sábado, 30 de septiembre de 2017

Recorrido circular por la ladera sureste de Sierra Bermeja a los Altabacales Bajos



CRÓNICA: MIGUEL ALONSO

Desde el Bar Estadio de Estepona partimos pasadas las ocho y media de la mañana hacia la avenida de Andalucía, para desviarnos por la carretera MA-8301 que, en subida, se dirige a Jubrique. Al llegar a la altura del kilómetro 9, aparcamos los coches (9.00 h) en el rellano frente al “Mirador Ciclista”, para iniciar la ruta.


Caminando por los Altabacales Bajos

En este lugar se decidió hacer el recorrido al revés, es decir, comenzamos por el lugar donde teníamos proyectado finalizar la ruta. Así es que, comenzamos bajando  hacia la “Aerobase” por la pista forestal, que sale desde este punto, denominada “Camino de los Altabacales Bajos”, en un suave descenso teniendo que cruzar algunos arroyos y transitar por zonas pedregosas. Transcurrido un 1 kilómetro, llegamos a la “Fuente del Arroyo del Infierno” (9.25 h), junto a la que hay una pequeña caída de agua y su poza.


Seguimos el camino que nos llevó a la altura del lugar conocido como el de la “Aerobase” donde, además, hay una balsa de agua, instalaciones que están diseñadas para combatir los incendios, que por desgracia han asolado en varias ocasiones este pinar.


Al llegar a este lugar (9.50 h) hicimos una breve parada, que aprovecharemos para reagruparnos e iniciar el siguiente tramo del recorrido; una prolongada subida que se hizo más pronunciada en el tramo final, los últimos dos kilómetros, hasta llegar a un cruce de caminos (10.20 h) donde unas tablillas en un poste indicaban hacia el Paraje de Nicola 17,9 kilómetros y al lugar de donde comenzamos la ruta, el Mirador del Ciclista 3,8 kilómetros.


Hacia los Altabacales Altos

Nosotros tomamos el camino que se desviaba de esta pista a la izquierda en una pronuncia subida por un terreno pedregoso y que luego se iría haciendo más fácil, rodeados por una frondosa arboleda de pinos y madroños, algunos con el fruto maduro que pudimos comer. Las jaras pringosas, los palmitos y tomillos eran arbustos que tapizaban las laderas. En el camino, las marcas de las pisadas de las cabras y los abundantes excrementos por todo el camino.


El tiempo era ideal para caminar, sin viento y sin la incidencia de los rayos solares tamizados por las copas de los árboles. Un espectacular entorno rodeados de un gran bosque de pinos y, entre estos un maravilloso paisaje que se extendía a uno y otro lado con el mar al fondo, donde los rayos solares se reflejaban en el agua marina creando bellos matices y brillos plateados.

Seguimos caminando en suave subida llegando a un nuevo cruce de caminos (11.45 h), donde en otro poste había tres tablillas que indicaban varios senderos locales hacia el Paraje Nicola y a Peñas Blancas, este último a 0,7 kilómetros. Nosotros seguimos por este último.


Sendero al horno Los Almárgenes

Tras sobrepasar una cadena que cortaba el paso a los vehículos, nos desviamos a la izquierda (12.10 h) a través del bosque caminando sin ninguna referencia por senderos marcados por los animales. Un recorrido que tuvimos que hacer con cuidado debido a la dificultad que presentaba caminar entre arbutos leñosos con pinchos, bancales o balates a diferentes niveles que sostenían el terreno en la fuerte pendiente o talud por el que bajábamos. Al fin llegamos (12.45 h) al Horno de brea “Los Almárgenes”, lugar donde hicimos una parada en el rellano para tomar un tentempié.


Este horno dejó de funcionar a principios de la década de 1960 y posteriormente restaurado. Era utilizado para elaborar la brea, por un procedimiento muy artesanal, mediante la cocción de la leña y destilarla obteniendo una resina o pez negra para varios usos.


Después de un breve descanso, continuamos en una corta subida hacia la carretera que de Estepona lleva al puerto de Peñas Blancas y  Jubrique o Genalguacil (13.05 h). Desde este punto (km 12) emprendimos el recorrido bajando por el arcén de la carretera MA-8301 unos 1.300 metros hasta llegar a la fuente “Arroyo Abrón”, al otro lado de la carretera. Donde paramos (13.25 h) para descansar y tomarnos el bocadillo junto a una fuente situada en el curso seco del arroyo, bajo las copas de un bosque de repoblación de pino negral que se alterna con castaños y alcornoques.


Subida por el sendero del arroyo Abrón

Una breve parada de media hora tras la cual emprendimos desde este lugar una fuerte subida (13.55 h) por un sendero que discurría en zigzag por el pinar, buscando el sendero que nos llevaría al final de la ruta.


Pepe García, que hacía de guía y yo, habíamos hecho este camino en noviembre del 2008 y pensábamos que, el recorrido de la fuente donde comimos al sendero por el que haríamos la bajada, estaba más cerca y no. Al fin llegamos al sendero (14,30 h) bastantes cansados por el esfuerzo realizado nada más comer. Continuamos nuestra ruta, tras un breve resuello, por un estrecho sendero en fuerte bajada, salpicado de piedras, raíces y teniendo que pasar con dificultad sobre árboles caídos que cruzaban el sendero, llegando al cauce seco del Arroyo del Infierno (15.25 h), que cruzamos sin dificultad, caminando desde este lugar una media hora hasta llegar al cortafuegos (15.55 h) por el que estaba proyectado el inicio de la ruta.


Por el cortafuegos de la ladera sureste de la sierra

Al llegar al cortafuegos hicimos una breve parada aprovechando la ocasión para hacernos la foto de grupo que siempre nos hacemos, con un fondo espectacular

Tras nuestras espaldas; las estribaciones de Sierra Bermeja, el picudo monte Hacho de Benahavís, la sierra Blanca de Marbella y el litoral del mar de Alborán con los núcleos urbanos de Estepona, San Pedro de Alcántara y Marbella.


La bajada por el cortafuegos hacia la carretera tenía dificultad por ser un terreno muy pedregoso no señalizado. La única referencia era un pequeño pinar y la carretera. Llegando a esta, nuestra compañera Ana María Díaz sufrió un traspiés que le hizo caer al suelo provocándole un fuerte dolor en el tobillo del pie izquierdo. Los compañeros más próximos tuvieron que parar para auxiliarla. Menos mal que, entre ellos, iba Margaret, la portadora del botiquín y enfermera, que la hizo un vendaje en el tobillo hinchado pudiendo caminar con la ayuda de los compañeros hasta la carretera donde la recogieron en uno de los coches que habíamos dejado aparcados en el cercano aparcamiento frente al monumento del Ciclista en el kilómetro 9 de la carretera.


Fin de ruta accidentado

Una fatalidad que nos fastidio una ruta preciosa, que hicimos empleando mucho esfuerzo cuando muchos estaban desentrenados tras un verano sin andar. La acercaron a una clínica y allí confirmaron que no tenía roturas, eso sí, una fuerte contusión que requirió vendaje y muletas por un tiempo.


Al finalizar la ruta quedamos citados en un bar de Estepona donde Rafa nos invitó a unos pasteles por su santo (29 septiembre) y a los que añadimos unos gin-tonic y cervezas. Un bonito broche con el que 17 de los participantes en la ruta dimos por finalizada una bonita jornada.


DATOS GENERALES
Guías: José María García de la Nava y Rafael Rodríguez.
Participantes llamad al coordinador: Miguel Alonso al número de teléfono 619 703 107
Entorno: Paraje Natural Sierra Bermeja (Serranía de Ronda).
Localidad: Estepona.
Trazado: Circular por la ladera sureste de Sierra Bermeja.
Longitud del recorrido: 15,6 kilómetros.
Duración aproximada de la excursión: entre 6 y 7 horas.
Dificultad: Media.
Tipo de camino: corto tramo de carretera, campo a través, senderos y pistas.
Altura máxima: 1.065 metros.
Altura mínima: 574 metros.
Pendiente: 0,3%.
Ascenso: 727 metros.
Descenso: 676 metros.
Salida de Estepona: 8:30 horas del bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro: 9.00 horas en el punto kilométrico 9 de la carretera MA-83001, Estepona a Jubrique, y también a Sierra Bermeja.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): botas de montaña, bastones, pantalones apropiados, agua, bocadillo, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, guantes, gafas de sol, crema de protección solar, silbato, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.

MUY IMPORTANTE
- Llevad calzado y ropa adecuada para combatir el frío y la lluvia.
- Calzad botas o zapatos de montaña con suela adherente y con grosor suficiente, ya que las plantas de los pies se pueden resentir.
- No olvidéis llevar algún calzado de repuesto para después de la ruta.
NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador/a del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo. Solicitarán la Licencia Federativa para un día, llamando al club antes de las 12 horas del jueves día 28 de septiembre.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR  teléfono 902 110 026

                     VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF


El grupo en el cortafuegos finalizando el recorrido. De izquierda a derecha: José María García de la Nava, Toñi Torrecilla, Mariaanne Palsgaard, Marisa Salgado, Antonio Martín, Miguel Alonso, José Luis Gil, Ana María Díaz, Lola Criado, Margaret O'Connor, Mercedes Tovar, Paquita Naranjo, Juan Luis Lara, Enrique Aguilar, Ignacio Pérez de Vargas, Miguel Ángel Pernas, Pepa Vázquez, Rafael Giner y Rafael Rodríguez.


   SITUACIÓN DEL BAR ESTADIO PUNTO DE CITA EN ESTEPONA

   MAPA DEL RECORRIDO POR CARRETERA AL LUGAR DE INICIO DE LA RUTA


  VISTA DEL RECORRIDO DESDE EL SATÉLITE


  MAPA TOPOGRÁFICO DEL RECORRIDO


  PERFIL DE ALTURAS Y LONGITUD DEL RECORRIDO



GALERÍA FOTOGRÁFICA Y VIÍDEOS
(Fotos: Enrique Castilla, Lola Criado, Juan Luís Lara, José Luís Gil, Miguel Alonso y Rafael Rodríguez.) 
https://photos.app.goo.gl/0ZaWkofxeQnlPiEx2




sábado, 23 de septiembre de 2017

Recorrido por la "Ruta de los Molinos", desde los Baños de la Hedionda a Casares



CRÓNICA: MIGUEL ALONSO

Desde Estepona salimos pasadas las ocho y media de la mañana desde el Bar Estadio, lugar habitual de cita para salir de excursión. Nos dirigimos en dos coches, un pequeño grupo de diez socios, cinco en cada vehículo, por la autovía A-7 hacia Manilva y en la rotonda situada en el punto kilométrico 146,5, tomamos un desvío a la derecha (camino de Sabinillas a Casares), a la altura del supermercado Lidl, siguiendo la carretera hasta atravesar, bajo un puente, la autopista de peaje AP-7.

A los pocos metros de recorrido, accedimos a un carril terrizo que se iniciaba a nuestra derecha y que nos llevó a la altura de los “Baños Romanos de La Hedionda”, donde aparcamos los coches en unas explanadas habilitadas para ello.

La meteorología nos era favorable. Corría un fresco vientecito al llegar a la parte alta del sendero del río Manilva, pero el resto del recorrido transcurrió sin calor excepto al finalizar la ruta, a las 3.15 horas, que los rayos solares estában más cerca de nuestras cabezas.

Entorno de la ruta

Una zona de gran belleza por la variedad de paisajes por la que transitaríamos; unos bosques de ribera, vegetación típica mediterránea, arboleda de acebuches y algarrobos en cañones de calizas, con vistas sobre la costa mediterránea, las primeras montañas de la Serranía de Ronda, la Sierra de la Utrera, conocida también por El Castillón, conjunto kárstico, el más meridional de Europa. Este macizo lo atraviesan tres valles encajonados y paralelos a la costa, denominados canutos, de paredes verticales, donde nidifican numerosas aves, entre ellas el águila perdicera y el alimoche. El karts está franqueado al este por el arroyo de Albarrán o río Manilva, primer tramo de nuestra ruta, por el que iniciamos la ruta y al sur por el Canuto de la Utrera, por el que finalizamos nuestro recorrido al caer la tarde.

El recorrido por el entorno de la Sierra de la Utrera

La ruta, que finalmente decidimos acortar, se dividió en dos tramos diferentes haciendo un recorrido circular. El primer tramo, de ida, desde los “Baños Romanos de la Hedionda”, siguiendo el camino que pasaba por la ermita de san Adolfo, para continuar por una senda que bordeaba el río Manilva, conocido también por arroyo del Tocón u arroyo de Albarrán, ruta local conocida como de los Baños (SL-10) o de los molinos, de tradición morisca (siglo XVI), la mayoría de ellos en ruinas, no así la antigua acequia, que está en uso y el acueducto, cercano a los Baños de la Hedionda por el que pasamos y un antiguo balneario, actualmente está abandonado, donde se alojaban los usuarios de los baños en las aguas sulfurosas, usados desde tiempo de los romanos y el segundo tramo, de regreso, por el sendero (SL-11) que discurre por el “Canuto Grande de la Sierra de la Utrera”, por el que finalizaríamos nuestra ruta circular mediada la tarde.

Primer tramo por la ribera del río Manilva

Tras aparcar los coches (9.00 h) cerca de los famosos baños de aguas sulfurosas de la Hedionda, nombre que deviene por el fuerte olor que desprenden las aguas por contener Sulfuro de Hidrógeno (H2S), comenzamos el recorrido por la misma pista que traíamos llegando a la altura de la Ermita de San Adolfo (9.15 h), donde, en un rellano bajo la sombra de unos árboles, esperamos a que vinieran los conductores de los vehículos que dejaron aparcados en los aparcamientos, lugar donde nos esperaban Pilar, Jesús, Kiko y Ana y Mariaanne, una amiga de nuestra compañera Lola Criado que viene por primera vez con nosotros, formando un grupo de 14 compañeros.

Seguimos a pie una senda a la izquierda del río, en sentido ascendente, recorriendo unos 3,5 kilómetros. Este tramo es el que presentaba mayor dificultad, sobre todo por la necesidad de tener que vadear el río varias veces por un sendero muy bien señalizado con marcas verde y blanca y amarilla y blanca, al coincidir trazados locales y de corto recorrido.

Al poco llegamos al primer molino (9.35 h) que encontramos rodeado de huertos de naranjos y cuya acequia, aún en servicio, data del siglo XVI. Después de dejar atrás el molino, tuvimos que vadear el río por tres veces, hasta situarnos unos 300 metros aguas arriba, en la margen izquierda del río, a la altura de un gran eucalipto que teníamos en la ribera de enfrente, que nos servía de referencia para comenzar la subida por un estrecho sendero (10.05 h). El recorrido era especialmente interesante ya que discurría encajonado por una angostura creada por la erosión de la roca caliza dando ocasión a formas caprichosas que resultaban de especial belleza.

Una vez que alcanzamos la parte alta del sendero llegamos a una alambrada con una puerta que tuvimos que abrir para continuar la marcha (10.35 h), siguiendo el recorrido en sentido descendente hasta llegar, en pocos minutos, a las ruinas del antiguo molino del Cancón, siguiendo unos metros más adelante hasta llegar a otro molino, el molino del “Americano”, restaurado y muy bien cuidado, con espacios y cuadras para caballos, que el dueño, un británico, dedica al deporte de El polo.

 dedica al deporte del polo.

A partir de aquí, la ruta se alejaba del cauce del río, siguiendo por un camino de hormigón en fuerte subida.


Segundo tramo por el Canuto Grande de la Utrera

A llegar al “Molino de los Caballos” (10.40 h) cruzamos el río por un puente metálico llegando a una la pista de hormigón que, tras una fuerte subida, nos llevó a la altura de un poste de cables de alta tensión (11.10 h), referencia por la que nos teníamos que desviar para seguir, campo a través, sin ninguna señalización, hacia la carretera de Manilva a Casares.

En un punto del recorrido, nuestra compañera Sofía, gran aficionada a coleccionar restos fósiles, encontró en el suelo, al que no deja de mirar mientras camina, una pequeña “amonites” y algunos “nódulos de marcasita”, este es un mineral que se usaba para producir fuego por percusión, que tiene un alto contenido en hierro y azufre. Muchas personas las confunden creyendo encontrar un meteorito. 

Llegamos a un punto donde el camino se bifurcaba, lugar donde decidimos tomar un “piscolabis” cerca de una torre eléctrica que soportaba cables de un tendido de alta tensión (11.35h) y cerca de unos panales para criar abejas y cosechar miel. Al fin llegamos al kilómetro 9 de la carretera A-377 que, desde Manilva lleva a Casares (12.10 h).

Al llegar a este punto, cruzamos la carretera para continuar por un camino de tierra paralelo a la carretera, que transcurría bajo unos molinos eólicos con los que se obtiene la energía eléctrica a partir del viento. Un par de kilómetros andando, aproximadamente, hasta las cercanías del kilómetro 7, traspasando varias puertas en un cercado de alambrada donde había un gran rebaño de ganado vacuno. Pasada la última puerta en el cercado, volvimos a cruzar al otro lado de la carretera entrando en el paraje conocido por Los Llanos (12.45h h) donde se iniciaba el sendero local del “Canuto de la Utrera” (SL-11).

La Sierra de la Utrera

Conocida también como “Canchos de la Utrera” o “El Castillón”, posee un importante patrimonio paleontológico, con el registro de fósiles que abarca desde el Jurásico hasta el Plioceno, y por el que ha pasado el hombre prácticamente desde el inicio de la Prehistoria. Posee numerosas cuevas, entre las que destaca la del Gran Duque, hábitat del hombre del neolítico.

En este maravilloso entorno hay, muy cerca del torcal, una cantera que lleva unos 40 años de explotación y amenaza la conservación de uno de los espacios naturales más singulares de la provincia de Málaga. La expansión de este yacimiento está poniendo en serio peligro la enorme diversidad ecológica que alberga uno de los pocos valles de roca caliza que quedan en todo el país.

Recorrido por el Canuto Grande

Antes de iniciar el recorrido por el canuto, pasamos ante una columna de piedras (13.00 h) en la que una placa recuerda a una antigua amiga y senderista, Cristina Martín, ya fallecida.

Iniciado el camino, nos desplazamos a la izquierda para subir por un sendero que conducía a la parte alta de la sierra, donde se extiende un bello torcal. Un corto trecho que hicimos para ganar altura y contemplar desde una cota más alta el entorno. Tras alcanzar dicho cometido regresamos por el mismo sendero hasta el camino de nuestra ruta, donde nos esperaba nuestro compañero José María García de la Nava, que por la mañana se quedó dormido, y que se unió a nosotros.

Seguimos avanzando pasando por los restos de instalaciones que, por los años 40 del siglo pasado, se utilizaron para hacer unas prospecciones petrolíferas. Finalmente solo encontraron bolsas de gas, menos mal, abandonando el complejo construido a tal efecto y dejando este espacio en una situación deleznable a cuya situación se une la explotación de una cantera de áridos que está destruyendo la sierra a pasos agigantados.

Restos fósiles del Cretácico

Cerca de estas instalaciones, Sofía nos señaló en una roca (13.45 h) los restos del relieve de un gran fósil de ammonites (Amaltheus), conocida vulgarmente como amonites, que son cefalópodos marinos que se extinguieron al mismo tiempo que los dinosaurios al final del período Cretácico. Allí mismo rebuscamos y encontramos entre las piedras del suelo pequeños restos de estos fósiles.

Seguímos el sendero hasta encontrar una sombra (14.00 h) bajo un gran algarrobo donde decidimos tomarnos el bocadillo a la vez que un agradecido descanso.

Tras el descanso, una vez repuestas las fuerzas, seguimos avanzando por la estrechez del valle que se iba encajonando dando lugar a un arroyo, donde la lluvia, a lo largo de los milenios, a excavado la roca hasta formar un estrecho pasillo (canuto), por donde caminábamos con dificultad, debido a las grandes piedras que tuvimos que sortear pero de gran belleza por los bellos cortados.

Próximos al final, se observaba una maravillosa estampa del cañón con el mar Mediterráneo al fondo.

Llegamos al final del cañón (15.15 h, después de realizar un recorrido que nos llevó 6 horas, desde las 9.15 horas. En este lugar, Sofía y José María García decidieron dejarnos para acercarse a la cercana Cueva de la Hedionda, distante 800 metros de donde estábamos, en sentido oeste, cerca de los baños romanos.

El resto de compañeros emprendimos el regreso a nuestras casas cuando el reloj marcaba las tres y cuarto de la tarde. Un grupo nos paramos a tomarnos unos refrescos en el chiringuito “La Sal”, en la playa de Casares Costa, cerca del desvío en la autopista A7 hacia Casares por la A-377.

Hasta la próximo ruta con la que iniciamos el otoño.


DATOS GENERALES
Guías: Rafael Rodríguez y Margaret O’Connor.
Participantes llamad al coordinador: Miguel Alonso al teléfono 619 703 107
Entorno: Sierra de la Utrera.
Localidades: Manilva-Casares, Málaga.
Itinerario: Desde los Baños de la Hedionda de Manilva al pueblo de Casares.
Recorrido: Circular.
Longitud del recorrido: 12,6 kilómetros.
Duración aproximada de la excursión: 6 a 7 horas.
Dificultad: Media.
Tipo de terreno: Ribera de río, senderos y pista.
Salida de Estepona: 8.30 horas del Bar Estadio, frente al estadio San Fernando.
Punto de encuentro: 9.0 horas en la Ermita de san Adolfo, cerca de los Baños de la Hedionda.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): botas o zapatos de montaña, bastones, chubasquero, pantalones apropiados, agua, bocadillo, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: Gorra, guantes, polainas, gafas de sol, crema de protección solar, silbato, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.

NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador/a del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo. Solicitarán la “Licencia Federativa para un Día”, llamando al club antes de las 12 horas del jueves día 21 de septiembre.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario.
EN CASO DE ACCIDENTE: Llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR número de teléfono 902 110 026

                  VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF

  El grupo de participantes en la Sierra de la Utrera. De izquierda a derecha: Mariaanne Palsgaard, Sofía Mateos, Antonia Ruiz, Miguel Ángel Pernas, Ana María La Torre, Miguel Alonso, Pilar Villar, Margaret O'Connor, Juan Luis Lara, Francisco Caldas, Jesús Díaz, Enrique Aguilar, José Luis Gil y Rafael Roidríguez.



  SITUACIÓN DEL BAR ESTADIO PUNTO DE CITA EN ESTEPONA

  MAPA DEL RECORRIDO POR CARRETERA AL INICIO DE LA RUTA

  VISTA DESDE EL SATÉLITE DEL RECORRIDO

  MAPA TOPOGRÁFICO DEL RECORRIDO

  PERFIL DE ALTURAS Y LONGITUD DEL RECORRIDO


GALERÍA FOTOGRÁFICA.
(Fotos: José Luís Gil, Francisco Caldas, Enrique Castilla, Miguel Alonso y Rafael Rodríguez)





sábado, 16 de septiembre de 2017

Recorrido circular desde Gaucín hacia el Hacho y al “Camino de los Cortadores de Corcho”


CRÓNICA DE MIGUEL ALONSO
De Estepona partimos, cerca de las ocho y media de la mañana, un grupo de 14 socios por la Autopista del Mediterráneo A-7 en sentido Algeciras. En el kilómetro 142, nos desviamos para continuar por la carretera A-377 que, por fin, ya la habían restaurado con una nueva capa de asfalto.

El recorrido nos acercó desde Manilva al pueblo de Gaucín, nuestro destino, donde llegamos (9:10 h) una vez recorridos unos 45,8 kilómetros en un tiempo aproximado de 45 minutos. Los coches los aparcamos frente a la gasolinera, situada a la entrada del pueblo, frente al “Café-Bar El Hacho”.

Desayuno en Gaucín
Una vez aparcados los coches, nos acercamos al “Bar Restaurante La Serranía”, situado al lado de la Estación de Servicio Santa Isabel de AGLA, (antes de Repsol) para desayunar.

Esta ruta la hemos realizado casi todos los años ya que, un bonito recorrido que pasa primero al pie del Hacho, y que continúa bajo la sierra atravesando los bosque de alcornoques hasta llegar de nuevo al punto de partida en el pueblo de los gaucineños, gaucinens o gaucinatos gentilicios con los que se conoce a sus habitantes.

Después del desayuno, emprendimos nuestra ruta caminando hacia la parte trasera de la gasolinera por un sendero que se encaminaba hacia el monte Hacho de Gaucín.

Inicio de la ruta por el camino hacia el Hacho
Iniciamos el recorido (9.50h), por la calle Camino de Montoro,  situada en el lado derecho de la gasolinera, hacia el sendero que comenzaba en la cara posterior de dicha gasolinera, transitando los primeros metros por una estrecha senda en cuesta arriba junto a unos eucaliptos.

El sendero comenzó con una fuerte subida entre dos cercas de alambradas, a uno y otro lado, rodeados de olivos y almendros, avanzando por la “Colada del Camino del Molino al Peso”, al pie de la cara norte del monte Hacho, que transcurría por la ladera sur de la sierra del mismo nombre.

El tiempo que se nos presentaba era el ideal para caminar: un ligero viento de poniente con poca incidencia de los rayos solares ya que no nos agobiaron.
Tras un trecho del recorrido, llegamos a una bifurcación (10.10 h) con un pino en el centro, donde tomamos el camino de la izquierda, entre alambradas que cercaban campos con rebaños de cabras y huertas con árboles frutales. Más adelante, caminamos rodeados de quejigos laureles, acebos, coscojas, acebuches o encinas.

Al superar la fuerte subida, llegamos a un espacio llano (10.30 h) donde nos hicimos la foto de grupo. En este punto se iniciaba, a la izquierda, el sendero para subir a la cima del Hacho, momento en que nuestras compañeros Antonio Navas y Antonio Martín decidieron emprender para coronar el monte (913 m). El resto del grupo seguimos la ruta con el deseo de que, tras la bajada de nuestros dos compañeros, nos alcanzaran en algún punto del camino.

Seguimos caminando, a nuestra espalda perdíamos de nuestra vista Gaucín, con las sierras Bermeja y de las Nieves como telón de fondo. Al frente, se apreciaba la zona por la que discurría el camino de subida. El sendero se iba desviando a la derecha, estrechándose y avanzando entre matorrales, junto a un muro de piedra, llegando a una angarilla (puerta de acceso en la alambradas) que nos daba acceso al "Puerto de los Hinojales", donde se avistan las laderas del Hacho escasas de vegetación, excepto la cara norte, donde había un encinar. Desde este lugar, también veíamos la Sierra de los Pinos y a sus pies el pueblo blanco de Cortes de la Frontera.

El camino de los cortadores del corcho
Pasado un primer tramo escarpado, continuamos un buen trecho, donde nos dimos con unas piaras de cerdos (11.20 h) de raza ibérica, negros lampiños. Estaban bien cebados, con mucha grasa, que dicen son los que proporcionan mejor jamón. Estaban comiendo con ansia el pienso que les habían echado en un lateral del camino.

Al poco llegamos a la finca “La Capellanía” y a una pista, el “Camino de los cortadores de corcho” que, a la izquierda, iba en sentido a El Colmenar o Estación de Gaucín y a la derecha conducía a los pueblos de Cortes de la Frontera y a Gaucín por un atajo. Nosotros continuamos por este tramo de la derecha disfrutando de un extenso bosque de alcornoques.

Después de andar unos cientos de metros pasando sobre dos arroyos, cruzamos la Garganta de las Palas. El camino seguía pronunciadamente hacia la izquierda cruzando un tercer arroyo hasta llegar a un lugar de la pista donde decidimos parar (12.30 h) para tomarnos unas frutas o bocadillos bajo la sombra de unos alcornoques, rodeados de una verde vegetación de helechos y adelfas de flores con tonos rosáceos.

Estando comiendo, aparecieron nuestros dos compañeros que venían con la satisfacción de haber coronado el Hacho. Relataban, que la subida no fue difícil, a pesar de lo escarpado del terreno, la mayor dificultad la encontraron en la bajada por lo empinado del terreno, y con la dificultad añadida de andar sobre una hojarasca que cubría el suelo con la que resbalaban. Entre subida y bajada al sendero de nuestra ruta invirtieron 50 minutos. Toda una gesta.

Hacia el desvío a Gaucín
Tras el pícnic, continuamos por la pista hasta llegar a un punto donde, a la derecha, un cartel sujeto en un roble indicaba el camino a seguir a Gaucín. El sendero subía serpenteando entre alcornoques a través de brezos, aulagas y lavandas. Pasamos a través de una valla de hierro y alambre donde se ensanchaba y pronto se juntaba con otro más definido, hacia la derecha.

Tras pasar una verja, llegamos a la finca de “La Brazuela” y después a la altura del centro budista “Shambala” (13.55 h). Cruzamos el Arroyo de Lucas, hasta llegar a Gaucín, sobre las 15 horas, a la altura del Parque Público de Antonio Godino, situado en las afueras del pueblo, en el extremo opuesto al de comienzo de la ruta.

Comida en Gaucín
Seguidamente, nos desplazamos unos 2 kilómetros andando por la carretera hacia la gasolinera, el lugar donde habíamos aparcado los coches, para comer en la terraza del “Bar Restaurante La Serranía” (14.45 h), situado al lado de la gasolinera. La carta que nos ofertaban constaba de ricos platos, como sopa de espárragos, carne de cerdo guisada con patatas, carne mechada, huevos fritos con patatas, arroz a la paella… que cada uno eligió a su gusto.

Tras los postres y unos chupitos, emprendimos el regreso a nuestras casas después de haber disfrutado de un día lleno de emociones.

DATOS GENERALES
Guías: Rafael Rodríguez y Margaret O’Connor.
Participantes llamad al coordinador: Miguel Alonso al teléfono 619 703 107
Entorno: Sierra del Hacho (Serranía de Ronda).
Localidad: Gaucín, Málaga.
Itinerario: Recorrido de Gaucín hacia el Hacho y al “Camino de los Cortadores de corcho”.
Recorrido: Circular.
Longitud recorrido: 11,8 kilómetros.
Duración aproximada del recorrido: 5 horas.
Dificultad: Media.
Tipo de terreno: Senderos, campo a través y pista.
Salida de Estepona: 8:00 horas del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro: 9:00 horas en la Estación de Servicio Santa Isabel de AGLA, (antes Repsol) de Gaucín, situada en el km 0 de la carretera a Ronda A-405.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): zapatos o botas de montaña, bastones, chubasquero o forro polar, pantalones apropiados, agua, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, guantes, gafas de sol, crema de protección solar, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, cámara fotográfica y prismáticos.

NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador/a del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo. Solicitarán la “Licencia Federativa para un  Día”, llamando al club antes de las 12 horas del jueves día 14 de septiembre.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario. En el caso de hoy, multiplicaremos los 39 kilómetros por 2 (ida y vuelta) y el resultado de 78 kilómetros por 0,23 euros el kilómetro, que nos resultan 17,94 euros que dividiremos entre los ocupantes del vehículo.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR número de teléfono 902 110 026

                      VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF


   El grupo en el sendero al pie del monte Hacho de Gaucín. De izquierda a derecha: Rafael Rodríguez, Antonio Navas, José Luis Gil, Miguel Alonso, Antonio Martín, Inés Gil, Toñi Torrecilla, Enrique Aguilar, Margaret O'Connnor, Miguel Ángel Pernas, Juan Luis Lara, María Ángeles Vera, Elena Guerra y Francisco Vera.
  
  SITUACIÓN DEL BAR ESTADIO LUGAR DE CITA EN ESTEPONA

  MAPA RECORRIDO POR CARRETERA DE ESTEPONA A GAUCÍN

  VISTA DEL RECORRIDO DESDE EL SATÉLITE

  MAPA TOPOGRÁFICO DEL RECORRIDO

   PERFIL DE ALTURAS Y LONGITUD DEL RECORRIDO



GALERÍA FOTOGRÁFICA
(Fotos: Elena Guerra, Mª Ángeles Vera, Miguel Alonso, Enrique Castilla, José Luís Gil y Rafael Rodríguez).

https://photos.app.goo.gl/H0stiTfDcbux0uow1