viernes, 25 de mayo de 2012

Fin de semana en La Sauceda


CRÓNICA: Rafael Rodríguez
La primera avanzadilla quedamos en el lugar habitual de salida a las 17:00 h. Una vez todos allí, nos repartimos en cuatro vehículos: Chema que viajó con Lupe; María acompañada de Miguel; Violeta acompañada de Rafa y Johan con Robert y Aoki.


A la entrada del Núcleo Recreativo Ambiental La Saucedaa llegamos a las 19:30 horas en donde esperamos a que apareciese Kiko, uno de los empleados del recinto, para que nos acercase las mochilas, comida, cacharros y demás útiles para guisar en el vehículo Land Rover apto para circular por el parque. Nosotros nos dirigimos andando por el sendero hacia las cabañas. Una vez que descargamos todo el equipaje, comenzamos a organizar los lugares donde dormir: en la cabaña nº 2 los no roncadores con Chema y las mujeres. En la cabaña nº 1 los roncadores, es decir, todos los demás.


Hacia las 20:30 h comenzamos a preparar la cena. Todos aportamos lo que llevábamos y resultó muy bien. Violeta preparó una estupenda ensalada, Aoki pollo trufado, Rafa y Violeta jamón, Chema una ensaladilla de huevos rellenos y María un…, no recuerdo el nombre.


Después de cenar y ya con la noche entrada, intentamos poner en funcionamiento el generador eléctrico que llevábamos, pero se nos rompió la cuerda para arrancarlo, así que velas y mimetización con una noche preciosa de estrellas. La música la puso Aoki (el japonés del grupo) bautizado con el nombre artístico de “El niño de Morón”, tañendo las cuerdas de su guitarra flamenca; el baile y el cante fue obra del británico Robert, con nombre artístico de “Robert de Canterbury”; el coro y animadores lo componíamos todos los demás.


“Noche wasabi”, que prolongamos hasta las dos de la mañana rodeados de vacas o toros, ya no distinguíamos, que pastaban libremente cerca de las cabañas.


El sábado nos levantamos temprano y tras el aseo preparamos un suculento desayuno a base de: tostadas de pan cateto, tomate rayado por Chema, aceite y zurrapa. ¿se puede pedir más?. Mientras, esperábamos al resto del contingente que llegó a las cabañas sobre las 11:00 h, aproximadamente: José Antonio Quirós, José María García (Pepe), Marcelino Espinosa, Javier Duarte, Ignacio Pérez de Vargas y Pura, su mujer.


Una vez colocaron sus enseres en las cabañas y hacernos la foto de grupo con la bandera de Los Pinsapos, emprendimos la ruta prevista: subida al Pico del Aljibe guiados por José María García.


Hacía un día estupendo. Una ligera brisa corría haciendo más llevadero el camino, en los pocos lugares descubiertos de vegetación. Nada más bajar y cruzar el arroyo Pasadallana, por un puente de madera en dirección norte, llegamos a la ermita donde nos encontrámos rodeados de grandes quejigos y alcornoques. En este punto, un poste de madera con unas señales nos indicaba, a la izquierda, el sendero de subida a El Aljibe, dejando atrás un precioso fresno y las ruinas de la ermita.


Caminámos en suave ascensión por un impresionante bosque de alcornoques, algunos de ellos permitían entrar en su tronco por una oquedad, helechos y rododendros sin flores debido a la sequía, quejigos tapizados de musgos, rocas cubiertas de hiedra, llamativas dedaleras, el laurel, el durillo, la laurisilva, acebos, brezos, etc.


En plena subida pasamos junto a los restos de un antiguo molino, hasta llegar a una pista forestal donde hicimos un descanso a la altura de un aljibe que recogía el agua que abastecía el poblado, donde nos refrescamos y tomamos un “tente en pié” antes de iniciar el último tramo, el más duro del recorrido.


Tras una ascensión prolongada de un kilómetro y medio, llegamos a un llano continuando por el sendero que conducía, ya más suavemente, al Pico del Algíbe, desde donde pudimos contemplar unas vistas maravillosas del Pantano del Charco Hondo y el Estrecho.


Realizadas las fotos correspondientes, alguno subimos posteriormente a la Pileta de la Virgen, otro picacho cercano al del Algibe, para continuar después hasta el inicio del sendero que nos conduciría a la Laguna del Moral, donde decidimos comer tranquilamente.


Después de un corto recorrido, tomamos una pista forestal que descendía suavemente hasta llegar a la Laguna del Moral, pequeña laguna natura, con muy poco profundidad, dada la escasez de lluvias de este año, donde nos hicimos algunas fotos. Posteriormente continuamos por un sendero señalizado que discurría pegado a una almbrada, hasta alcanzar de nuevo la pista forestal que nos condujo hasta las  ruinas de la ermita.


De allí seguimos hacia las cabañas, a donde llegamos sobre las 5:30 h aproximadamente, habiendo completado un total de 13 km de recorrido en un tiempo de seis horas, según indicaba nuestro GPS.


Ya en las cabañas y después de una merecida ducha, despedimos a Violeta, a Ignacio y a Pura que regresaron a Estepona, Nosotros nos dispusimos a preparar la barbacoa para la cena: Chema se encargó de asar los chorizos, morcillas, lomos, chuletas y longanizas, todo acompañado por una una estupenda ensalada y regado con vinos de Rioja, Cariñena y Ribera del Duero. En la barbacoa Rafa y Chema ayudados por María y Javier, nos deleitaron con todo un festín.


Como final de fiesta volvimos a intentar poner en marcha el generador que habían arreglado Chema y Javier, pero sólo pudimos disfrutar de dos canciones antes de que se fundieran las luces y los altavoces de María.


No nos importó y continuamos con la batería que le quedaba al portátil, viviendo algunos momentos “wasabi-bailar pegados” entre los presentes. A la una de la madrugada, algunos se retiraron a dormir debido al cansancio acumulado del día, mientras que el resto decidimos alargar un poco más la fiesta hasta las dos y media de la madrugada en que nos acostamos.


La mañana del domingo comenzó un poco más tarde ya que estábamos cansados y no teníamos demasiada prisa en ponernos en marcha. Desayunamos nuevamente pan con aceite y tomate (pan tumaca en catalán), con zurraspa y una estupenda sandía.


La actividad del domingo era hacer una ruta pequeña antes de irnos, pero dada la hora en que teníamos que marcharnos decidimos no hacerla para recoger más tranquilamente todas nuetras pertenencias.


Una vez recogidas las cabañas, Kiko nos trasladó nuevamente el equipaje a los coches y desde allí decidimos comer en la venta Puerto de Gáliz, carnes  de caza, ensaladas, postres y cafés para volver después a Estepona donde dimos por terminado este fin de semana muy completo y agradable para todos.


  De izquierda a derecha: Johan, Javier, María, Chema, Lupe, Robert, Miguel, Marcelino, Pura, Ignacio, Violeta, Aoki, Pepe, José Antonio y Rafa.
   
Vídeo Wasabi-Sauceda



Galería Fotográfica

sábado, 19 de mayo de 2012

Recorrido por el río Guadalmesí y los llanos del Juncal

CRÓNICA: Miguel Alonso y Rafael Rodríguez


De Estepona salimos a las 8:40 h, ya que hubimos de esperar a algunos retrasados, llegando al Área Recreativa del Bujeo, situada en el punto kilométrico 95 de la autovía del mediterráneo A-7, donde dejamos aparcados los vehículos. En este lugar nos esperaban Gisela, su hijo Juan Manuel y Carlos, con los que iniciamos seguidamente la ruta, cuando eran las diez de la mañana, un grupo de veinte compañeros.


La ruta transcurría en dirección a la sierras de Algeciras y Tarifa por una pista forestal que recorre la ladera izquierda del valle del río Guadalmesí, atravesando umbríos bosques, donde se encuentran formaciones forestales únicas con bosques de nieblas y especies subtropicales.


Al poco de iniciar el recorrido, nos desviamos por un sendero, a la izquierda de la pista, que descendía hacia el río. Andando junto al Guadalmesí, nos fuimos encontrando con la flora típica de la selva tropical; numerosas especies de helechos, alisos y quejigos, entre bosques de alcornoques, acompañados por el susurro de fondo que producían las aguas de un río limpio y sin contaminación.


Al poco de comenzar la andadura tuvimos que parar para ponernos los chubasqueros, ya que comenzó a caer una fina lluvia que nos calaba. Una vez recorridos unos 3 kilómetros llegamos de nuevo a la pista que abandonamos al principio y que seguía en ascenso al “Tajo de las Corzas” (techo del Campo de Gibraltar con 825 m sobre el nivel del mar) y los Llanos del Juncal. En este punto (eran las 12 del mediodía) tuvimos que tomar una drástica decisión; desistir de nuestro deseo, ya que unas oscuras nubes nos presagiaban el riesgo de encontrarnos en la cima con la persistencia de la dichosa lluvia.


Tomamos la decisión más prudente, la de no seguir, sin embargo, un pequeño grupo compuesto por: Margaret, Pepi, Ángeles, Rafa y Chema, decidieron seguir unos kilómetros más arriba hasta llegar al cruce donde el camino continuaba hacia la parte más alta, lugar en el que se encuentran unas instalaciones con unas antenas de repetición. Como ya no estaban en hora, decidieron continuar la pista forestal en dirección al mirador del Puerto del Cabrito, al que no pudieron llegar por lo avanzado de la hora. Tras recorrer unos tres kilómetros aproximandamente, decidieron volver para unirse al resto del grupo.


El resto de compañeros regresaron al lugar en el que habíamos dejado los coches para desplazarnos en ellos hacia la pedanía de Pelayo, a pocos kilómetros de donde estábamos y esperarlos, mientra comiamos unas patatas fritas con huevos, en la “Venta Pelayo”.


Pasado un rato de espera en la venta se nos unieron los cinco y tras finalizar la comida y tomarnos unos cafés. regresamos a Estepona con el disgusto de no haber podido finalizar la excursión deseada.


Ya en Estepona, la mayoría decidimos rubricar el día con unas copas en el Paseo Marítimo, en la “Gamba 2”. Un rato de conversación y sol muy agradable para despedir este día un tanto accidentado.




De izquierda a derecha: Pepí, Javier, Carmen, Carlos, Lucía,Teresa, Rafa, María, Robert, Charo, Juan Manuel, Anita, Johan, Manuel, Miguel, Miguel, Chema, Margaret, Lupe, Ángeles y Gisela.



Vídeo Guadalmesí - Juncal




Galería Fotográfica



lunes, 7 de mayo de 2012

Ruta de los Molinos desde Manilva a Casares

Se trata de una ruta que une los municipios de Manilva y Casares, conocida como ruta de los molinos por transcurrir por un antiguo camino que llevaba a Casares, en el que había molinos para la molienda del grano de los que aún quedan algunos restos.

Discurre casi en todo su trayecto junto al río Manilva, conocido también por arroyo del Tocón u arroyo de Albarrá, por tres tramos claramente diferenciados.

Es de gran belleza por la variedad de paisajes que recorreremos, bosques de ribera, cañones de calizas con vistas sobre la costa mediterránea y las primeras montañas de la Serranía de Ronda.


    De izquierda a derecha: Miguel, Margaret, Rafa, María, Ana, Roque, José Antonio, Lupe, Chema, Charo, Ángeles y Javier.

Vídeo Manilva - Casares

Galería Fotográfica

sábado, 5 de mayo de 2012

Ruta Vía Verde, Puerto Banús- Marbella.

CRÓNICA: Rafael Rodríguez

Debido a las condiciones meteorológicas no pudimos realizar la ruta programada, tampoco la que habíamos planeado en sustitución, ya que al llegar al punto de encuentro comenzó a llover por lo que decidimos realizar una más cómoda y segura la "RUTA VERDE" entre Puerto Banús y Marbella.

Salimos del aparcamiento, junto al puente metálico que cruza el río, a las 09:30 horas siete compañeros. El día estaba muy gris pero no nos faltaba el ánimo y las ganas de compartir la mañana que se había presentado.

No hacía viento y la temperatura era agradable, incluso hacía calor, pronto apareció una fina lluvia que hacía la marcha más incómoda. No había demasiadas personas dado las previsiones de lluvia.

Pronto llegamos al paseo marítimo de Marbella que estaba un poco más concurrido. Lo cruzamos y seguimos hacia la zona del puerto pesquero. Cuando se acabó el camino, María nos sugirió llegar hasta el espigón y así lo hicimos, dando por terminada la primera parte del recorrido hacia las 11:30 h aproximadamente. De vuelta al puerto desayunamos en el Bar La Relojería y charlamos tranquilamente mientras reponíamos fuerzas.

Luego continuamos el camino de vuelta y de nuevo apareció la lluvia, esta vez con más intensidad, y que ya no nos dejó hasta que llegamos a los coches.

Volvimos a Estepona para comer en el bar "LO DER PEPE" y terminar la salida con unos cafés en una pastelería abierta recientemente.

En definitiva, un día muy bien aprovechado en compañía de amigos, a pesar de que el tiempo no nos dio tregua. 

  De izquierda a derecha: José Antonio, Margaret, Pepi, María, Sofía, Rafa y Javier y la mascota de Los Pinsapos, Rocky.



Vídeo Vía Verde

Galería Fotográfica

martes, 1 de mayo de 2012

Fiesta del Trabajo | Recorrido por el Pinar del Rey

Festejando el Primero de Mayo, día Internacional de los Trabajadores, realizaremos esta ruta por el Pinar del Rey, parque periférico de la ciudad de San Roque en la provincia de Cádiz.


En 1800 la Marina Española, con semillas provenientes de Vejer de la Frontera, decide la creación de este pinar para abastecer de madera a la industria naval. Tras la derrota de Trafalgar (21 de octubre de 1805) donde se enfrentaron los aliados Francia y España contra la armada británica, el sector naval de la época entró en crisis y se hizo innecesario el uso del pinar, gracias a ello ha llegado hasta nuestros días en este estado de conservación.

Enclave de gran diversidad biológica, con una extensión de 338 hectáreas. El pinar de pino piñonero se desarrolla sobre un sustrato arenoso con un sotobosque característico del bosque mediterráneo. Alrededor del arroyo de la Alhaja gracias al mayor desarrollo y riqueza del suelo destaca el alcornoque, el quejigo andaluz y un bosque ripícola con alisos, fresnos, sauces y álamos. Lejos del fondo del valle, sobre sustrato silíceo, domina casi exclusivamente el alcornoque que en suelos arcillosos es sustituido por el acebuche.

  De izquierda a derecha: Sofía Luque, José Antonio Ramírez, Charo, Lucía, Pepi, Rafa, Anita, Trevor, María, Javier, Lorena, Pilar, Miguel, Chelo e Isabel.



Vídeo Pinar del Rey

Galería Fotográfica