sábado, 30 de noviembre de 2013

Recorrido por Conejeras, Fuenfría y Cascajares


CRÓNICA: MIGUEL ALONSO
De Estepona salimos pasadas las ocho y media de la mañana, un grupo de doce compañeros hacia San Pedro de Alcántara, desviándonos en la salida 172 para seguir hacia Ronda por la carretera A-397. Llegados al kilómetro 12 de la carretera, paramos en la Venta el Navasillo (9:35 h) para desayunar, mientras esperábamos a Viloleta y Sasi que llegaron más tarde (10:10 h). Al fin volvimos a coger los coches para desplazarnos hacia la entrada del Parque Natural de la Sierra de las Nieves, para lo que tuvimos que retrocer unos metros desde la venta hacia San Pedro.

Al principio del camino un cartel nos anunciaba el Parque Natural. Tras un corto recorrido en coche, llegamos a un punto donde un cartel indicaba “Sendero Quejigales-Torrecillas” (10:34 h). En una explanada cercana dejamos estacionados los coches para iniciar la ruta.

Anduvimos un kilómetro, aproximadamente, hasta llegar al final del “Sendero de Conejeras”, en cuyo cruce tomamos la pista hacia la derecha. Una vez rebasado este cruce, nuestro camino siguió durante algo más de 4 kilómetros el cauce del arroyo de la Fuenfría, que por esta zona sirve de límite occidental del parque, pasando junto a un llano, a nuestra derecha, donde se encuentra el Cortijo de la Fuenfría Baja.

Al poco llegamos al “Descansadero y Abrevadero de la Fuenfría”, antiguo lugar de tránsito y descanso de ganado trashumante, hubicado en los límites del parque. En este lugar pudimos ver las ruinas de un antiguo cuartel de la Guardia Civil y un Área Recreativa. Tras un corto tramo de subida, llegamos al Cortijo de la Fuenfría Alta, en cuya explanada paramos para contemplar las maravillosas vistas de las sierras aledañas y la costa al fondo.

Continuamos caminando por un estrecho sendero, que salía a nuestra izquierda, y que se adentraba en un frondoso pinar, senda marcada con unas flechas rojas en las piedras, que describía varias curvas al tiempo que nos acercabamos al límite del pinar. Posteriormente continuamos un largo camino, con bajadas y subidas, por el que encontrábamos obreros y máquinas para talar los pinos y hacer o limpiar un cortafuegos (13:20h). Daba pena ver el acopio de pinos producto de la tala, tumbados sobre el suelo, víctimas para proteger el bosque de los incendios.

Al cabo de un buen rato, y después de una dificultuosa bajada por un pedregal, llegamos a la base del Cascajares (14:20 h), donde decidimos parar a descansar y tomarnos los bocadillos. Estábamos en el término municipal de Igualeja. Las vistas eran preciosas: los llanos de la Fuenfría y la majestuosidad del pico de La Torrecilla (1.919 m), blanco por la nieve, el punto más alto de la provincia de Málaga, en definitiva, un lugar para el sosiego y la tranquilidad.

Después del descanso y haber consumido los bocadillos, emprendimos el regreso (14:55 h) bajando por un camino en el que teníamos a nuestra izquierda los cerros Alcojona y Abanto, este último en rocas peridotitas de un color más rojizo y colonizado por un extraordinario pinar

Nos encontramos con una cadena y una advertencia de posibles detonaciones, debido a la explotación de una cantera colindante. Seguimos el descenso recto por el carril, y tras un despiste que nos hizo retroceder unos metros (15:30 h), atravesamos una finca hasta alcanzar el carril que nos devolvería, al cabo de un rato, al cruce (16:25 h) donde comenzaba el Sendero de Conejeras, hasta llegar a la explanada donde teníamos aparcados los coches (17:00 h)

Bonita ruta por la que, al comienzo, encontrámos zonas con escarcha y charcos de agua. Pero que transcurrió, aunque con un poco de frío que pudimos buenamente cambatir gracias a la ropa que llevábamos para la ocasión, en perfecta camaradería y alegría.
DATOS GENERALES
Guías: Violeta Montequín y Miguel Alonso.
Entorno: Parque Natural de la Sierra de las Nieves.
Localidades: Ronda-Igualeja, Málaga.
Itinerario: Las Conejeras-Cortijo de la Fuenfría y Cerro Cascajares (1.416 metros).
Recorrido: lineal.
Longitud del recorrido: 18,5 kilómetros.
Duración aproximada: de 6 a 7 horas.
Dificultad: media.
Desnivel: 514 metros.
Tipo de terreno: sendero, pista y campo a través.


  
  EL GRUPO DE 14 PARTICIPANTES

El grupo de participantes antes iniciar la ruta. De izquierda a derecha: Sofía Mateos, Miguel Ángel Permas, Rosa María Martín, Pura Ruedas, Miguel Alonso, Toñi Torrecillas, Ignacio Pérez de Vargas, Rima, Violeta Montequín, Margaret O'Connor, Ana Oeriz, José Antonio Quirós y Jhon Manners. No sale en la foto Javier Duarte.
 
RECORRIDO POR CARRETERA DESDE ESTEPONA AL PARQUE


VISTA SATÉLITE 



MAPA TOPOGRÁFICO



PERFIL DE ALTURA




GALERÍA FOTOGRÁFICA



sábado, 23 de noviembre de 2013

Recorrido de los cortadores de corcho


CRÓNICA: MIGUEL ALONSO

De Estepona, tras contemplar una bella estampa con el arco iris ante la Sierra Bermeja, partimos los diez participantes repartidos en tres coches, pasadas las 8:15 horas, en sentido Algeciras, desviándonos en Manilva para continuar hacia Gaucín, a donde llegamos después de un recorrido de unos 40 kilómetros, en un tiempo aproximado de una hora.


Una vez en Gaucín (9:00 h), aparcamos los coches frente a la gasolinera que se encuentra a la entrada del pueblo, a la altura del Café-Bar El Hacho. Una vez allí decidimos acercarnos al centro del pueblo para desayunar en el café El Puente (9:15 h), donde ya hemos estado en anteriores excursiones.

Después del desayuno (10:00 h), volvimos a atravesar el pueblo haciendo un trayecto muy agradable por sus estrechas y sinuosas calles, de trazado morisco, jalonadas de casas con balcones y ventanas decoradas de plantas. En algunas de sus fachadas, las típicas salamanquesas de Gaucín coloreadas de una y mil formas, fruto de una actuación de la Asociación de Iniciativas Turísticas de Gaucín, inspirada en la Cow Parade, creada por el artista suizo Walter Knapp en Zurich, Suiza, en el año 1998, cuyo objeto era atraer al turismo con un elemento decorativo, en este caso la salamanquesa, reptil muy abundante y típico de esta zona, para decorar las fachadas del pueblo y vender en diversos soportes como: cerámica, madera, metal, etcétera.

La ruta
Comenzamos el recorrido (10:20 h) por un sendero que se iniciaba detrás de la gasolinera, avanzando por una senda en cuesta que transcurría al pie del Hacho de Gaucín (hacho o sitio elevado cerca de la costa), en la ladera sur de la sierra del mismo nombre, entre alambradas que cercan rebaños de cabras y árboles frutales.

Bello camino que presenta un paisaje variado de alcornoques, encinas y bosquetes de pinos, así como formaciones de arbustos mezcladas con castaños y acebuches. Si nos girábamos hacia atrás podíamos observar alejarse de nuestra vista un preciosa panorámica con la Sierra Bermeja como telón de fondo. Pasado este primer tramo escarpado, teníamos a nuestra vista la Sierra del Líbar.

Al cabo de un buen trecho, llegamos a un punto donde el camino descendía hacia un llano (11:30 h) presidido por una casa, lugar donde decidimos tomarnos un breve descanso mientras engullíamos unos frutos y Violeta aprovechaba para "masajearse" su pie afectado tras una operación. Sobre nosotros, la imponente Sierra del Hacho sobrevolándola los buitres leonados que anidaban en sus abundantes oquedades.

Emprendimos de nuevo la marcha y tras un corto recorrido llegamos a una pista (11:52 h) que, a la izquierda, iba a El Colmenar o Estación de Gaucín y a la derecha, conducía a Cortes de la Frontera.

Nosotros continuamos por el tramo de la derecha, encontrando a nuestro paso cabezas de ganado vacuno que estaban pastando y que teníamos que esquivar para no molestarlas.

Después de un buen trecho, una hora de camino aproximadamente, llegamos al punto donde, a la derecha, un cartel sujeto en un árbol nos indicaba el inicio de un atajo por el que seguimos hacia Gaucín (13:15 h), disfrutando de un extenso bosque de alcornoques y eucaliptos, por el que continuamos caminando, pasando por las fincas: La Brazuela, Shambala y Arroyo Luca, entre otras, hasta llegar, al final del recorrido (14:00 h), a la altura del Parque de Antonio Godino, situado en el extremo opuesto al de comienzo por la mañana, dando por finalizada la ruta.

Desde este lugar nos dirigimos andando por la carretera hacia la gasolinera, parando en la Venta El Socorro, situada a pie de carretera, a la altura de un puente donde nos deleitamos tomando unas raciones de carne mechada, lengua deternera guisada, ensaladilla rusa y de pulpo. Todo ello regado con un rico Vino tinto de Rioja unos y cervezas otros.

Después de la comida, el camarero nos hizo la foto del grupo, a la altura del puente, frente a la venta, emprendiendo el regreso después a Estepona (16:00 h) en el momento en que comenzaron a caer unas leves gotas de lluvia. ¡Caray, que suerte tuvimos!, ya que a lo largo de nuestra jornada no tuvimos ningún contratiempo con la meteorología anunciada.

Hasta la próxima al Parque de la Sierra de las Nieves.


RECORRIDO

      

 VISTA SATÉLITE
 


 MAPA TOPOGRÁFICO


PERFIL DE ALTURA


   El grupo, de izquierda a derecha: José Antonio Quirós, Margaret O'Connor, Marja Bolscher, Ignacio Pérez de Vargas, Marisa Salgado, Miguel Alonso, Juan Manuel Usero, Ana Ortiz, Violeta Montequín y Miguel Ángel Pernas.

GALERÍA FOTOGRÁFICA
Fotos: Miguel Alonso






sábado, 16 de noviembre de 2013

Marbella-Puerto Rico-Cruz de Juanar

CRÓNICA: MIGUEL ALONSO

Desde Estepona salimos por la autovía del Mediterráneo A-7 en sentido Málaga, desviándonos en la salida 185 hacia el Centro Comercial La Cañada. Dejamos el centro comercial a nuestra derecha y continuamos de frente por la carretera A-355 hacia Ojén, posicionándonos en el centro, ya que debíamos tomar el primer desvío, a nuestra izquierda, hacia el cementerio que veremos nada más hacer el giro.

Al llegar al cementerio seguimos por la carretera que sale a su izquierda, (llamada de la Montúa) y a unos 50 metros tomamos un desvío a la derecha, justo al lado del restaurante la Kaskada, continuando unos metros más adelante hasta llegar a la altura de una cadena que nos impedía el paso con el coche. En este lugar aparcamos los vehículos bajo la arboleda y nos hicimos la foto de grupo.

En este lugar yo, Miguel, que es quien os hace la crónica, dejé al grupo, debido a que tenía una microrotura fibrilar en el gemelo de la pierna izquierda que me impedía hacer el recorrido. Por lo que, una vez que los nueve compañeros restantes iniciaron la ruta, yo me dirigí en mi coche hacia el Juanar donde los esperé en el Mirador del Macho Montés.

El grupo, una vez pasada la cadena por un lateral (9:35 h), ya a pie, comenzaron la subida hacia Puerto Rico Bajo, contemplando el pico de la Cruz de Juanar, al fondo, como guía, y una impresionante pared, al frente, de roca caliza con varias oquedades o cuevas, abrigos usados por los pobladores prehistóricos

Se trata de una ruta lineal (PR-A 169) que parte, desde la zona norte de Marbella, y que lleva a los Llanos de Juanar, para continuar el recorrido hacia el pico de la Cruz de Juanar (1.181 m).

Una ascensión con una pendiente muy mantenida, por su perfil, de dificultad media a alta, pero subiendo con tranquilidad es una ruta para iniciarse en la montaña.

A lo largo del camino, siempre en subida, las marcas de sendero nos señalaban la ruta en las rocas y alguna que otra marca de pintura roja en el suelo, un camino en buenas condiciones para andar y que no tenía pérdida.

Llegados a la tubería que trae el agua desde el manantial de Puerto Rico, continuamos subiendo por una senda que serpentea a la derecha de este tubo.
Una vez arriba, comenzamos a disfrutar ya de unas bellas vistas de la costa y de la ciudad de Marbella, abajo, si nos girábamos hacia atrás.

Atravesamos una zona que parecía un jardín dada la cantidad de plantas y flores que flanqueaban el camino, llegando a una casa abandonada, y tras pasarla, entramos en una zona de pinar. Nos encontrábamos en Puerto Rico Alto, donde nos encontrabamos en una encrucijada de senderos que nos señalan unas tablillas en un poste (Juanar, Puerto Las Pitas, Casa del Pinar y Marbella).

El camino discurría cerca del arroyo de Puerto Rico, comenzando a subir una pequeña loma, por donde pudimos ver aún las cicatrices que dejó en esta zona un incendio forestal de hace bastantes años.

El camino continuaba en constante ascenso. Como referencia, teníamos la cara sur de la Cruz de Juanar y el Mirador del Macho Montés, nuestro objetivo.

Llegamos a una zona arenosa con impresionantes vistas de la montaña que nos acompañaba a nuestra derecha; la Loma Pierna del Caballo y a nuestra izquierda la Loma de la Gaceta.

Tras varias subidas y bajadas más, finalmente llegamos a una pequeña bajada desde donde pudimos ver claramente la última subida hasta el Mirador. Una vez allí, en lo alto de la montaña bajo la que se encuentra el Mirador; el Puerto de Marbella (1.087 m) donde se encuentra una estatua de un macho montés presidiendo el lugar.

El grupo llegó al cabo de más de tres horas (12:45 h) ya que el pie de Violeta no se encontraba bien del todo, después de la operación que sufrió este verano.

Desde el mirador, pudimos contemplar una impresionante vista panorámica de la ciudad de Marbella y de la costa, así como del camino que habíamos realizado.

El tiempo reinante iba a peor; hacía frío (4 grados), corría viento y unas nubes negras amenazaban lluvia, por lo que se decidió no subir a la Cruz de Juanar y  desplazarnos al Hotel Refugio de Juanar (13:25 h), donde entramos en calor y aprovechamos para tomarnos unos platos combinados y luego unos cafés.

Yo bajé en mi coche (14:45 h) con Violeta, Sasi y Margaret, para coger el coche de esta última y subir a por el resto de compañeros que quedaron esperándonos en el hotel.

La bajada a Marbella fue complicada pues, en la carretera, nos cogió una fuerte granizada que hacía muy peligroso el tránsito, por lo que tuvimos que conducir con la primera velocidad para retener el coche, evitando el freno y precipitarnos por el barranco que teníamos a nuestra izquierda.

En Marbella quedaron Colette y Violeta y seguidamente Margaret y yo subimos con nuestros coches para recoger a los compañeros, encontrándonos en la carretera un camión grúa que estaba auxiliando a un coche empotrado en el quitamiedos o pretil de la carretera, producto de la granizada caída en nuestra bajada.

Una vez que llegamos al hotel, donde nos esperaban el resto de compañeros, emprendimos el regreso a Marbella encontrándonos con mejor tiempo y con unos rayos de sol, como si no hubiera pasado nada.

Hasta la próxima.


CÓMO LLEGAR


VISTA SATÉLITE



MAPA TOPOGRÁFICO
PERFIL DE ALTURA

PARTICIPANTES

De izquierda a derecha: José Antonio Quirós, Jaime Fornells, Colette Blanchard, Miguel Ángel Pernas, Margaret O´Connor, Junghans Setjo, Rima, Ana Ortiz, Violeta Montequín. Hace la foto: Miguel Alonso.

GALERÍA FOTOGRÁFICA
Fotos: Miguel Alonso y Jaime Fornels