y a nuestro frente, a la izquierda, un cortijo en ruinas y muy cerca del pozo, la famosa gran encina conocida por los lugareños por la “Encina de los LLanos de Zurraque”, encina catalogada como árbol singular de Andalucía, momento que aprovechamos para relajarnos, hacer fotos y disfrutar de este espectacular paisaje.. Siguiendo al punto de salida del llano, vemos otra flecha, similar a la anterior, pero esta vez marca en sentido contrario.

Si miramos hacia atrás, podemos contemplar la última panorámica: de derecha a izquierda vemos la cara opuesta del Cancho de Requenque, el paso desde el Hoyo de la Matanza, el Cerrachón, el cerro de Zumaque y la Sierra de Mojón Alto y, girándonos algo más, el Cancho del Hondón y el Cerro de Paráuta.

Tras subir unos metros iniciamos el descenso por la ladera norte con vistas espectaculares del próximo valle a recorrer, momento que aprovechamos para tomar algo de alimento.

Dejado el valle, nos adentramos en el “Valle Escondido”, nombre que se ajusta a su situación, entre encinas y formaciones rocosas cubiertas de musgo con innumerables cobachas. Continuamos por medio de esta depresión que constituye un pequeño torcal de formaciones imposibles, flaqueados a nuestra derecha por el Cancho de los Enamorados y Los Frailecillos y la parte trasera del imponente Cancho del Torero a nuestra izquierda.

Una vez que pasaamos un denso bosque de torcas, volvemos a la zona abierta del polje o llano del Gulfo al que, para acceder a él, tendremos que seguir la alambrada hacia la izquierda y continuar en paralelo al llano hasta encontrar un portillo que nos permita la entrada al llano.

Recorreremos el llano por la vereda que discurre justo por el centro, en toda su longitud, y continuamos por un camino bien marcado que se encuentra al final del llano.

Fijándonos en la alambrada que se encuentra a nuestra derecha, llegamos al final de esta donde tomaremos una estrecha vereda que se va adentrando en el bosque de encinas, dejando el camino principal a nuestra izquierda.

Avanzamos por esta enrevesada vereda en ascenso hasta encontrarnos con una pista, que seguimos hacia la derecha, hasta ver a unos 200 metros, a nuestra izquierda, una zona descendente más despejada de arboleda.

Seguimos andando por la vereda con ascensos suaves hasta pasar el último portillo de la ruta y continuar hasta encontrarnos con el camino de Libar, que forma parte del Sendero de Gran Recorrido GR-7 y el Sendero Europeo de Gran Recorrido E-4.

Ya solo nos quedan 2 kilómetros de caminata por la pista que discurre entre las sierras de Montalate, a nuestra izquierda, y la de Juan Diego, a la derecha, hasta llegar a la Fuente de Imbro, lugar donde nos reagrupamos y refrescamos, dado el calor que hace y que casí todos hemos agotado las reservas de agua.

Inicamos el último tramo con vistas alPuente Romano y Pantano que aún conserva algo de agua de las últimas lluvias, pasamos por el Mirador de la Fuensanta y en pequeños grupos continuamos hacia el pueblo donde llegamos a las 18,30 h.

Nos dirigimos hacia la plaza donde nos refrescamos y comentamos las anécdotas de una ruta larga pero que compensa con los paisajes por los que hemos transitado.

Cogemos el autobús en el mismo lugar donde nos dejó por la mañana y volvemos hacia Estepona, donde llegamos a las 21:00 h. habiendo completado un excelente día por este enclave tan singular de la serranía de Ronda.

 
                    VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF



El grupo de participantes en los Llanos de Zurraque. De izquierda a derecha: Adam Ker,Paquita Naranjo, Margaret O`Connor, Marisa Salgado, Andy Myhill, Pepa Vázquez, Rita Durben, Carmen Franco, Jesús Díaz, Jacinto Martín, Inma Aguilar, Carmen Fernández, Antonio Martín, Rafael Giner, Ana María Díaz, Enrique Castilla, Francisco Gómez, Julia Romero, Mercedes Tovar, Lola Criado, José Luis Gil, Sofía Mateos, Elena Guerra, Pilar Cañizo, Luis Resina, Pilar Villar, Rafael Rodríguez, Marja Bolscher, José Antonio Quirós y Oscar Vidales.

SITUACIÓN DEL BAR ESTADIO DE ESTEPONA LUGAR DE CITA

 RECORRIDO POR CARRETERA DESDE ESTEPONA A MONTEJAQUE

   VISTA DEL RECORRIDO DESDE EL SATÉLITE

  MAPA TOPOGRÁFICO DEL RECORRIDO

  PERFIL DE ALTURAS Y LONGITUD DEL RECORRIDO

GALERÍA FOTOGRÁFICA y VÍDEOS.
(Fotos: Elena Guerra, Lola Criado, Mª Carmen Fernández, Pilar Villar, Enrique Castilla, José Luís Gil, Andrew Philip, Oscar Vidales y Rafael Rodríguez).


https://photos.app.goo.gl/YsE43YYT8a1MAqn03




sábado, 28 de abril de 2018

Recorrido lineal desde el cementerio de Marbella por Puerto Rico al Puerto de Marbella y Llanos de Juanar


CRÓNICA: MIGUEL  ALOSNO
Desde Estepona partimos un grupo de diez socios (8.35 h) por la autovía del Mediterráneo A-7 en entido Málaga. Al llegar a la salida 185, nos desviamos y, en la rotonda, giramos a la izquierda hacia el Centro Comercial La Cañada, que dejamos a nuestra derecha, continuando de frente por la carretera A-355 hacia Ojén, posicionándonos en el carril del centro de la carretera ya que, al poco, tomamos el primer desvío a la izquierda de nuestra marcha, continuando hacia el nuevo cementerio de Marbella que veíamos nada más hacer el giro.

Al llegar a la altura del cementerio, seguimos por la carretera que salía a su izquierda, llamada de la Montúa. A unos cincuenta metros, tomamos un desvío a la derecha, justo al lado del Restaurante la Cascada, continuando unos metros más adelante hasta llegar a la altura de una cadena que nos impedía el paso con el coche. En este lugar aparcamos los vehículos bajo un pinar habiendo recorrido por carretera 33,5 kilómetros en un tiempo de 45 minutos.

Mientras esperábamos la llegada de los compañeros más retrasados, hablamos con Jorge, un lisboeta residente en Marbella que trabajaba de voluntario del club “Mujeres en las Veredas”. Este club está constituido por mujeres y hombres unidos con el fin de recatar el patrimonio perdido en los valles y laderas de Sierra Blanca, haciendo trabajos de desbroce, señalización, defensa y puesta en valor de esta sierra.

Al fin nos reunimos (9.20 h) los doce compañeros para realizar esta marcha hacia el puerto de Marbella, al pie del pico La Cruz de Juanar.

Por el entorno de las sierras Blanca y de Canucha
Estas sierras forman un único conjunto dentro de la unidad Blanca, pero orográficamente se puede partir en dos macizos montañosos. En Sierra Blanca, nos encontramos la mayor altura de las dos sierras: el Cerro Lastonar (1.275 m). Siguiendo la arista al suroeste, tenemos la Sierra de Marbella, con el conocido pico de la Concha (1.215 m). Hacia el nordeste y en la misma cuerda, las lomas que franquean el Salto del Lobo (1.206 m y 1.229 m) y la Cruz de Juanar (1.181 m). Fuera de esta arista y al este, el Cerro del Puerto de Marbella (1.087 m) y más al este el Cerro Nicolás (1.028 m). Fuera de esos límites al norte del Cerro Lastonar y en la otra vertiente el Cerro de la Fulaneja (1.164 m).

Por el sendero de pequeño recorrido (PR-A 169)
Se trató de una ruta lineal por el sendero de Pequeño Recorrido (PR-A 169) que desde la zona norte de Marbella, cerca del nuevo cementerio de Marbella, en  el aparcamiento situado en el pinar cercano al antiguo “Restaurante CasCada” que nos llevaría a los llanos de Juanar. Por su perfil, la podemos considerar de dificultad media a alta, ya que tuvimos que realizar una fuerte ascensión por una pendiente muy mantenida que, subiendo con tranquilidad, pudimos hacerla excepto yo, Miguel Alonso, que estoy bajo de defensas por culpa de una leucemia que a veces se presenta y me impide hacer este bello deporte.

Una vez aparcados los coches, continuamos por la pista de tierra sobrepasando una cadena, que sorteamos, siguiendo a pie para desviarnos a la derecha, nada más comenzar la subida por una rampa muy inclinada, por un sendero señalizado por el que comenzamos la ascensión hacia Puerto Rico Bajo, que se caracteriza por ser uno de los primeros lugares habitados de Marbella en unos abrigos usados por los pobladores prehistóricos, oquedades que vehíamos a nuestro frente en una pared o cortado de travertino (roca sedimentaria de origen parcialmente biogénico).

Recorrido hacia Puerto Rico Alto
Se continuó por un sendero que salía a la derecha de una casa y que iba buscando una tubería de agua, tomando una senda que discurría paralela al tubo y que a veces se perdíade vista.

Dejando atrás la tubería, se buscó una senda que se apreciaba de forma muy clara y que, ascendiendo, situaba en Puerto Rico Alto, donde en una encrucijada de senderos señalizados en unas tablillas situadas en un poste, indicaba al Juanar, Puerto Las Pitas y Casa del Pinar.

Hasta aquí se llevaba invertido un tiempo de una hora de marcha, por lo que se aprovechó el lugar para tomar un breve descanso en unos llanos cercanos con naranjos. Tras la parada, continuamos el camino por el sendero que nos indicaba la tablilla del poste hacia Juanar.

La referencia es el pico de la Cruz de Juanar (1.181 m), que teníamos a nuestro frente. El camino iba girando a la vez que ascendía a la izquierda para, ya casi en la parte alta y cerca del puerto, tomar la cabecera de la vaguada. Se optó por seguir un camino que daba más rodeo hasta llegar al Mirador del Corzo y desde allí seguimos hacia el Mirador del Macho Montes (12,05 h), disfrutando de unas vistas impresionantes del entorno hacia el mar. Allí les estaba esperando yo.

Como decidieron finalizar la ruta allí (¿), tras hacernos la foto de grupo, continuamos el camino entre un olivar que nos dio paso a un bosques de pinos donde, en bajada, nos acercó al hotel “Refugio del Juanar”
Comida en el hotel “Refugio del Juanar”
Llegados al hotel “El Refugio de Juanar”, situado en un entorno rodeado de paz y silencio. Allí decidimos comer en la terraza situada en los jardines de este bonito hotel. Unos tomaron su bocadillos y otros unos platos combinados acompañados de las bebidas que cada uno quiso.

Historia del Refugio de Juanar
Este hotel fue un antiguo parador de la Red Nacional de Paradores del Estado, hoy regentado por un grupo de empleados constituidos en cooperativa. Rústico y señorial a la vez, fue construido sobre el antiguo refugio de caza de los Marqueses de Larios, en plena reserva natural y a 780 metros de altitud sobre el nivel del mar. 
  
Como dato curioso, este hotel fue visitado por personajes ilustres que viajaron al Refugio de Juanar en busca de la tranquilidad de este privilegiado entorno, entre ellos, el célebre Charles de Gaulle (1890-1990) quien terminó de escribir aquí sus memorias en junio de 1970, falleciendo a los pocos meses de este mismo año. Fue un militar, político y escritor francés, presidente de la República Francesa de 1958 a 1969, inspirador del "gaullismo, una de las figuras influyentes en la historia del proceso de construcción de la Unión Europea.

Finalmente, una vez que terminamos la comida y , después de unos cafés, emprendieron el camino de regreso por el mismo camino por donde ascendieron, hasta llegar al lugar donde dejaron aparcados los coches. Marja y yo regresamos en mi coche hacia Estepona dando por finalizada una corta y bonita ruta.

DATOS GENERALES
Guías: José Antonio Quirós y Margaret O’Connor.
Participantes llamad a la coordinadora: Margaret O’Connor al teléfono 679 768 088
Entorno: Sierras Blanca y de Canucha.
Localidades: Marbella-Ojén, Málaga.
Itinerario: desde las cercanías del cementerio de Marbella, por Puerto Rico a Puerto de Marbella y los Llanos de Juanar.
Recorrido: lineal.
Longitud recorrido: 14,5 kilómetros.
Desnivel ascenso: 806 metros.
Duración aproximada de la excursión: 4 a 5 horas.
Dificultad: Media-Alta.
Tipo de terreno: pistas de tierra, veredas y senderos.
Salida de Estepona: 8.30 horas del Bar Estadio, frente al Campo de Deportes San Fernando.
Punto de encuentro: 9.15 horas en el pinar cercano al “Restaurante Kaskada”, cerca del cementerio nuevo de Marbella.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): botas o zapatos de montaña, bastones, chubasquero, forro polar, pantalones apropiados, agua, bocadillo, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, guantes, gafas de sol, crema de protección solar, silbato, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.

NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador/a del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo. Solici-tarán la “Licencia Federativa para un  Día”, llamando al club antes de las 20 horas del miércoles anterior a la ruta.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR número de teléfono 902 110 026

                  VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF
 



  El grupo de participantes en el Mirador de la Cabra Montés, en el puerto de Marbella. De izquierda a derecha: José Antonio Quirós, Antonio Martín, Enrique Castilla, Rosa Cano, Miguel Alonso, Carmen Fernández, Mercedes Mazuecos, Margaret O'Connor, Marja Bolscher y Miguel Ángel Pernas.

  SITUACIÓN DEL BAR ESTADIO PUNTO DE CITA EN ESTEPONA


 MAPA DEL RECORRIDO POR CARRETERA DE ESTEPONA AL INICIO DE LA RUTA
VISTA SATÉLITE
MAPA TOPOGRÁFICO
PERFIL DE ALTUERA.




   Camino hacia la Cruz de Juanar, al fondo, y a la derecha el pinar donde aparcaremos los coches.

    Pista de hormigón al inicio del recorrido.


   Cortado de travertino con oquedades que veremos a nuestro frente.

   Sendero de subida entre pinos, palmitos y el clásico matorral mediterráneo.
   Por el sendero con el pico de LOa Cruz de Juanar al fondo.


   Encrucijada de senderos.


   Poste con las tablillas indicadoras de los senderos.

    Monumento a la cabra montés situado sobre el mirador del mismo nombre.


   Bella panorámica desde el Mirador de la Cabra Montés.


   Lugar en el pinar, inicio señalizado de subida al pico de La Cruz de Juanar.

    Cima del pico con una cruz de hierro. Al fondo la costa de Marbella.

     Panorámica contemplada desde la cima del pico de La Cruz de Juanar.

    Entrada al hotel Refugio de Juanar.



sábado, 21 de abril de 2018

Fiesta de la Primavera: ruta por los valles de La Cala y Padrón y paella de arroz en la Huerta María López



CRÓNICA: ROSA MARÍA MARTÍN y MIGUEL ALONSO
De Estepona salimos (9.20h) del punto de encuentro en los aparcamientos situados en la avenida Litoral, junto al arroyo La Cala, en la zona cercana al colegio de San José, un grupo de 12 socios y dos invitadas guiados por Roda María Martín, todos dispuestos a recorrer unos kilómetros de excursión por los valles de La Cala y Padrón.

Primeramente iniciamos el recorrido en los coches por el camino La Cala Bujeo, antiguo camino de Estepona a Jubrique (Vía Pecuaria), que comienza en dicho lugar, por la margen izquierda del arroyo la Cala, a la altura de la desembocadura de dicho arroyo, circulando por un firme asfaltado, teniendo a nuestro frente la impresionante mole de Sierra Bermeja, cordón montañoso que conforma el flanco suroeste de la Serranía de Ronda. 

Pasamos a la altura de la huerta de “María López”, lugar donde nos reuniríamos más tarde a comer, siguiendo unos metros más adelante para aparcar los coches en la explanada situada frente a las instalaciones de “Yeguada La Granja”. 

Recorrido hacia la sierra                                                                  
Desde la explanada donde aparcamos los coches, iniciamos la ruta a pie hacia la sierra, pasando bajo el puente de la autopista A-7, tramo marcado como Puerta Verde de Estepona.

En esta ruta de unas cuatro horas, entre ida y vuelta, por el valle del arroyo La Cala, recorrimos las lomas que lo separan del río Padrón. La vegetación la componían alcornocales y, en las laderas de exposición más umbrosa, alcornocales quejigales, salvo en aquellos puntos donde afloraban mármoles y calizas, cuya vegetación potencial era de encinares, algarrobales y, puntualmente, pinares de negral béticos.

Caminamos por asfalto a buen ritmo a pesar de los repechos iniciales. El día era apto para caminar, sin sol abrasador ya que reinaba una mañana algo gris pero esplendida, con una ligera brisa que la hacía aún más agradable. Al fin, acabado el camino de asfalto, llegamos a una pista de tierra que nos condujo a la zona denominada "La Portezuela", en la que pudimos apreciar los cursos del arroyo La Cala y el río Padrón separados únicamente por la pista por la que transitábamos.

Iniciamos el ascenso por la pista con un desnivel aún más acusado. Las vistas a Sierra Bermeja y el Castillo de El Nicio nos acompañaban. Pronto llegamos al Puerto de las Palmas, donde decidimos tomar el carril de descenso hacia la zona oeste. Estuvimos caminando sin dificultad, aunque a tramos, se nos presentaba algo empinado, y en unos metros volvía a tendernos su manto para caminar dialogando relajadamente con nuestros compañeros.

Llegamos muy cerca del cruce con el carril que llevaba a la carretera de Jubrique pasando por Peñas Blancas. Una vez reunidos, aprovechamos para tomar algo de fruta, bebida y hacernos la foto de grupo.

Regreso por el arroyo La Cala
Continuamos la vuelta a las 11.30 por el mismo sendero. En esta ocasión no quisimos cruzar el río La Cala ya que debido a las fuertes lluvias de estos meses, el caudal nos impedía pasar a la otra orilla del río.

Cruzamos el túnel bajo la autopista y volvimos sobre nuestros pasos para llegar a las 14.00 horas, tras haber recorrido 12 kilómetros en un tiempo de cuatro horas y media, a la Lleguada La Granja, lugar de partida de la ruta. 

Dejamos las mochilas y bastones en los coches y andamos unos metros por la carretera hasta llegar a la “Huerta de María López”.

Finalmente hubo cambios poco importantes respecto al planteamiento inicial, ya que solamnte se hizo una paella de pescado y marisco y la sangría no la realizó Roque, que se encontraba de viaje junto a su esposa María Luisa que era la encargada de hacer el té moruno. Kiko estaba de viaje y no pudo hacer la queimada. También decidimos hacer unas chuletillas de cordero que no estaban previstas.

Paella de pescado y marisco en la huerta
Ya en la huerta, comenzaron a llegar los que no hicieron la ruta, en total nos reunimos 30 socios para participar en la fiesta de la primavera, un encuentro ya tradicional en el club. Mientras, nuestros compañeros Enrique Castilla, Sofía Mateos, y Miguel Alonso, habían montado las carpas bajo las que situaron las mesas y sillas para comer. Margaret había colocado unos ramilletes de claveles rosas y blancos junto a los platos, con los que dábamos la bienvenida a una tardía primavera. Miguel repartió a cada comensal una tarjeta, a modo de marcador de libros, con el nombre de cada uno de nosotros bajo el que figuraban unos versos alusivos a la primavera. Bajo estos, el logo de nuestro club Los Pinsapos.

Mientras, Antonio Martín y Javier Duarte estaban liados en la confección de la comida; un arroz a la paella de pescado y marisco, Sofía, por otro lado, se afanaba en encender el fuego sobre el que posteriormente asaría unas chuletillas de cordero en una parrilla sobre las brasas de carbón vegetal.
 En otro lugar de la casa, Violeta y algunas voluntarias preparaban una riquísima sangría de vino tinto.

El arroz de marisco y pescado a la paella
Comenzaron a salir las primeras costillas asadas, que fueron rápidamente consumidas por los compañeros, acompañadas con la estupenda y fresquita sangría.

Por fin, comenzamos a sentarnos en las mesas para dar comienzo al condumio de un sabroso arroz. Mientras, entre alabos a los cocineros, la comida y la conversación amenizaba entre los compañeros de mesa. 
Como colofón a la comida, unas tartas de postre que Margaret compró en una pastelería del pueblo.

Javier nos amenizó la comida con la música que puso en su equipo. Unos y otros, aprovecharon el tiempo para bailar y cantar, mientras que otros prefirieron la conversación tranquila con los compañeros que hacía tiempo con los que no coincidían.

Entre bailes, copas y conversaciones, transcurrió la tarde, hasta que decidimos recoger a las 18.00 horas, no sin antes hacernos la clásica foto del grupo. Mientras otros se despedían, el resto recogíamos las bolsas de basura y limpiábamos el entorno.

Un día completo, senderismo, excelente comida y horas con amigos y compañeros. Gracias a todos los que han hecho posible este evento.

DATOS GENERALES
Guía: Rosa María Martín.
Participantes llamad a: Miguel Alonso al número de teléfono 619 703 107                  
Entorno: Valles del arroyo La Cala y río Padrón.
Localidad: Estepona, Málaga.
Itinerario: desde la desembocadura del arroyo La Cala al puerto de Las Palmas.
Recorrido: circular.
Longitud recorrido: 11,4 kilómetros.
Duración aproximada de la excursión: 4 horas.
Dificultad: baja.
Desnivel: 514 metros.
Terreno: pistas y senderos.
Salida de Estepona: 9.00 horas, desde los aparcamientos de la avenida Litoral, junto al arroyo La Cala, cerca del colegio San José.
Comida: 13.30 horas, en la Huerta María López, en el camino Cala Bujeo, situada junto a la empresa de materiales de construcción “Pérez Cano”.
Equipo obligatorio: botas o zapatos de montaña, bastones, chubasquero, forro polar, pantalones apropiados, agua, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, guantes, polainas, gafas de sol, crema de protección solar, silbato, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.
NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador/a del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo. Solicitarán la “Licencia Federativa para un  Día”, llamando al club antes de las 20 horas del miércoles día 18 de abril.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR número de teléfono 902 110 026

                  VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF
 
  

  Grupo de socios, ante la casa de la "Huerta María López", donde celebramos con una comida la Fiesta de la Primavera, de izquierda a derecha: Pepe García, Sofía Mateos, Enrique Castilla, Rosa María Martín, Ana María Latorre, Javier Duarte, Juergen Auf der Mauer, Andrea Auf der Mauer, Luisa Cañizo, Pilar Cañizo, Antonio Martín, María Martín, Antonio Navas, Juan Manuel Usero, Margaret O'Connor, Rita Durben, Miguel Alonso, Andy Myhill, Violeta Montequín, June Kerr, Ana María Díaz, Adam Kerr, Julia Romero, Montse Laguardia, Paquita Naranjo y Marja Bolscher. No salen en la foto: Miguel Ángel Pernas, Rosa María Cano, María José Carrillo y María José Rivas.

  VISTA DESDE EL SATÉLITE DE LA RUTA

   MAPA TOPOGRÁFICO DEL RECORRIDO

  PERFIL DE ALTURAS Y LONGITUD DEL RECORRIDO

GALERÍA FOTOGRÁFICA
(Fotos: Enrique Castilla)

https://photos.app.goo.gl/jHx70ny7HdStgznF3