sábado, 26 de enero de 2013

Circular por la ladera sureste de Sierra Bermeja

CRÓNICA: RAFAEL RODRÍGUEZ

Salimos del lugar habitual, Bar Estadio,  once compañeros a las 8:30 horas tomando dirección Avenida de Andalucía y carretera de Jubrique MA-8301. Tras recorrer 9 kilómetros llegamos a la entrada de la aerobase y balsa contraincendios, donde dejamos los coches aparcados.

El día se presentaba nublado y con un fuerte viento del este. Una vez pertrechados iniciamos la marcha a las 9:00 horas.

Tras recorrer unos metros por la carretera en dirección a Jubrique tomamos un desvío a la izquierda para comenzar a recorrer un cortafuegos. No hay sendero claro que seguir, por lo que buscamos las zonas menos pedregosas y con menor pendiente. La subida es pronunciada y el viento no ayuda demasiado.

Superamos los bancales  buscando la referencia de un mojón de piedra situado justo a la derecha del cortafuegos. Aquí nos desviamos a la derecha por una vereda que transita por la ladera oeste del Arroyo Infierno. La subida sigue siendo pronunciada, el suelo está muy resbaladizo debido a las lluvias y a la umbría, pero el viento no molesta tanto.

Cruzamos el arroyo sin dificultad y aprovechamos para reagruparnos. Nos encontramos con los Gisela y Carlos que comenzaron después que nosotros y van a seguir otra ruta distinta.

Continuamos ascendiendo mientras el día comienza a despejar y aparecen los primeros rayos de sol. Las esplendidas vistas de la costa nos hacen más llevadera la subida. A las 11:00 horas, en un pequeño claro soleado, paramos para tomar algo de alimento y hacer algunas fotos. Volvemos a encontrarnos Gisela y Carlos.

Seguimos ascendiendo hasta encontrar la carretera que sube al refugio. Descendemos dirección Estepona hasta el cruce de Los Reales. El viento vuelve a aparecer con fuerza pero hay menos nubes y la temperatura es más agradable.

Nos hacemos la foto de grupo y tomamos una vereda en dirección a la pista de los Altabacales Altos. El descenso es complicado por la humedad del suelo, lo que hace que se produzcan algunas caídas y resbalones sin importancia.

Cruzamos la carretera y tomamos la pista que nos conducirá tras un centenar de metros hasta los ruinas de un horno de doble cámara donde se trataba la Resina. El lugar está resguardado por lo que aprovechamos para comer e intercambiar impresiones con algunos miembros del grupo “Cala Lui” que están haciendo una ruta similar.

Nos ponemos en marcha de nuevo siguiendo una senda que va hacia la izquierda, aunque no está muy definida. Nuevamente nos encontramos con pequeños bancales fruto de la repoblación forestal llevada a cabo en la zona y también con Manuel y su familia, antiguo compañero de Rafa, que aprovechan el día para recoger una variedad muy apreciada de seta.

A las 13:30 horas terminamos la subida en la pista de acceso a los Altabacales y una vez reagrupados continuamos en un suave descenso. Rocas y pinos caídos sobre la pista nos dan indicios de los estragos del viento y lluvias de los últimos días.

Llegamos a la pista de los Altabacales Bajos tras cruzar algunos arroyos y zonas pedregosas. El día ha abierto definitivamente por lo que el camino hasta la aerobase y balsa contra incendios se hace muy llevadero.

Esperamos a los rezagados y una vez reagrupados iniciamos los últimos 2 kilómetros hasta los coches. Subida prolongada que se hace más pronunciada en el tramo final.

Son las 16:00 horas cuando llegan los últimos. Una ruta larga y sinuosa, pero muy variada, lo que nos ha permitido disfrutar de un día estupendo.

Volvemos hacia Estepona, Bar Estadio y algunos decidimos tomar unas tapas en la Plaza del Olivo, en el Bar Benarrabá, que gustosamente vuelve a abrir la cocina para ponernos unas patatas fritas con huevos, ensaladilla rusa, de pulpo, huevos de codorniz y cervezas y refrescos. También se nos unen, Carlos, y Roque, que tenía que entregar una documentación a Margaret.

Y para acabar este día, nada mejor que unas infusiones y copas en nuestra cafetería de referencia Ophira, momento que aprovechamos para repasar el calendario de próximas salidas y hacer algunos cambios de última hora.

En definitiva un día muy completo.



  RUTA CIRCULAR POR LA LADERA SURESTE DE SIERRA BERMEJA

  RECORRIDO TOPOGRÁFICO

     PERFIL DE ALTURA Y LONGITUD DEL RECORRIDO

   PROCESADOR DEL TRAYECTO

De Izquierda a Derecha: Miguel Pernas, Ignacio Pérez de Vargas, Javier Duarte, José María García de la Nava, Pepí González, Francisco Castillo, Miguel Alonso, Charo García, Inmaculada Caba, Sofía Mateos, Rafa Rodríguez y Margaret O'connor.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

domingo, 20 de enero de 2013

Recorrido por la Vía Verde, de San Pedro a Marbella

Desde Estepona nos dirigiremos a San Pedro de Alcántara, donde dejaremos aparcados los vehículos, marchando por un camino denominado “Vía Verde” que discurre por la costa. Es un paseo adecuado para peatones y para circular en bicicleta. A lo largo del camino iremos sobrepasando varias urbanizaciones, y si el día se presenta despejado y con sol, lo encontraremos muy animado por la cantidad de gente que aprovecha para pasar un día al aire libre.

A lo largo del recorrido cruzaremos algún puente sobre los arroyos que bajan de Sierra Blanca, aunque la mayoría de ellos han sido embovedados.
El sendero tiene dos zonas donde hay que caminar por un corto trecho de playa; una nada más pasar Puerto Banús, en la desembocadura del Río Verde, y la otra pasado el gran eucalipto y el hotel Coral Beach.
  
Pasado Puerto Banús, en donde encontraremos un bosque de eucaliptos y por el chiringuito Victor’s Beach, donde a veces tienen música en vivo, si miramos hacia arriba, entre los eucaliptos, podremos ver la Torre del Arcón, una instalación que servía para vigilar la costa, (siglo XVI). Continuaremos sobre el puente metálico que cruza el río, recorriendo un camino por una zona con bastantes árboles, dando la sensación de estar en un sendero bastante natural.

Pronto llegaremos al paseo marítimo de Marbella, que probablemente lo encontraremos más concurrido y llegados a la altura del Hotel Meliá Don Pepe optaremos por regresar a San Pedro o seguir hacia la zona del puerto pesquero, hasta llegar al espigón, dando por terminada la primera parte del recorrido sobre las doce del mediodía.

Regresaremos por el mismo camino, pudiendo tomarnos el bocadillo y unas cervezas en algún bar que encontremos en el camino, mientras charlamos tranquilamente y reponemos fuerzas.

Ya en San Pedro, cogeremos los coches para regresar a Estepona habiendo disfrutado de otra salida que esperemos sea de nuestro agrado.

   
   Recorrido por la Vía Verde desde San Pedro de Alcántara al hotel Don Pepe de Marbella.

    MAPA DE SITUACIÓN CON LA RUTA MARCADA EN COLOR CELESTE


      PERFIL Y DISTANCIA DE LA RUTA
    PROCESADOR DE TRAYECTO

   De izquierda a derecha: Charo Azuaga, Lucía Gómez, José Quiros, Ángeles Tirado, Juan Manuel Usero, Javier Duarte, Rafa Rodríguez, Miguel Alonso, María José Gómez, José María Martín y María José Carrillo.
  
GALERÍA FOTOGRÁFICA

sábado, 12 de enero de 2013

Ruta circular por la Sierra Crestellina

CRÓNICA: MIGUEL ALONSO

Con un excelente día, que ya nos anunciaron los meteorólogos, emprendimos la marcha desde Estepona 16 participantes, en cuatro coches, hacia el pueblo blanco de Casares, haciendo el recorrido más corto que desde el Polígono Industrial de Estepona sigue por el Camino de Casares hasta llegar a la carretera MA-8300, donde continuamos a la derecha hacia Casares. En un corto recorrido llegamos al punto de encuentro (9:10 h) situado a la altura del Restaurante Laura, donde nos esperaban José Carlos y su tío José.

Una vez reunidos los 18 senderistas, iniciamos un corto trecho a pie (9:25 h) por la carretera que sigue hacia Gaucín hasta donde comenzába el sendero, el llamado por los lugareños “Puente de Latas”, situado en el kilómetro 2 de dicha carretera.

La ruta
El recorrido de la ruta lo hicimos en sentido inverso al diseñado por el Ayuntamiento de Casares, es decir, lo iniciamos por el punto donde finaliza y lo filalizamos por el de comienzo, a la altura del Restaurante Laura, ya que estimamos que era mejor comenzar la fuerte subida al principio evitando el peligro que tenía en bajada por lo resbaladizo del terreno.

La “Ruta Circular Sierra Crestellina” (CL-01) la iniciamos por una senda muy pendiente (9:37 h) que se encuentra en la vertiente frontal del valle del arroyo Albarán, pasando por los cercanos huertos que hay en su llanura de inundación, hasta el “Refugio de Sierra Crestellina”, al que llegamos (10:20 h) después de varias paradas para recuperar el resuello, a la vez que oteabamos las excerlentes vistas de Casares, eso si, con cierta dificultad, pues el sol se encontraba en esa dirección y nos impedía una clara visión.

En el refugio hicimos una breve parada, que aprovechamos para hacernos la foto de grupo, y después de un breve descanso nos dirigimos al “Mirador de El Castillón” (10:50 h) en lo alto de un promontorio desde el que pudímos disfrutar de las mejores vistas de toda la zona: el estrecho de Gibraltar, la costa africana y la Serranía de Ronda. Posteriormente tuvimos que desandar unos 500 metros para retornar al sendero que nos llevaría bordeando la Sierra Crestellina.

El camino discurría inmersos en un bonito y denso bosque de pinos y alcornoques que, de vez en cuando, clareaba pudiendo observar preciosas vistas. A poco llegamos a un cruce (11:52 h) por el que tomamos a la izquierda para subir a la base del cerro de las Chapas (948 m), desde donde pudimos contemplar varios pueblos blancos al frente y la costa a nuestra derecha.

De nuevo regresamos al camino principal, continuando la marcha hasta llegar al Puerto de las Viñas donde una barrera impedía el paso de vehículos.

El sendero estába repleto de la vegetación típica del bosque mediterráneo: quejigos, encinas, pinos, algarrobos y lentiscos y un matorral compuesto de matagallos, jaras y genistas. Entre toda esta vegetación, pudimos observar algunos buitres leonados, que en las oquedades de la sierra tienen sus posaderos. En esta zona existe una importante colonia, la mayor de la provincia malagueña.

Llegando a Casares, pasamos delante de una fuente que data del siglo XVIII a la que el pueblo llano ha transformado su topónimo originario de “Fuente de la Arqueta” al de “Fuente de la Arquita”, nombre con el que se conoce en la actulidad.

Finalizamos la ruta en el punto de encuentro de la mañana, a la altura del Restaurante Laura (13:40 h), con la satisfacción compartida por todos de haber realizado una preciosa ruta.

Después nos desplazamos al “Restaurante Mi Cortijo” (14:00 h) para tomarnos unos refrescos y bocadillos sentados en la terraza. El día era espléndido y entre charlas y  risas dimos por finalizada la jornada.


  El grupo de 18 participantes en la excursión, de izquierda a derecha, en primera fila: José Castillo, Margaret O'Connor, María José Gómez, Lola Criado, Javier Duarte. En segunda fila: Ignacio Pérez de Vargas, Pepi González, Francisco González y Miguel Alonso. Tercera fila: Ángeles Tirado, Marisa Dávila, José Carlos Rivas, Pura Ruedas. Última fila: Miguel Pernas, Roque Jesús Gómez, José Antonio Quirós, Marja Bolscher y María José Carrillo.


   Recorrido, marcado en trazo azulado, que haremos en coche desde Estepona a Casares por la carretera MA-546 que sale del Polígono Industrial de Estepona.

   Ruta circular por la Sierra Crestellina

  Ruta circular por la Sierra Crestellina en 3D

    Perfil y longitud de la Ruta

   Procesador de Trayecto


GALERÍA FOTOGRÁFICA

sábado, 5 de enero de 2013

Ruta por la Acedía a la Pasada del Pino


CRÓNICA: MIGUEL ALONSO

El sábado día 5 de enero, salimos de Estepona en coche (8:45 h) con dirección al Polígono Industrial, desviándonos a la izquierda, una vez cruzada la autovía por el puente, para seguir por el “Camino de Casares”, que sale de la rotonda a la derecha, hasta sobrepasar la Planta de Residuos Sólidos. A unos 500 metros aproximadamente de la planta, dejamos los coches aparcados en el arcén derecho de la carretera (9:15 h), a la altura del inicio de nuestra ruta, que comenzába en un camino a nuestra derecha, introduciéndonos en la zona denominada Las Acedías.

El camino transcurría en subida a través de un bosque de alcornoques, quejigos y el típico matorral mediterráneo. A nuestra izquierda íbamos contemplando el fértil Valle de la Acedía, en el entorno del pueblo de Casares, con la mayoría de los terrenos de cultivo en abandono, pero eso sí, con modernas construcciones intercaladas a lo largo del valle. A nuestro frente siempre la visión de la Sierra Bermeja, bajo la que transcurrió nuestra agradable caminata.

Tras unas primeras rampas entre jaras, comenzamos el ascenso por una pista muy cómoda hasta llegar a un pequeño llano, lugar desde el que iniciamos la subida de la loma por un sendero estrecho y pedregoso, muy bién señalizado con las marcas blancas y verdes de sendero local, bien visibles en las rocas.

Desde el llano y según subíamos, a nuestras espaldas, pudimos contemplar, bajo nuestros pies, la zona de los Pedregales, Estepona a la izquierda y Gibraltar al oeste. Dado que el día era claro y soleado disfrutamos con estas bellas panorámicas.

Al cabo de unos 800 metros de recorrido por la zona más escabrosa, el sendero enlazaba con una pista forestal abandonada que nos condujo, en un ascenso suave, hasta la cañada denominada “Garganta de la Acedía”, conocida popularmente por la “Pasada del Pino”, pasando a la altura del arroyo de la Acedía, que discurría bajo la carretera, cruzándola a través de una conducción de tubos de hormigón.

El descenso lo hicimos por la vertiente opuesta, a través de un camino en dirección oeste con las vistas de la Sierra Crestellina a la derecha y el Valle de la Acedía a nuestra izquierda. Al cabo de un kilómetro, aproximadamente, llegamos a la altura de un comedero de aves carroñeras conocido por “El Muladar”, pero no había buitres, eso sí, muchos huesos, super lamidos, desperdigados por la explanada.

Al llegar al valle fuimos encontrando las primeras viviendas y bifurcaciones en la pista por la que transitábamos. En un cruce, optamos por no seguir las indicaciones del sendero, que continuaba a la derecha, acortando el recorrido por el que seguía a nuestra izquierda, ya que algunos compañeros tenían compromisos familiares, por lo que optámos por no alargar la ruta.

La pista descendía hasta llegar al arroyo de la Acedía y una vez que lo cruzamos, iniciamos un corto recorrido, de unos 500 metros, hasta conectar con el camino por el que transitámos por la mañana.

Desde este lugar el camino hacia los coches se nos hizo fácil y en poco tiempo llegamos al punto de partida (15:20 h), dando por finalizado el recorrido.
Los compañeros que tenían prisa se marcharon y un pequeño grupo de siete personas nos desplazámos a un prado cercano, tapizado por un verde en el que brotaban unas florecillas amarillas y en donde nos tomamos los bocadillos, mientras disfrutábamos de un descanso bajo unos alcornoques que nos protejían del sol.

Posteriormente nos desplazámos al cercano Polígono Industrial para tomarnos unos refrescos en el Restaurante La Torre, situado en dicho lugar, después de haber disfrutado de la primera ruta del año 2013, que transcurrió bajo un espléndido día, casi primaveral. 


    Ruta Circula de la Acedía a la Pasada del Pino
    
    Ruta Circula de la Acedía a la Pasada del Pino

  Perfil de la Ruta

    Procesador de Trayecto

   Los 15 participantes en la excursión, de izquierda a derecha, agachados: Charo García, Lucía Gómez, Javier Duarte e Ilse Bullerdiek. De pie: Miguel Alonso, Loli García, Margaret O'Connor, Ángeles Tirado, Ignacio Pérez de Vargas, Pepi González, José Antonio Quirós, María José Carrillo y Sofía Mateos. Detrás Roque Jesús Gómez y Gabriel Guerrero.

Galería Fotográfica