sábado, 23 de julio de 2016

Recorrido por la costa de Tarifa, desde la playa de Valdevaqueros a la de Bolonia

ANULADA POR FALTA DE INTERÉS

Texto y maquetación, MIGUEL ALONSO
De Estepona nos dirigiremos por la Autovía del Mediterráneo A-7 en dirección a Algeciras y pasada esta, seguiremos hacia Tarifa, hasta divisar, desde la carretera, una gran duna de arena llamada Punta Paloma, al fondo de la cual observaremos una zona boscosa que en su parte trasera se levanta una pared montañosa: las sierras de la Higuera y de la Plata. Al llegar al kilométrico 74, tendremos que girar a la izquierda para continuar ahora por la carretera A-2325, siguiendo la indicación de un cartel que nos anuncia a 1 kilómetro Punta Paloma. Seguiremos de frente y luego a la izquierda, donde una indicación señala “Camping Las Dunas”. Entrando por ese carril, llegaremos a la playa de Valdevaqueros y, al final, aparcaremos los coches en una zona de aparcamiento para iniciar posteriormente la ruta a pie, tras haber recorrido por carretera 87,3 kilómetros en 1:12 horas según Google Maps.

Entorno por el que caminaremos
Nos encontramos en el Parque Natural del Estrecho que abarca desde Getares, en Algeciras, hasta el Cabo de Gracia en Tarifa. Fue declarado espacio protegido en 2003, siendo este el más meridional del continente europeo.

La pedanía de Bolonia se encuentra en una pequeña ensenada del litoral suratlántico gaditano, delimitada por los cabos Paloma y Camarinal. Esta pequeña bahía está rodeada por las elevaciones de la Loma de San Bartolomé, al este, y las sierras de la Higuera y de la Plata al oeste.

Sin duda las playas de Tarifa son uno de sus principales referentes turísticos, conocidas dentro y fuera de España. En ellas encontraremos kilómetros de arena fina y dorada y aguas cristalinas; eso sí muy frías. El viento de levante, que azota esta zona de la costa de forma casi permanente, convierte esta localidad en la meca de deportes náuticos, como el surf.

La playa de Valdevaqueros es famosa por la multitud de deportes náuticos que se practican en ella, tiene una extensión de algo más de 5 kilómetros con grandes dunas de arena blanca. La más conocida es la paradisíaca playa de la Ensenada de Bolonia, de las mejores de toda la costa gaditana: casi 4 kilómetros para disfrutar de una de las pocas playas que aún se conservan en estado casi virgen. Destacan sus grandes dunas y aguas de azul muy intenso. Junto a ella se encuentra el complejo arqueológico de la antigua ciudad romana de Baelo Claudia (entrada gratuita) y en gran parte de ella es común la práctica del nudismo, al igual que en la de Punta Paloma. Ambas se sitúan en pleno paraje natural, en una zona formada por varias calas de arena dorada y rocas que permiten más la intimidad.

El recorrido por la costa
Se inicia a mitad de la ensenada de Valdevaqueros, de 4.050 metros de longitud, en cuyo frente tenemos la duna del mismo nombre, que va agrandándose gracias a los vientos que soplan de levante arrastrando las arenas de la playa hacia el poniente. El recorrido lo haremos en gran parte por la costa hasta la playa de Bolonia. En total 19,2 kilómetros de poca dificultad, tan solo la de caminar por las playas, en algunos tramos de piedras grandes, y en otros por senderos cerca de la costa, siguiendo las marcas en las rocas (trazos blanco y verde) que significan sendero local.

Si el día se presenta con claridad, avistaremos la costa marroquí donde destaca el famoso promontorio del Ibi Musa (851 m) que, junto con el Peñón de Gibraltar (426 m), conforman las míticas “Columnas de Hércules”, el límite del mundo conocido por los griegos.

Comenzaremos la caminata desde el aparcamiento, a mitad de la playa, cerca de la desembocadura del arroyo El Valle que forma un gran estuario al llegar al mar, caminando hacia Punta Paloma teniendo que sortear una zona de piedras sin gran dificultad y después por zonas de playa donde podremos darnos unos chapuzones. Andados unos tres kilómetros, llegaremos a Punta Corrales, no pudiendo seguir por la orilla, por lo que tendremos que subir por un sendero al pie de un pinar, sobre un acantilado, que atraviesa campos rodeados de lentiscos.

Volveremos a bajar a la playa pasando por las llamadas “piscinas naturales”; formaciones geológicas producidas en las paredes de los acantilados. Son plataformas de abrasión en las zonas intermareales, que dan lugar a unas balsas, especie de piscinas, donde el agua está retenida y por tanto más cálida. Continuaremos el recorrido por una bella zona con rincones donde cantidad de bañistas acampan en tiendas o se tumban en tollas sobre la playa para disfrutar de unas cristalinas aguas color turquesa. Un bello entorno hasta llegar a Bolonia.

Comida y baños en la playa de Bolonia
Llegados a esta otra gran playa, pararemos para comernos los bocadillos o acercarnos al cercano Bar-Restaurante “Casa Ríos”, situado en la playa de Bolonia, en la zona conocida como El Lentiscal, donde dispondremos de una extensa carta: atún encebollado, frituras, ensaladas, pescados y carnes, bajo un techado que proporciona una buena temperatura para comer mientras tomamos un descanso.

Posteriormente, emprenderemos el regreso deshaciendo el camino que trajimos, para terminar, después de recorrer otros 8,5 kilómetros, en el punto de partida en el aparcamiento de El Lentiscal, en la playa de Valdevaqueros, donde veremos la práctica de surf, windsurf, wakeboard y las cometas sobrevolar sobre nuestras cabezas.

RECOMENDACIONES
- Llevad calzado y ropa adecuada ya que vamos a caminar por playas, algunas zonas rocosas y senderos por un pinar, por encima de la zona del mar.
- No olvidar bañador.
- Llevad calzado de repuesto para después de la playa.

DATOS GENERALES

Guías: José Antonio Quirós y Miguel Alonso.
Participantes llamad al coordinador: Miguel Alonso al teléfono 619 703 107
Entorno: Parque Natural del Estrecho.
Localidades: Valdevaqueros-Bolonia en Tarifa, Cádiz.
Itinerario: recorrido desde la playa de Valdevaqueros a la de Bolonia y regreso a la de inicio en Valdevaqueros.
Recorrido: lineal.
Longitud recorrido: 17,2 kilómetros entre ida y vuelta.
Duración aproximada de la excursión: 6 a 7 horas, dependiendo de los baños.
Dificultad: Media-Baja.
Tipo de terreno: playas, dunas y senderos.
Salida de Estepona: 8:00 horas del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro: 10:00 horas en el aparcamiento de El Lentiscal, situado en la playa de Valdevaqueros.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): calzado para la playa y senderos, bastones, pantalones cortos, agua, bocadillo, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, bañador, gafas de sol, crema de protección solar, vaselina líquida para protegerse de la salinidad del agua del mar, silbato, bebidas isotónicas, frutos secos, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.

NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador/a del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo. Solicitarán la Licencia Federativa de Día llamando al club antes de las 12 horas del jueves día 14 de julio.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario. En el caso de esta ruta, multiplicaremos por 2 (ida y vuelta) los 87,3 kilómetros que nos dan 174,6 que multiplicaremos por 0,23 euros resultando 40,158 euros que dividiremos entre los ocupantes del vehículo.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR  teléfono 902 110 026

                       VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF


  EL TIEMPO EN LA PLAYA DE BOLONIA-TARIFA A 7 DÍAS


 SITUACIÓN DEL BAR ESTADIO DE ESTEPONA

  RECORRIDO EN COCHE DESDE ESTEPONA A LA PLAYA DE VALDEVAQUEROS

   Iniciando la ruta, a primera horas de la mañana, caminando por la playa de Punta Paloma.

   Caminando junto a la costa bajo los acantilados.

 Sorteando una zona de piedras del recorrido por la costa.

  Por un sendero sobre el acantilado al pie de un pinar rodeados de lentiscos.

  Caminando por la zona de las piscinas naturales.

  El sendero cercano a la playa.

   Por la playa de Bolonia.

  De regreso a la playa de Valdevaqueros al fondo de la imágen.

La playa de Valdevaqueros con las cometas sobrevolando sobre el mar.

sábado, 16 de julio de 2016

Recorrido de Genalguacil al río Genal y, por su cauce, a la venta San Juan


CRÓNICA: MIGUEL ALONSO
De Estepona salimos a las ocho y veinte de la mañana un grupo de 9 compañeros distribuidos en 2 coches, dirigiéndonos a la avenida de Andalucía para desviarnos por la carretera MA-8301 hacia el puerto de Peñas Blancas (975 m).

Desde este lugar, continuamos hacia Genalguacil por la carretera MA-8302, que sigue de frente, hacia la izquierda, y que nos llevaría directamente al pueblo después de haber recorrido, desde Estepona, 41 kilómetros en unos 45 minutos. La carretera tenía un trazado de muchas curvas, por lo que debimos conducir con precaución y además, por las obras que se estaban ejecutando para asfaltar el último trazo que lleva años sin ejecutar.

Ya en Genalguacil, tuvimos que atravesar el pueblo hacia la salida del mismo, parando ante la Venta Las Cruces (10:00 h), lugar donde comenzaríamos el sendero hacia el Prado de la Escribana, junto al río Genal.

En este lugar tuvimos que esperar a que, en dos coches conducidos por Jesús Dominguez (nuevo socio) y José Antonio, regresaran de la Venta San Juan, distante unos 3,5 kilómetros, lugar donde finalizaba la ruta, a dejar uno de los coches para, al termino de la ruta, volver en ese coche a recoger el otro vehículo.

El río Genal
Sin duda, el Genal y sus afluentes es la unidad ambiental más destacada de esta etapa, tanto por la belleza de su cauce con sus vegas, meandros y sotos como por las actividades tradicionales vinculadas al río y su ribera, como son las huertas y los molinos.
El paisaje es totalmente forestal, con diversas especies arbóreas dominantes, en especial alcornoques y quejigos, pero también castaños y pinos resineros.

El bosque en galería multiespecífico tiene un papel preponderante en el fondo de un valle en forma de “uve” muy cerrado, con fuertes pendientes, en un terreno de esquistos y pizarras. Entre las especies de ribera destacan los grandes álamos y chopos, los sauces y los tarajes.

La ruta
Al fin, una vez de vuelta los compañeros, iniciamos la bajada hacia el río (11:00 h). En el arcén de la carretera había una tablilla indicativa de la dirección a seguir, el sendero de pequeño recorrido (PR-A 240) de Genalguacil a Benarrabá, dejando a nuestra derecha una pista polideportiva para después abandonar el trazado de la vereda de los Limones y del PR-A 240 y encaminarnos por la vereda de las Cañas, que se desprendía a la izquierda por una fuerte pendiente, donde otra tablilla en un poste indicaba 4.600 metros al Prado de la Escribana.

A llegar a la altura de un grupo de chaparros alineados con el sendero, descubrimos a la izquierda un carril, al cual se accedía por una angarilla. Por el margen contrario discurría el arroyo de las Cañas. El sendero acababa uniéndose al carril de acceso a la casa de las Cañas. Inmediatamente después nos unimos al carril principal, tomándolo hacia la derecha. Un poco más adelante, vadeamos por un puentecillo el arroyo de las Cañas para continuar caminando un buen trecho en llano con el río Almarchar a nuestra izquierda.

Continuamos por la pista forestal que une Benarrabá con Genalguacil, pasando junto a la entrada de la finca El Chicharal, siendo visibles unas palmeras de gran altura junto a la casa. Al poco llegamos al Prado de la Escribana y allí nos sentamos bajo la sombra de los árboles para tomarnos un tente en pie.

Recorrido por el río Genal
Es uno de los mejores referentes de belleza ribereña y valor ecológico en la provincia de Málaga que atesora una interesante diversidad de especies vegetales y animales, tanto dentro como en los alrededores de sus aguas, al mismo tiempo que conserva enclaves casi vírgenes, poco acostumbrados a la presencia humana.

Después del descanso en la Escribana, continuamos el recorrido dividiéndonos en dos grupos: la mayoría optamos por caminar por el cauce del río y otro pequeño grupo continuó por el sendero balizado correspondiente a la etapa 27 de la Gran Senda de Málaga (Benalauría - Genaguacil).

Caminábamos, a través de numerosos túneles de vegetación de ribera, uno de los alicientes de esta ruta fluvial, que nos esperaban a lo largo del camino. El agua estaba a buena temperatura y el calor era mitigado por el frescor del agua y la arboleda que nos preservaba del sol. A nuestra derecha, las pasarelas metálica por las que caminaban los compañeros que prefirieron ir por el sendero.

El paso por el río era lento ya que el cauce estaba cubierto por piedras con verdín, que nos imponían tomar mucha precaución ante posibles accidentes. Pero sí pudimos disfrutar del frescor del agua y de algún chapuzón, a la vez que del canto de los pájaros que abundaban a lo largo del recorrido.

Los compañeros que caminaban por el sendero nos contaron que el recorrido fue muy agradable, en un punto tuvieron que servirse de un cable de acero para pasar pegados a una pared rocosa, muy bien instalado, que facilitaba el paso por un corto trecho sin más protección que el cable. El sendero continuaba por varias zonas de bajada y subida, con unos peldaños confeccionados con unos palos de madera atravesados que facilitaban salvar las pendientes y que permitía bajar al río a bañarse.

Llegamos a una zona más abierta, encontrando con una vieja casa abandonada (14:00 h). Ya estábamos muy cerca de nuestro punto de destino, una chopera, la referencia de que estábamos a la altura del Camping San Juan y los restos de un antiguo molino de agua.
Al fin llegamos a la Venta San Juan (14:15 h) que se encontraba a pie de carretera y al puente, donde está la divisoria de los pueblos de Algatocín y Jubrique.

Comida en la Venta San Juan
Tuvimos que esperar a los compañeros que venían por el río ya que su caminar por el cauce les hacía ir más lentos.

Teníamos hambre por lo que, pasado un ratito, pedimos nuestro menú, pero enseguida llegaron los compañeros que hicieron la petición del suyo. En primer lugar pedimos unas jarras de cerveza para saciar la sed que traíamos. Casi todos optamos por platos combinados de pinchos de morcilla, chorizo y trozos de carne con patas fritas, Las ensaladas variadas no faltaron y finalmente cada uno pidió el postre que le apeteció: helado, flan…

Baños en "Charco Picao"
Tras un buen rato de sobremesa decidimos, tras la foto del grupo ante la fachada de la venta, irnos al río (17:00 h) a una zona situada en las inmediaciones de la venta. Una playita muy agradable, bajo la sombra de unos árboles, donde reposamos los alimentos tumbados bajo unos chopos, algunos llegamos a dormirnos, mientras otros se volvieron a introducir en el río para darse un último baño en el denominado “Charco Estrecho” o “Charco Picao”.

Después de los baños y el consabido descanso, emprendimos el regreso a Estepona.
Pasmos un bonito día disfrutando de lo lindo

DATOS GENERALES

Guías: José Antonio Quirós y Miguel Alonso.
Participantes llamad al coordinador: Miguel Alonso a su teléfono móvil 619 703 107
Entorno: Valle del río Genal (Sierra Bermeja).
Localidades: Términos de Genalguacil-Algatocín, Málaga.
Itinerario: desde Genalguacil, bajada al Prado de la Escribana y, continuando por el cauce del río o vereda junto al Genal, a la venta de San Juan.
Recorrido: lineal.
Longitud del recorrido: 8 kilómetros.
Duración aproximada de la excursión: De 8 a 9 horas (comida en la venta y baños incluidos).
Dificultad: Media.
Tipo de terreno: camino, senderos, pasarelas y cauce del río.
Salida de Estepona: 9;00 horas del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro: 10:00 horas en la Venta Las Cruces, situada en la salida de Genalguacil hacia Algatocín.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): botas de montaña, zapatos para andar por el río, bastones, pantalones cortos, agua, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, guantes, bañador, gafas de sol, crema de protección solar, silbato, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.

NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador/a del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo. Solicitarán la Licencia Federativa de Día, llamando al club antes de las 12 horas del jueves día 14.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario. En el caso de hoy multiplicaremos los 41 kilómetros por 2 (ida y vuelta) y el resultado de 82 por 0,23 nos da 18,86 euros a dividir entre los ocupantes del vehículo.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR  teléfono 902 110 026



 El grupo en el Prado de la Escribana, al comienzo del sendero junto al río Genal. De izquierda a derecha: José Antonio Quirós, Jesús Dominguez, Toñi Torrecilla, María Lozano, Juan Manuel Usero, Antonio Martín, Miguel Alonso, Francisca del Río y Francisco Quirós.

                      VERSIÓN IMPRIMILE EN FORMATO PDF

                CROQUIS DEL RECORRIDO (Manuel Manzanares)








sábado, 9 de julio de 2016

Recorrido fluvial Angosturas del río Guadalmina


De Estepona partiremos en sentido Málaga, desviándonos en el kilómetro 168,5 (salida a Benahavís). Al llegar a la rotonda, pararemos junto a la gasolinera de Repsol para unirnos al resto de compañeros que vengan de otros lugares. Posteriormente continuaremos, por la segunda salida de la rotonda, la carretera A-7175, que nos llevará, antes llegar a Benahavís, a la primera zona de aparcamiento cerca de la carretera, para dejar los coches y comenzar la ruta. Hasta aquí habremos recorrido unos  23 kilómetros desde Estepona en una media hora aproximadamente.

Recorrido por la acequia
En vez de seguir por la carretera hacia la Charca de las Mozas, recorrido de unos tres kilómetros, unos metros más adelante se inicia un puente de madera por el que cruzaremos el río hasta la ladera opuesta a la carretera, bajo la que transcurre el cauce, unos 40 metros por encima del nivel fluvial. En el extremo del puente, en la ladera de la montaña, pasa la gran acequia de Guadalmina con más de un siglo de vida, que forma parte del rico patrimonio hidráulico.

Continuaremos el recorrido por la acequia, camino que haremos relajados y protegidos de los rayos solares por unos túneles de abundante y variada vegetación que flanquean la acequia, disfrutando de una perspectiva diferente a la de las angosturas, que ahora recorremos a media altura por la vertiente oriental, pasando por un pequeño acueducto que salva el arroyo del Coscojar y que nos sirve de puente a nuestro paso. A nuestra izquierda, al frente de la vista, asoma el cerro de Montemayor y en el sentido de nuestra marcha, cada vez más cerca, el pueblo de Benahavís.

Al cabo de una hora de camino, aproximadamente, llegaremos a punto donde la acequia recibe el agua del río, un cruce donde un camino de acceso a una finca baja a nuestra derecha y que, en unos pasos, nos acercará a la carretera de Benahavís. Desde este lugar  caminaremos unos 20 minutos por un acerado al lado de la carretera, que nos conducirá a las escalinata por la que accederemos a la “Charca de las Mozas”, de unos cinco metros de profundidad, situada en la ladera sur del Tajo de los Novios, punto de inicio del recorrido por el cauce fluvial.

El río Guadalmina
De 28 kilómetros de longitud, el Guadalmina nace en la Sierra Bermeja, en las inmediaciones del Puerto del Madroño, en el término municipal de Igualeja, pero el agua permanente se encuentra más abajo, en el municipio de Benahavís, de donde surge por los acuíferos kársticos formando un paraje denominado "Las An-gosturas". Desemboca en el municipio de Marbella junto a San Pedro de Alcántara, sirviendo de separación entre los términos municipales de Estepona y Marbella. El río queda encajonado en un corto desfiladero, “Las Angosturas del río”, de unos dos kilómetros de longitud, originando diferentes charcas y pozas rodeadas de paredes rocosas al pie de espectaculares tajos.

Recorrido fluvial
A partir de este lugar comenzaremos el recorrido por el río, en el sentido de la corriente, iniciando el primer contacto con el agua bajando por un tobogán formado por la erosión del agua sobre las rocas. Después de esta primera poza, continuaremos por una zona del río muy pedregosa. Este tramo tendremos que recorrerlo con cuidado ya que presenta una cierta dificultad debida al verdín acumulado en las piedras que la hacen resbaladizas.

Las siguientes pozas las pasaremos con el agua a la altura de la cintura. Poco a poco, nos iremos adaptando a la temperatura del agua, comprobando que los tramos más fáciles son los que hagamos nadando o dejándonos llevar por la corriente del agua.

Según avanzamos, el río se va encajonando, cada vez más, a través de las paredes rocosas que albergaban gran cantidad de plantas rupícolas, llegando a una estrecha garganta o cahorro, cuyas paredes se pueden tocar con los brazos estirados en cruz. Las pozas empezarán a tener mayor profundidad, lo que obligará a nadar entre las paredes verticales donde es difícil encontrar puntos de agarre.

Como el recorrido es corto, no tenemos prisa por llegar, por lo que iremos disfrutando tranquilamente. Según avanzamos, entraremos en una zona donde casi no se ve el sol y la luz se cuela por las rendijas de la parte alta, entre las rocas, creando un bello espectáculo. A ambos lados, las rocas están cubiertas por unos pequeños helechos y musgos cuyo verde da un fresco muy agradable a nuestro paso.

Por la zona de los sifones
Llegaremos a una de las zonas más interesantes del recorrido, una cueva que sirve de túnel, ya que se atraviesa, donde en épocas de lluvias se puede formar un sifón.
Durante varios metros de recorrido tendremos que nadar por un pasillo entre las rocas, donde el agua tiene más profundidad y por ende, más fría. Las paredes no ofrecen puntos donde agarrarse, es la zona conocida como el “Primer sifón”. Si miramos hacia arriba veremos la formación de estalactitas.

Más adelante, llegaremos a un tramo subterráneo, el llamado “Segundo sifón”. Al fin, la luz del sol comenzará a colarse por las grietas de este túnel tan espectacular, saliendo al final a una zona más abierta, donde, de nuevo, veremos los deslumbrante rayos solares, continuando ya por tramos de poca profundidad.

Al cabo de dos horas de recorrido llegaremos a una pequeña presa, la del Río Guadalmina, que tendremos que bajar teniendo dos opciones: una, haciendo un corto rappel agarrados a una cuerda con nudos y con la ayuda de los compañeros y otra, bajando por una especie de tobogán al agua.

Todavía nos queda un tramo de pozas, con profundidad, donde tendremos que nadar unos diez minutos, llegando a la zona donde se abre el cauce y se acaban las angosturas, justo bajo el nuevo puente de madera. El recorrido finaliza en una última poza llamada “Charca de los tubos“. 

Comida en la piscina municipal de Benahavís
Una vez finalizado el recorrido, los que quieran, nos trasladaremos al recinto de la Piscina Municipal donde podremos comer arroz a la paella de marisco, patatas con huevos fritos, filetito de cerdo y por supuesto unas cervezas. Finalmente unos cafelitos y un chupito de orujo para digerir.

Después de la comida, daremos por finalizada una bella y emocionante jornada, regresando a nuestras casas.

RECOMENDACIONES
- Llevad bañador, toalla, agua, crema de protección solar. Es muy importante que llevéis zapatos con suela adherente y con grosor suficiente para andar por el río.
- Llevad tabla de natación o similar para flotar en el agua.
- No olvidar llevar algún calzado de repuesto para después de la ruta.

DATOS GENERALES

Guías: José Antonio Quiirós y Sofía Mateos.
Participantes llamad al coordinador: Rafael Rodríguez al teléfono móvil 656 680 094
Entorno: Sierra de las Nieves.
Localidad: Benahavís, Málaga.
Itinerario: desde el cruce de la carretera A-377 con la MA-528 que lleva a Casares.
Recorrido: circular.
Longitud del recorrido: 5 kilómetros.
Duración aproximada de la excursión: 3 a 4 horas.
Dificultad: Media.
Tipo de terreno: sendero y cauce rocoso del río.
Salida de Estepona: 10:00 horas del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro:10:30 horas en la gasolinera de Repsol, situada en la MA-547, entrando hacia Benahavís tras dejar la autovía A-7 en la salida 168.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): zapatos de suela gruesa para andar por el río y el sendero, bañador, gorra, gafas de sol, crema de protección solar, silbato, fruta fresca, pantalones cortos, bebidas isotónicas, agua, bocadillo, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.

NOTA: la mochila se deja en el coche con la comida para luego comer en el parque.

NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador/a del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo. Solici-tarán la Licencia Federativa de Día, llamando al club antes de las 12 horas del jueves antes de la ruta.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR  teléfono 902 110 026


                 VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF


 


  El grupo en la "Acequia del Guadalmina". De izquierda a derecha: Sofía Mateos, Miguel Ángel Pernas, Antonio Navas, Ana María de Torres y Javier. Hace la foto José Antonio Quirós.

  Puente de madera sobre el Guadalmina, que parte de la carretera hacia la loma de la acequia.

  El río Guadalmina visto desde el puente de madera.


  Caminando por la acequia del Guadalmina.


  En la acequia del Guadalmina y al fondo, las casas del pueblo de Benahavís.


    Bajando a la carca de las Mozas por un tobogán en las rocas.

 Nadando por el río tras cruzar una zona de cueva.



 Bajando por la pequeña presa a modo de tobogán.

   La Charca de los Tubos, última poza del recorrido.  


martes, 5 de julio de 2016

Senderismo en Madeira, el trópico más cercano

Nuestra estancia en Madeira transcurrió desde el martes día 5 de julio hasta el martes día 12, estancia que dedicamos a realizar varias rutas de senderismo por la isla de Madeira, el trópico más cercano, con visitas turísticas a algunas ciudades emblemáticas de la zona. Con estos días de estancia en Madeira, continuamos con el precedente de años anteriores que viajamos al sur de Irlanda, a la Selva Negra en Alemania y a los Cárpatos en Rumanía, y que pensamos continuar cada año, tanto por nuestro país como por el extranjero.

DATOS GENERALES
Coordinadora de Viajes Alventus en Sevilla: Ana Gallego, teléfonos 699 786 184 ó 954 210 062
Coordinadora de Los Pinsapos: Isabel López, teléfono 625 628 157.
Guía de Viajes Alventus: Antonio Benítez
Entorno: Isla de Madeira en el Oceano Atlántico.
Localidades: Funchal y Porto Moniz | Madeira.
Salida de Estepona: martes 5 de julio a las 7:30 del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando de Estepona.
Punto de encuentro: 9:30 horas en el Aeropuerto de Málaga, Terminal T3 planta P1, mostrador facturación de Tap Portugal. El avión sale a las 11:30 horas con escala en Lisboa de 12:00 a 14:20 horas, llegando a Funchal a las 16:05.
Documentación imprescindible: Pasaporte o Documento Nacional de Identidad (DNI) requerido para el vuelo y Tarjeta Sanitaria Europea.
Equipo obligatorio para las excursiones: mochila, botas de montaña, bastones, chubasquero, pantalones largos, gorra, guantes, gafas de sol, silbato, agua, bocadillo y bebidas isotónicas.
Se recomienda: cámara fotográfica, prismáticos y teléfono móvil con sus cargadores correspondientes.
Equipo: maleta (a facturar) donde llevar útiles de aseo, ropa interior, pijama, bañador, zapatillas o calzado para descansar los pies después de las excursiones, camisetas, pantalones de reserva y los bastones para andar.


MARTES DÍA 5 DE JULIO

Viaje en avión desde Málaga a Funchal y traslado a Porto Moniz

CRÓNICA: ISABEL LÓPEZ
A las 9:30 horas nos concentramos 19 personas frente al mostrador 354 de TAP (compañía aérea de Portugal) que nos llevaría a Funchal, Madeira, con una escala previa en Lisboa.
El primer encuentro lo tuvimos al coincidir en el garaje SP, cerca del aeropuerto, donde dejamos los coches que nos trajeron de Sotogrande, Estepona, San Pedro de Alcántara, Marbella y Monda. Allí coincidimos con Juan de Dios y su esposa Aurora, que venían de Motril; Paco y su mujer Lucía y nuestra futura amiga Pilar, que los acercaron sus hijos al aeropuerto.
Muy pronto, Antonio Benítez, nuestro “gran guía” de Alventus, conocería al grupo que le había tocado conducir durante nuestra estancia en Madeira.

Tras la facturación y paso por el control de seguridad, embarcamos por la puerta D49 y a las 11:30 horas. Partimos en un ATR 42-600, avión pequeñito con hélices.
Hora y media después llegamos a Lisboa, donde atrasamos nuestros relojes una hora para adaptarlos a la hora local portuguesa. Nos quedaban aún más de cuatro horas para tomar el avión que nos llevaría a Funchal, por lo que tuvimos tiempo de almorzar y dar varias vueltas alrededor de la plaza donde convergían las tiendas y los locales de restauración. La espera se nos hizo larga y para colmo debimos aguardar 30 minutos más, ya que nuestro vuelo llevaba demora.

Llegada al aeropuerto de Funchal
Hora y media después de salir el avión, adivinamos desde el aire las primeras siluetas de la isla, en este caso la Península de San Lorenzo, donde por fin aterrizamos en el aeropuerto de Funchal (https://es.m.wikipedia.org/wiki/Aeropuerto_de_Madeira), considerado uno de los más peligrosos. Últimamente fue modificada y ampliada la pista en un kilómetro gracias a la construcción de un viaducto sobre el mar. Los pilares de la misma miden un total de 120 metros, 60 por encima y 60 por debajo del nivel del mar. La autovía la cruza por debajo y hay zonas de aparcamiento, ocio, jardines y pistas deportivas.

Tras recoger las maletas, salimos al exterior donde nos esperaba Miguel, el conductor del microbús negro que nos acompañaría durante los siguientes días. Una vez acomodados, Antonio, el guía, tomó el micrófono para presentarse y hablarnos sobre el programa de los próximos días. Nos dijo que no quería dar muchas explicaciones de la isla, que prefería que fuéramos tomando personalmente las primeras impresiones.

Lo primero que nos llamó la atención fue el relieve y la composición volcánica del terreno, el verdor; las pequeñas huertas escalonadas que a lo largo de muchos años han logrado tallar y abancalar en las paredes verticales; la constante presencia de agua por todos lados; las grandes obras de ingeniería civil (canalizaciones, viaductos, túneles) para vencer las dificultades que presenta la orografía.

Viaje hacia Porto Moniz
Tras atravesar muchos túneles, algunos bastante largos, llegamos a la parte norte de la isla y, siguiendo la estrecha carretera costera, salpicada de túneles a media altura del acantilado que se precipitaba sobre el mar, llegamos a Porto Moniz, una de las ciudades más antiguas de la isla y que hasta finales de los años cuarenta estaba bastante aislada, ya que se accedía sobre todo por el mar.

Nos alojamos en el Hotel Moniz Sol, situado en un lugar precioso, frente a las piscinas naturales y el Acuario. Tras el reparto de habitaciones, nos apresuramos a darnos una duchita y cambiarnos de ropa para bajar a cenar, no sin antes disfrutar de las preciosas vistas que nos ofrecían las terrazas de nuestras habitaciones.

Cena y copa de bienvenida a Madeira
En la cena, nos ofrecieron una copa de vino de Madeira para darnos la bienvenida y brindar por una feliz estancia en la isla y por el grupo Los Pinsapos.

Ya sólo nos restaba el descanso para estar dispuestos a comenzar las actividades programadas para los días venideros.


GALERÍA FOTOGRÁFICA
 (Fotos: Isabel López) en elaboración.



 
MIÉRCOLES DÍA 6 DE JULIO

Recorrido por Rabacal, cascada do Risco y Cascada 25 Fontes

CRÓNICA: MANUEL MUÑOZ 

Comienza nuestra semana de senderismo en la isla. Después del merecido descanso, nos reponemos de energía en el desayuno-buffet del hotel y nos citamos en la puerta del mismo a las 9 de la mañana. Nos esperaban Antonio el guía del Al-Ventus y Miguel, el conductor local del autobús que durante la semana nos llevarán y recogerán al principio y fin de cada ruta.


A la hora indicada y sin retraso, los 19 integrantes del grupo salimos hacia la parte central de la isla. Tras Paúl da Serra, un páramo situado a 1.500 metros de altura, llegamos al cruce de Rabacal, donde comenzamos nuestra primera ruta de senderismo en Madeira.



Era una ruta de 12 kilómetros y de fácil recorrido, la dificultad es baja a la “Cascada do Risco” y media a “25 Fontes”, por lo que comenzamos por un recorrido suave aunque de una belleza indescriptible, muestra de lo que veremos en Madeira durante toda la semana. En resumen, un recorrido cómodo, de unas 5 horas, por un camino de levadas, con un desnivel en ascenso de alrededor de 320 metros, el mismo que haríamos al descenso.



La Cascada do Risco

La primera parte del recorrido discurría por un hermoso brezal que nos llevó a la “Cascada do Risco", siguiendo la primera levada o acequia que nos condujo a la misma y que no tenía apenas desnivel. Después descendimos por otro sendero para visitar la “Cascada de las 25 Fuentes” que es la levada más visitada de Madeira, adentrándonos en el bosque de “Laurisilva”, declarado Patrimonio de la Humanidad Natural por la UNESCO en 1999. Este bosque de laurel está considerado como una reliquia por ser muy abundante en épocas pasadas y hoy estar prácticamente extinguido, es un bosque de gran belleza con continuas cascadas, saltos de agua y con hermosas vistas.


El paisaje era espectacular; vegetación por todos lados, con laderas cubiertas de musgos, plantas y flores. El sonido del agua ponía la música de fondo al lugar. La frondosa vegetación era tan tupída que llegaba a parecerse a una selva amazónica.



Hicimos un alto en la espectacular “Cascada do Risco” para hacer fotos, disfrutar del espectacular paisaje y tomar un bocadillo.


Continuamos por la senda enlazando con la “Levada de 25 Fontes”, también espectacular, con multitud de chorros y delicadas cascadas que se desprendían cayendo hacia una laguna rodeada de helechos, laurisilva y musgo, todo un mundo de verdes diferentes.

Los pinzones de Madeira
Un momento espectacular y único ocurrió cuando un grupo de pinzones de Madeira se acercó al grupo, a muy corta distancia, comiendo pan directamente de nuestras manos y ofreciéndonos un concierto de cantos y trinos que será difícil olvidar.

Accidente sin consecuencias
En este trayecto, nuestra compañera María Martín, de Monda, cayó al vacío al dar un mal paso, cayendo de cabeza a la espesura, gracias a dios no le pasó absolutamente nada, ni un solo rasguño, el accidente fue debido a la cantidad de grupos y senderistas que nos cruzaban continuamente y a la estrechez del sendero. Le pudo haber ocurrido a cualquiera. Tras un breve descanso, atravesamos el “Túnel del Jinete”, con una longitud de 800 metros, con tramos muy angostos y techo bajo, por lo que tuvimos que hacer uso de linternas y andar agachados esquivando al mismo tiempo los charcos de agua que cubrían el suelo en algunos tramos.
Continuamos hasta el lugar donde nos esperaba nuestro autobús, llegando a nuestro hotel a las 16:20 horas.

Un buen comienzo para nuestras vacaciones y un preludio para lo que vendría en los dias sucesivos en esta maravillosa isla tropical.



  Grupo de participantes: de izquierda a derecha, de rodillas, Miguel, conductor del autobús, Pepe García, Salvador Guerrero y José María García de la Nava. En la segunda fila: Aurora Jiménez, María Martín, María de África Morilla, Lucía Álvarez de Sotomayor, María Ruiz y Pilar Millán. Tercera fila: Pilar Cañizo, Juan de Dios Cabezas, Manuel Muñoz, Inés Gil, Francisco Gonzalez, Marina Bruynnooghe, José María García de la Nava Ruiz, Luisa Cañizo, Isabel López y Francisco Vera. No sale Antonio Benitez, guía de Alventus, que hace la fotografía.

GALERÍA FOTOGRÁFICA
 (Fotos: ) en elaboración.



JUEVES DÍA 7 DE JULIO

Recorrido por las levadas de Portela y Ribeiro Frio

CRÓNICA: LUISA Y PILAR CAÑIZO

Longitud: 11 kilómetros
Dificultad: Media
Duración: 5 horas
Inicio de la ruta: Portela
Final de la ruta: Ribeiro Frio
Altitud mínima: 520 metros
Altitud máxima: 870 metros

Salida desde Porto Moniz  a las 9 de la mañana en el autobús, que como cada día nos espera a la puerta del hotel, que nos llevaría hasta en comienzo de la ruta, a una distancia de unos 60 kilómetros, recorrido en el autobús de aproximadamente 1:30 horas.

Al comenzar la ruta, nos encontramos con una subida  de 1 kilómetro aproximadamente, con escalones de tierra y troncos de eucalipto, por lo que,  no  se hacía muy costoso subir.

Recorrido por un bello entorno natural
Este recorrido es uno de los más bonitos de la isla de Madeira, donde se puede descubrir su patrimonio natural. Nos sorprendió la diversidad de árboles y plantas, así como la gran variedad de helechos, musgos… que nos acompañarían durante todo el recorrido. Esta diversidad  es  debida a la gran humedad que hay en la zona. A lo largo del camino nos encontramos con maravillosas cascadas, que iban refrescándonos el camino. Los rayos de sol atravesaban las gotas de agua que iban cayendo como un manto iluminado, un maravilloso espectáculo que nos ofrecía la naturaleza.

Un bonito paseo, tranquilo y sereno que se va desarrollando al lado de las levadas, esos canales que van transportando suavemente el agua de una parte de la isla a la otra. En algunas zonas del recorrido, el paso era tan estrecho que solo podía pasar una persona y en la parte de abajo pudimos apreciar un gran desfiladero, por suerte, a lo largo de toda la ruta había barandillas que nos daban seguridad al atravesar estos pasos tan estrechos. También nos encontramos con túneles y algunas charcas naturales, donde nos pudimos bañar, aunque el agua estaba un poco fría debido a la gran arboleda que había, como eucaliptos, pinos, laureles, brezos…

De vez en cuando aparecía algún pinzón que se acercaban a nosotros, sin ningún temor, por lo que se veía que estaban acostumbrados al paso continuado de la gente. Las lagartijas eran también nuestras compañeras de viaje, se encontraban por todas partes,

La piscifactoría de Ribeiro Frio
A nuestra llegada a Ribeiro Frio nos encontramos con su piscifactoría. Aquí se llega por la carretera que une Funchal con Santana. Ribeiro Frio es un criadero de truchas estatal. Es pequeña, varios estanques circulares y rectangulares con las truchas de distinto tamaño. Lo destacable es el entorno en que se encuentra. Rodeado de mucha vegetación frondosa y bien cuidada y con muchas flores, a cual más vistosa.

Al finalizar nuestra ruta, nos refrescamos con una buena cerveza en un bar tipico de la zona, un enclave maravilloso para disfrutar de la naturaleza.

GALERÍA FOTOGRÁFICA
 (Fotos: ) en elaboración.




VIERNES DÍA 8 DE JULIO

Subida a los picos do Areeiro y Ruivo y Achada do Teixeira


CRÓNICA: JOSÉ GARCÍA Y MARÍA MARTÍN
PERFIL DE LA RUTA

Longitud: 11,65 kilómetros

Recorrido: Lineal

Dificultad: Moderado-Difícil

Desnivel acumulado en subida: 581 metros

Altitud Mínima: 1.538 metros

Altitud Máxima: 1.871 metros



Salimos del hotel ”Moniz Sol”, situado en Porto Moniz a las 8 de la mañana en autobús, subiendo por sinuosas y vertiginosas carreteras y atravesando diversos túneles para realizar una de las rutas de montaña más emocionantes de Madeira.

Subida al pico do Areeiro
El sendero comenzaba en el mismo aparcamiento de Pico Ariero situado a 1.818 metros de altitud, donde se encuentra situado un radar militar (según el guía). Dejando el restaurante a la derecha, subimos hasta el punto geodésico del pico. Unos 15 minutos más tarde llegamos al “Mirador do Minho da Manta” (ratonero común de Madeira donde anidaba, supuestamente, esta ave rapaz), desde donde pudimos contemplar espléndidas vistas sobre el Valle de la Ribeira da Faja da Nogueira y gran parte de la Cordillera Montañosa Central.

Por un camino, asegurado por un cable metálico, bajamos hasta el Túnel del Pico do Gato, de unos 50 metros de longitud y por lo general muy húmedo.

Después del túnel el camino se bifurcaba, tomando nosotros el camino de la derecha, camino bastante empinado después del cartel “Fonte” hasta la ladera este del Pico das Torres. Desde aquí descendimos hasta llegar a un segundo túnel. A la salida de éste seguimos por la derecha.

Tras un ascenso encontramos el camino que subía desde Achada do Teixeira y al cabo de unos minutos llegamos al refugio “Casa de Abrigo” del Pico Ruivo, donde descansamos unos minutos. Después de este merecido descanso emprendimos el ascenso hacia el Pico Ruivo (el más alto de la isla de Madeira) situado a 1.862 metros sobre el nivel del mar, desde donde contemplamos unas vistas maravillosas.

Regreso a Porto Moniz
Después de las fotos de rigor de grupo, descendimos al refugio. Allí comimos y repusimos fuerzas para seguir el camino que nos llevaría a una explanada dónde nos esperaba el autobús para regresar a Porto Moniz.

A lo largo de este corto trayecto (del refugio al aparcamiento), a nuestra izquierda había situadas unas especies de chozas de piedra con asientos a ambos lados para el descanso del caminante, que son pequeños refugios.

En el camino de regreso paramos en el mirador, cerca de Santana, desde  donde contemplamos una vistas maravillosas. Después de deleitarnos los sentidos con brisa maracuyá, continuamos nuestro camino hasta llegar a nuestro punto de partida, el hotel “Moniz Sol”, donde pudimos descansar y relajarnos en su spa hasta la hora de la cena en el restaurante de dicho hotel.

El entorno
Este sendero (como todos los que hay en Madeira), estába perfectamente señalizado y acondicionado de 7 kilómetros de ida, que conecta los dos picos más altos de Madeira. Es formidable e incluye túneles, algunos declives acentuados y paisajes fabulosos del Macizo Montañoso Central, área integrante de la Red Natura 2000. Este es el único lugar conocido en el mundo donde anida el petrel de Madeira (Pterodroma madeira), especie endémica de la isla y considerada la más amenazada ave marina de Europa.

A lo largo del sendero se encuentran varias cuevas excavadas en las tobas volcánicas que servían de refugio a los pastores y al ganado. Así mismo, podemos observar diversas aves entre las que destacan las especies restringidas a Macaronesia, el canario (serinus canaria), el caminero de Madeira (Anthus berthelottii madeirensis) y el vencejo unicolor (apus unicolor), así como otras subespecies restringidas al archipiélago de Madeira, gorrión chillón (Petronia petronia madeirensis), pinzón común (Fringilla coelebs madeirensis).

Esta área es conocida por tener brezal de altitud y se caracteriza por la presencia de varios endemismos propios de Madeira, entre los que destacan la violeta de flor amarilla (viola paradoxa), brezo de Madeira (Erica madeirensis), orquídea de las rocas (Orchis scopolorum) y el trébol de Madeira (Anthyllis lemanniana). 


GALERÍA FOTOGRÁFICA
 (Fotos: ) en elaboración.






SÁBADO DÍA 9 DE JULIO

Ruta a Queimadas, Caldeiirao Verde y Illha

CRÓNICA: JOSÉ MARÍA GARCÍA DE LA NAVA RUIZ


Para empezar esta crónica quisiera hacer mención a un sentimiento general a cerca de la experiencia madereira. Sin lugar a dudas se ha tratado de un viaje a una isla atlántica de espectaculares paisajes y con una cultura propia resultado de la adaptación de la civilización moderna a tan singular orografía. De este modo hemos podido presenciar su poderosa naturaleza a través de las rutas senderistas realizadas, visitando sitios mágicos como “25 fontes”, caminando por la levada entre Portela y Ribeiro Frio con sus espectaculares vistas, presenciando las crestas entre Pico Areeiro, Pico Ruivo y Achada do Teixeira, y por último, visitando la Punta de San Lorenzo, que contrasta con el resto de la frondosa isla con un paisaje de tipo semidesértico. En fin, una gozada.

La ruta del día
Y no, no me olvido de la ruta de Queimadas, Caldeirao verde e Ilha. Los avatares de la vida hicieron que la responsabilidad de dicha crónica hayan recaído en mi

Ese sábado 9 de julio nos pusimos en marcha a las 9 de la mañana, en la puerta de nuestro hotel de Porto Moniz, donde nos recogió el autobús que conducía nuestro espléndido chofer, Miguel. De ahí partimos a la población de Santana. Allí pudimos visitar las casas típicas de Madeira, docarias tradicionales, con su tejado de brezo y todo muy bien adaptado para turistas como nosotros. También tuvimos tiempo de recargar baterías con un café, algún dulce y unos pocos con la Poncha tradicional y de Maracuya, que por cierto, están buenísimas.

Quizá nos excedimos un poco en tiempo, ya que, si hubiéramos ahorrado un poco, nos habríamos evitado lo que sucedió a continuación. Justo a la salida de Santana nos cortó el paso la policía delante de nuestras mismísimas narices, debido a un rally que se iba a realizar. Nos quedamos un tanto atónitos y nos vimos obligados a improvisar. Es decir, tratar de llegar a Queimadas, situado a unos 3 kilómetros, a pie. Pero claro, como suele ser habitual en Madeira, la carretera resultó ser toda cuesta arriba, con un calor que bien apretaba, tanto es así que no todos los integrantes del grupo eran capaces de lograr dicha hazaña. Guarecidos a la sombra de la vegetación a mitad de camino hasta Queimadas se nos ocurrió la idea de pedir auxilio a los habitantes de una casa de campo junto a nuestro refugio. Nos atendió una pareja a la que asaltamos en plena faena agrícola de recogida de patatas. Josao, el buen hombre, accedió a subirnos en su camión, el cual adecentó con un cepillo justo antes de subirnos. Qué simpático el buen hombre. Ni más ni menos que 13 personas en tan diminuto vehículo. Más que turistas parecíamos refugiados. En fin, este humilde señor salvó el magnífico paseo que nos esperaba, y tanto es así que fue muy bien recompensado.

Así fue la forma en que empezamos el camino desde Queimadas con casi 2 horas de retraso, hecho que afectó a algunas decisiones posteriores. 

En su primer tramo pudimos disfrutar de una vegetación frondosa de bosque de laurisilva, tratándose del bosque más parecido al original de toda la isla de Madeira, según la información que pude hallar. Interesante fue hallar una gran diversidad de briofitos, especies de musgo, como la hepática que es una especie en peligro de extinción en la península ibérica. También había una gran cantidad de helechos generalmente agrupados en los rincones sucesivos del camino. Luego llegamos a la levada, la cual tenía unas vistas impresionantes. Por momentos se elevaba a gran altura, siempre siguiendo una misma cota de altura, y serpenteando según las exigencias de la línea de la escarpada montaña.

Dado el retraso que llevábamos se tuvo que tomar la decisión de separar el grupo en dos. El primer grupo, compuesto por 7 miembros, tomarían el desvío a Ilha evitando los bajos túneles del camino que llevaban hasta Caldeirao Verde y de ese modo ganando tiempo. Aquellos miembros de la expedición que estaban más cansados tomaron esta opción. Mientras, el segundo grupo, tomarían rumbo hasta Caldeirao Verde, para luego volver a la intersección y continuar hasta Ilha. Continuaré por tanto mi crónica con este segundo grupo, ya que me uní a este para llegar al Caldero Verde.

Sendero a Caldeirao Verde 
Así pues, continuamos el camino, tras dejar el cruce atrás, y nos encontramos un primer túnel con techo muy bajito, tras un tramo de camino al aire libre un segundo túnel, todavía más bajito donde había que andar prácticamente en cuclillas. Algunos senderistas comprobaron la dureza del techo, o según se mire, de sus cabezas. Luego un tercer túnel, y un cuarto muy cortito, tras el cual nos encontramos un último tramo el cual era una levada estrecha de vistas frondosas engarzada en una pared natural a gran altura, tal cual que parecía suspendido en el misma cintura de la montaña. Y este finalmente llegaba a un desvío a 100 metros de la famosa Caldera Verde, que subía a la vera de un arroyo hasta tan espectacular enclave.

Allí se hallaba una poza de agua transparente que se alimentaba de un altísimo caño de agua que caía desde casi 300 metros de altura. La montaña se cerraba de tal modo alrededor de la charca que allí donde se mirase daba la sensación de haber caído en el fondo de un pozo de descomunales dimensiones. Toda la pared impregnada de vegetación le daban ese color verde, y supongo yo que de ahí el nombre, Caldero Verde. Magnifico lugar donde, sin lugar a dudas, todos disfrutamos del paisaje y también del merecido descanso. Aprovechamos para tomar nuestro picnic, mención especial a Juan de Dios y Paco que almorzaron su habitual tomatada. Y ya que no lo pude resistir, me di un baño en las muy frías aguas del caldero.

Camino señalizado con flechas de vegetales
Reiniciamos el camino a paso ligero pues se estaba haciendo tarde. De vuelta al cruce hacia Ilha. Algún otro golpe en la cabeza en los dichosos túneles. Luego, llegados al cruce proseguimos hacia Ilha, abandonando la levada y esta vez en un trayecto de bajada de pendiente. Esta parte del camino se definía por la cantidad de escalones que en él se hallaban continuamente. Y así proseguíamos hasta encontrar una bifurcación, y lo peor de todo, Antonio, el guía, se había ido con el primer grupo. Afortunadamente, Antonio y el resto del primer grupo se acordaron de nosotros y nos pusieron una flecha indicativa utilizando ramas y flores. Pero no fue la única, hubo una segunda, una tercera, una cuarta y hasta una quinta flecha. Usando ramas, piedras o cualquier cosa que encontrasen. Que útiles son esos cursos de boy scout, imposible perderse.

Y entre flecha y flecha estaba el camino que en ocasiones se metía en la tierra como si de mismísimas trincheras se tratasen, en ocasiones con el techo cubierto por la vegetación. Vaya camino variopinto y fascinante. Así se sucedieron varios tramos hasta llegar al tramo final, cerca de la población de Ilha, donde podíamos observar desde nuestra posición al mismísimo océano a nuestra derecha y las montañas de madeira desde el océano y crecientes hasta nuestra izquierda. Así fue como dejamos la naturaleza atrás y nos adentramos en la zona agrícola de Ilha. Agricultura aterrazada singular de la isla y algunas casetas de madera utilizados para guarecer a los animales de granja.

Finalmente, unas últimas escalinatas conectaba el mundo rural con el casco urbano de Ilha y así tras caminar un poco a través del pueblo llegamos al bar donde nos esperaba el primer grupo. Un refresco y a reponer fuerzas antes de partir con el autobús a Porto Moniz

De Ilha que decir, la auténtica población agrícola de Madeira. Pudimos cruzarnos con algunos de sus habitantes, y aunque en el bar había más viajeros que otra cosa, tuve la sensación de que no paraban de observar a los turistas, como si fuera la primera vez que nos veían. O quizá no hay muchas distracciones en Ilha.

Regreso al hotel
Por último, tomamos rumbo al hotel a las siete y pico de la tarde. Llegaríamos justo a tiempo para la cena

De este modo finalizo la crónica de la excursión realizada el quinto día del viaje realizado en el año 2016 por Los Pinsapos. Espero que sirva para recordar este día un poco mejor, que aquellos que no estuvieron tengan una idea de nuestras aventuras en la isla portuguesa, y confió en no haber olvidado mencionar nada importante.

Submarinismo en la isla
Para cerrar esta crónica querría hacer un comentario extraoficial sobre las actividades realizadas en Madeira. Me refiero a la actividad de submarinismo que realicé el lunes 11 de Julio en Funchal. Impresionantes fondos tiene la isla y gran biodiversidad. Pude encontrar morenas, barracudas, un pez trompeta, varias especies de cangrejos, peces lagartos, una raya angelote y mucho más. Además de un intento de contacto con delfines, practicando buceo de superficie, donde pude observar durante unos 30 segundos que hacían estos magníficos animales bajo el agua.

Estas experiencias y las demás vividas esos días en Madeira me llevan a recordar que el origen volcánico de la isla de Madeira la ha dotado de una portentosa naturaleza montañosa, en ocasiones agresiva y siempre imponente. Que sus impresionantes acantilados que se alzan sobre el mar en la mayor parte de sus costas no nos han dejado indiferentes. Y, al menos en lo que se refiere a mi persona, su particular biodiversidad tanto en sus ecosistemas terrestres como marinos, me ha parecido de lo más interesante y variopinto. Por estas razones no me cabe ninguna duda de que la elección de viaje con este destino ha resultado ser todo un acierto. Os doy las gracias por ello.

GALERÍA FOTOGRÁFICA
 (Fotos: ) en elaboración.


DOMINGO DÍA 10 DE JULIO

Ruta a Porto Moniz, Ponta de Säo Lorenço y Funchal

CRÓNICA: SALVADOR GUERRERO y MARÍA DE ÁFRICA MORILLA

Dejamos Porto Moniz a las 9:14 horas (foto 1) después de un amanecer precioso día (foto 2) y abandonamos  el Hotel Porto Moniz Sol, un hotel con encanto donde pasamos 5 días maravillosos, (fotos 3 y 4)

Nos adentramos en los túneles ya conocidos por el grupo para ir a la guinda del pastel.
Antes de llegar a nuestra ruta subimos a unos de los acantilados más altos de Europa, el Cabo Girao, donde de nuevo las vistas nos sorprenden por ser sencillamente impresionantes. Nos subimos en un suelo de cristal (foto 5) para ver el abismo de la altura, no nos llegamos a acostumbrar de tanta belleza de la naturaleza, con el mar azul contrasta con la verde vegetación (foto 6).

Ruta hacia Ponta de Sao LorenÇo
Partimos a las 10:15 horas hacia nuestra ruta Ponta de Sao LorenÇo, (foto 7) con un desnivel alrededor de 350 metros (foto 8). Antes de empezar, vemos en el panel de entrada los que nos va a mostrar la ruta (foto 9). Empezamos a andar a las 11:30 horas hacia la casa de Sardina. El viento del noroeste, bastante molesto al principio. De nuevo ante grandes acantilados que imponían un respeto. El grupo, bastante unido mientras subíamos y bajábamos (fotos 10 y 11) por la vereda desértica; no había ningún tipo de vegetación verde.

Dejamos atrás el puerto de Canical, antiguo puerto ballenero, donde se rodó la película Moby DicK de John Huston e interpretada por Gregory Peck, ahora hay una versión nueva.

Parábamos de vez en cuando para hacer nuevas fotografías (fotos 12 y 13 ). Aproximadamente después de una hora y media llegamos a la casa de Sardina (fotos 14 y 15 ) en un sito muy árido pero muy cerca del embarcadero. Algunos compañeros se quedaron en las mesas de campo mientras otros siguieron hasta la punta de Sao LorenÇo donde pudieron ver la IIha de Ceveda y la IIha do Faro.

Una vez regresaron los compañeros que subieron, sacamos el picnic para almorzar.
Mientras almorzábamos, pudimos ver el rescate de un senderista hasta el embarcadero, donde lo recogió una zódiac de salvamento.

Paseo marítimo en zódiac
Y ahora, la guinda al pastel, para volver, nuestro guía Antonio nos a consejó  hacerlo por el mar en una zódiac de paseo (foto 16) que por 15 € por persona nos recogería en el embarcadero donde nos podríamos bañar (foto 17).

Bajamos al embarcadero donde nos esperaba la zódiac para dar una vuelta de ensueño y ver ahora los acantilados desde abajo (foto 18) mientras el primer grupo salía, los del segundo se bañaban, nuestros compañeros Manolo y José María, en un agua un poco fresquita pudiendo disfrutar del fondo marino.

La zódiac nos llevó hasta la isla del Faro y no pudimos seguir más debido a la mala mar, gruesa, por lo que tuvimos que darnos la vuelta después de una ligera explicación, para seguir disfrutando del mar y las cuevas que nos enseñaban los tripulantes de la zódiac (foto 19).

Fin del paseo, atraque (foto 20) y finalización de nuestra última ruta en Madeira.

 El grupo, de izquierda a derecha. En primera en fila: Miguel (conductor), Inés Gil, María de África Morilla, Pilar Millán, María Martín, Aurora Jiménez, Lucía Álvarez de Sotomayor, Salvador Guerrero, Francisco González, Luisa Cañizo, Marina Bruynnooghe y Pilar Cañizo. En segunda fila: Juan de Dios Cabezas, Inés Gil, Isabel López, José María García de la Nava Ruiz, Salvador, Guerrero, José María García de la Nava. Pepe García, María Ruiz, y Antonio Benitez, guía de Alventus. 


GALERÍA FOTOGRÁFICA
 (Fotos: ) en elaboración.



LUNES DÍA 11 DE JULIO

Estancia y visita turística por Funchal

CRÓNICA: LUCÍA ÁVAREZ DE SOTOMAYOR

Por fin amanecimos en Funchal. Me apetecía conocer la ciudad y al mismo tiempo me serviría de descanso después de las grandes caminatas que Antonio nos ha pegado, sobre todo a mí que no estoy muy acostumbrada a subir y bajar tantas y tantas escaleras como hemos ido encontrando a lo largo del trayecto. Hoy lunes me siento a gusto sabiendo que descansaremos. El hotel quizás no tan cómodo y amplio como el que tuvimos en Porto Moni.


Desayuno en el hotel

Madrugo y bajo al comedor. Ya me encuentro algunos compañeros preparándose tostadas o tomando la rica macedonia que con tanto esmero nos tienen preparada. También el yogur blanco en una gran fuente de cristal y frutas variadas. Panes de muy diferentes formas, embutidos, rodajas de tomate, revuelto de huevos, mermeladas… Esta vez echaba de menos las ricas tortitas con caramelo chocolate o nata que nos ponían las mañanas de atrás.


Algunos nos sentamos en un pequeño patio agradable situado a continuación del comedor. La temperatura a esta hora de la mañana buenísima, fresquito, aún no hacía calor. Terminamos el desayuno y una poquita de cordial sobremesa con los amigos, a continuación cada uno dispuso ir a un sitio. Nos repartimos de dos en dos o cada tres para hacer juntos la excursión del día.


Día libre en Funchal

Unos se marcharon al teleférico para desde allí disfrutar de las vistas que esta maravillosa ciudad nos ofrecía. Otros prefirieron pasear por ella e ir de compras, visitar la iglesia de los jesuitas o ver la patrona de Funchal. También el Mercado de Labradores, que es original y muy bonito, o la Catedral. Algunos fueron al Museo del Vino donde se degustaban vinos de Madeira y pastas, el Museo del Azucar o simplemente dar una vuelta en el autobús turístico para que nos enseñaran toda la ciudad. “El Niño” como le llamamos al hijo de Pepe García y María Ruiz, su nombre es José María, prefirió ir a bucear a la playa.


Comida con disgusto

La comida la hicimos en el precioso paseo marítimo que tiene Funchal, en el restaurante “Tapasol”. Al llegar, nos comunicó Pepe que habían tenido que operar a su mujer, María Ruiz, rápidamente por temor a que el hueso de la nariz, que estaba roto por la caída que tuvo, se le suelde de mala forma y antes de tiempo. También nos enteramos que tenía roto un hueso de la mano y que una vez operada y semiescayolada, se encontraba relativamente bien y ya descansando en el hotel.


Fue para todos una noticia impactante y desagradable sobre todo por lo que los pobres podrían estar sufriendo aunque en todo momento con una fortaleza grande, trataba la familia al completo de tranquilizarnos y quitarle importancia al asunto. Pepe y su hijo José María almorzaron con nosotros. La comida estuvo bien servida y rica. A la salida, casi todos nos marchamos al hotel para descansar un rato. Tengo que decir que las hermanas Pilar y Luisa, como siempre, “valientes andarinas”, se recorrieron la ciudad por todo lo largo y ancho descubriendo bonitos y recónditos rincones.


De compras por Funchal y cena
Por la tarde algunas, ya arregladas, llevaban sandalias nuevas y vistosas que habían comprado por aquellos alrededores, abriéndonos a otras las ganas de copiarlas. Al rato, tres mujeres llevábamos los mismos zapatos comprados y bajo el brazo. Seguimos paseando un rato y la cena fue en el mismo restaurante del almuerzo. El atún buenísimo y los postres.
A la salida preguntamos cerca por un sitio donde cantaran Fados pero ya se habían marchado a casa y nos encaminamos todos hacia el hotel por una zona de callecitas estrechas llenas de bares y mucho ambiente. Una vez allí, tomamos una copa algunos de nosotros en el patio ya que hacía una temperatura deliciosa. Más tarde nos retiramos al hotel a descansar.

 De izquierda a derecha: Manuel Muñoz, Francisco Vera, Marina BruynnooghePilar Millán, Francisco González, Juan de Dios Cabezas, Aurora Jiménez, María Martín, José María García de la Nava Ruiz, Lucía Álvarez de Sotomayor, Luisa Cañizo y Pepe García. Hace la foto, Pilar Cañizo.



GALERÍA FOTOGRÁFICA
 (Fotos: ) en elaboración.



 
MARTES 12 DE JULIO

Traslado al aeropuerto de Funchal y regreso a Málaga

CRÓNICA: ISABEL LÓPEZ 


Nuestro viaje llegaba a su fin, a las 16:30 horas nos esperaría el autobús para llevarnos al aeropuerto.



Esta última mañana en Funchal la aprovechamos para hacer algunas compras, dar un último paseo por el centro de la ciudad. Algunos no quisieron perderse la oportunidad de subir a monte, en el telesférico, para visitar a la iglesia de Nossa Senhora de Monte y el Jardín Tropical, parque que combina plantas exóticas, jardines orientales y del renacimiento italiano con la historia del país, exposiciones de esculturas africanas, colecciones de azulejos y restos arqueológicos provenientes de palacios, conventos, iglesias y casas privadas de todo el país http://www.madeira-web.com/PagesS/monte-palace.php y  la vertiginosa bajada en Os carinhos do cesto, medio de transporte que usaban las familias ricas de la ciudad para desplazarse desde sus residencias hasta el centro de la ciudad y que ahora constituyen una atracción turística que da trabajo a un centenar de mozos.



De compras por Funchal

Yo aproveché para ir al Mercado do lavradores, ya que quería conocer los productos de la gastronomía de la isla: las frutas, verduras y pescados que se comercializaban en el lugar, y como no, comprar bulbos, tubérculos y semillas de plantas tropicales; también para llevarme productos tradicionales: maracuyá, bolo do caco, bolo de mel, vino de madeira, poncha y ginja.



Después de las compras me quedaba el gran problema, cómo acomodar todo en la maleta que tiene que estar lista antes de las 12 horas.



Visita turística por Funchal

Tras dejar el equipaje en recepción, aún tuvimos cuatro horas y media para recorrer las calles y parques de la ciudad, sentarnos en una terracita y escuchar música en directo, tomar alguna ensalada y hacer cola para comprar ese gran helado riquísimo y barato que vendían cerca del hotel.


A las 16:30 horas nos esperaba Miguel, con su microbús negro, en una calle aledaña al hotel. Colocadas las maletas y otros paquetes, nos dispusimos a hacer nuestro último viaje con ese magnífico conductor que nos había subido y bajado por esas cuestas y curvas imposibles.

Viaje de Funchal al aeropuerto
Ya en el aeropuerto facturamos la maleta, con miedo a pasarnos en el peso. Pudimos pasar por el control de seguridad, y a alguna persona que no quiero mencionar, le detectaron en la mochila una navajita para cortas setas. Con toda amabilidad le dijeron que si compraba un sobre en la tienda de duty free, se la podían enviar por correo a casa. ¡Todo un detalle!

El viaje de vuelta se nos hizo más corto, ya que el cansancio acumulado nos permitió dar alguna cabezadita. Al llegar a Lisboa, nos estaba esperando una azafata para conducirnos a la puerta de embarque del ATR 42-600 que nos llevó de vuelta a Málaga, donde, después de despedirnos de los compañeros que partían a otros destinos. Los que seguíamos a Marbella y Estepona, recogimos los coches que habíamos dejado en el aparcamiento vigilado el día del inicio del viaje para continuar hacia nuestras casas.

Una agradable experiencia compartida con compañeras y compañeros para no olvidar.


GALERÍA FOTOGRÁFICA
 (Fotos: ) en elaboración.






                 VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF