viernes, 26 de abril de 2013

Recorrido Puerto del Bujeo-Río Guadalmesí-Llanos del Juncal


ANULADA POR EL MAL TIEMPO
SE HARÁ EN FECHA A DETERMINAR

En lugar  de esta salida realizaremos otra por los alrededores de Estepona
Hora de salida 09:00 h. BAR ESTADIO 


Desde ESTEPONA nos desplazaremos por la autovía A-7 en sentido Cádiz-
Algeciras hasta llegar, pasado el Puerto del Bujeo, al punto kilométrico 95 donde se encuentra, en un desvío a la derecha,el Área Recreativa del Bujeo, lugar con espacio para dejar el vehículo. Desde este lugar iniciaremos la ruta que transcurre en dirección a la sierra por una pista forestal que recorre la ladera izquierda del valle del río Guadalmesí.

El entorno

Esta excursión transcurre por los umbríos bosques de las sierras de Algeciras y
Tarifa, donde se encuentran formaciones forestales únicas con bosques de nieblas y especies subtropicales. Ascenderemos a la máxima cota del Campo de Gibraltar (825 m), desde donde contemplaremos paisajes excepcionales con vistas a dos mares y dos continentes.

La travesía a este majestuoso entorno, considerado como la última selva virgen
mediterránea, que el prestigioso científico-botánico David Bellamy ha calificado como “Una de las diez maravillas naturales de Europa”, es en donde disfrutaremos de unos paisajes excepcionales.

En una parte del recorrido pasaremos por los “Llanos del Juncal”, paraje de máxima protección del parque así como el bosque de galería del río Guadalmesí. No olvidar que nos encontraremos en un paraje natural calificado como complejo excepcional; deberemos ser correctos y no arrojar nada en el entorno y por supuesto no recolectar ninguna planta o flor. Que nuestro paso por su entorno, sea para deleite de nuestros sentidos, no dejando ningún tipo de constancia de haber pasado por allí, aunque nos llevemos fotos fascinantes y en el corazón toda su esencia.

El recorrido

Al poco de su inicio, andaremos junto al río Guadalmesí en donde nos encontraremos con la flora típica de la selva tropical: numerosos especies de helechos, alisos, quejidos... entre bosques de alcornoques y con el susurro de fondo de las aguas de un río limpio, sin contaminación que según cuentan las leyendas, en el siglo XVI los piratas berberiscos desembarcaban en estas costas para saquear y llevarse a las mujeres. Para evitar ser capturadas, se refugiaban en los espesos bosques de esta zona del parque.Debido a ese motivo el río se llama ”Guadalmesí” o “río de las mujeres”.

Después de haber subido al “Tajo de las Corzas” (techo del Campo de Gibraltar con 825 m sobre el nivel del mar) y habernos deleitado con sus vistas, entraremos en los “Llanos de Juncal” en donde la arboleda de pinos negrales y alcornoques están totalmente deformados por el viento de levante. Algunos alcornoques llegan a crecer horizontalmente al suelo, mostrándonos así el poder de este viento.

La comida la efectuaremos en el lugar que encontremos más apropiado y cuando estemos necesitados de tomar un descanso.

A medida que vayamos caminando, nos iremos introduciendo en un extraño quejigal que es la mejor representación del bosque de niebla (bosque húmedo montano tropical o subtropical, que se caracteriza por una alta concentración de niebla superficial), característico de esta zona. La mayor parte de las precipitaciones se dan en forma de niebla, la que se condensa en las hojas de los árboles y luego gotea al suelo.

Este bosque constituye una de las mayores manchas forestales de la Península Ibérica. Finalmente descenderemos por un sendero hasta enlazar con un antiguo camino que, en continua bajada, nos llevará de vuelta a donde tenemos estacionados los coches en el Área Recreativa del Bujeo.

DATOS GENERALES

Coordinadores: José María Martín y Rafa Rodríguez )
Entorno: Parque Natural de Los Alcornocales.
Localidades: Algeciras-Tarifa,Cádiz.
Itinerario: Puerto del Bujeo – Riberas del río GuadalmesÍ – Tajo de las Corzas - Llanos del Juncal - Puerto del Bujeo.
Recorrido: circular.
Longitud recorrido: 18 km
Altitud inicial: 320 m
Altitud máxima: 825 m
Duración: 7-8 horas.
Dificultad: media.
Tipo de camino: sendero junto al río, vereda y carril.
Punto de agua: a 5 km del comienzo en una bonita fuente.
Salida de Estepona: 08:00 h del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro: 09:00 h en el Área Recreativa del Bujeo, situada a la altura del kilómetro 95 de la autovía A-7.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): botas de montaña, bastones, chubasquero, pantalones apropiados, agua, bocadillo, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomemienda: gorra, guantes, gafas de sol, crema de protección solar, bañador, silbato, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.


RECORRIDO DESDE ESTEPONA


Ver mapa más grande

VISTA SATÉLITE


MAPA TOPOGRÁFICO


PERFIL DE ALTURA

sábado, 20 de abril de 2013

Recorrido ladera norte de Sierra Bermeja.

CRONICA: Rafael Rodríguez
Salimos del lugar habitual, Bar Estadio, en cuatro coches, trece compañeros. Tomamos la carretera MA-8301 que parte desde la avenida de Andalucía hacia el pueblo serrano de Jubrique, llegando a la explanada de Peñas Blancas (1.010 m) tras haber recorrido 15 kilómetros en un tiempo aproximado de 30 minutos.

Al llegar a la explanada de Peñas Blancas, una vez superado el puerto del mismo nombre, tomamos dirección Genalguacil por la carretera de nuestra izquierda, hasta llegar a un pequeño rellano, a la altura de la fuente de La Portezuela, donde unas cadenas impiden el paso a los vehículos. En este lugar aparcamos los coches para comenzar seguidamente nuestra caminata hacia el pinsapar.

Una vez preparados, pasamos las cadenas siguiendo la pista que lleva hasta el Monte del Duque unos metros, para inmediatamente desviarnos por un sendero justo en la primera curva, iniciando el ascenso hacia la Plazuela de los Pinsapos.

Es una subida pronunciada y contínua, a veces suave, a veces complicada por la niebla y humedad que impregna las piedras de las pedreras por las que tenemos que transitar.

La niebla se hace espesa en algunos tramos y el viento sopla con fuerza en las partes de la subida más expuestas, aunque algunos claros nos permiten ver el pinsapar y las laderas contiguas. 

Charo decide volver con Lucía, ya que está resfriada y las condiciones no invitan a seguir.

Después de una hora de subida, llegamos a la Plazuela de los Pinsapos, donde coincidimos con algunos compañeros de Grume que están descansando.

Ilse  se despide y vuelve por el mismo camino. Saludos y tiempo para tomar algo de alimento e inmediatamente reanudamos la ascensión por el sendero junto al mural de un poema de Federico García Lorca dedicado a los árboles.

Continuamos el recorrido por una senda que discurre por la cara norte del paraje conocido por Los Realillos o Reales Chicos (1.350 m), perteneciente al término municipal del pueblo de Genalguacil, adentrándonos en el bosque de este famoso abeto español, árbol emblemático de nuestro club, descubierto por el botánico suizo Pierre Edmond Boissier, que lo describe por primera vez en 1838.

Después de recorrer unos 2 kilómetros en subida hasta el puerto de la Garganta del Algarrobo, conocido por Carril del Pinsapar, llegamos a la altura de Los Realillos donde hacemos una breve parada, al final de la ascensión, para reponer fuerzas y tomar algo de agua y hacernos algunas fotos.

La visibilidad es muy escasa, el frio y el fuerte viento hacen que Pepe García aconseje cambiar el itinerario de la ruta prevista por otra más corta y protegida.

Seguimos dirección este hasta las antenas de repetición. Esperamos a los rezagados y bajamos hasta el refugio Félix Méndez, por la carretera que sube a los repetidores. Llegamos a las 13:30 horas y nos damos un tiempo para comer, secarnos y entrar en calor.

A las 14:30 horas salimos del refugio tomando la carretera que baja hacia el cruce de los Reales. A mitad de camino está el inicio del Paseo de los Pinsapos. Tomamos este desvío y volvemos a la Plazoleta de los Pinsapos, donde aprovechamos para hacernos la foto del grupo.

Tomamos el camino de la mañana, ahora en descenso. Hace menos viento y la niebla ha levantado algo, lo que nos permite apreciar la belleza del bosque de pinsapos milenarios y otros que están comenzando su crecimiento.

Descendemos sin pausa agrupados a buen ritmo, hasta llegar a la pista del Monte del Duque y a los aparcamientos a las 16:30 h.

De aquí hasta el campo de fútbol San Fernando, donde llegamos a las 17:00 horas , dando por finalizada está jornada, técnica, según palabras de Pepe García, por las condiciones que nos encontramos en Sierra Bermeja.
   
VISTA SATÉLITE


  MAPA TOPOGRÁFICO



PROCESADOR DE TRAYECTO


PERFIL DE ALTURA



FOTO PARTICIPANTES


De Izquierda a Derecha: Rafa Rodríguez, Miguel Pernas, Inmaculada Jurado, Javier Duarte, María José Carrillo, María José Gómez, María Jesús Piñero, Ana Lasalle, Jose Luís Jiménez, Pepe García y Margaret O´Connor.(Faltan Ilse, Charo y Lucía que se marcharon antes.).

GALERÍA FOTOGRÁFICA



sábado, 13 de abril de 2013

Paseo Río La Cala y Padrón.

CRÓNICA: Rafael Rodríguez

Salimos del lugar habitual, Bar Estadio a las 09:15 horas para dirigirnos a la avenida del Litoral donde nos esperaban algunos compañeros. A continuación nos dirigimos por el Camino La Cala Bujeo hasta la Finca de María López, donde dejamos algunos utensilios para la comida. Luego hacia el aparcamiento de la Yeguada donde iniciamos la salida siendo las 09:45 horas, doce compañeros.

Seguimos dirección norte caminando por un firme asfaltado en dirección a Sierra Bermeja, Vía Pecuaria “Camino Estepona a Jubrique”, pasando bajo el puente de la autopista A-7, tramo marcado como Puerta Verde de Estepona.

En este paseo conoceremos el valle del Arroyo La Cala, recorriendo las lomas que lo que lo separan del Río Padrón. 

La vegetación la componen alcornocales y, en las laderas de exposición más umbrosa, alcornocales-quejigales, salvo en aquellos puntos donde afloran mármoles y calizas, cuya vegetación potencial es de encinares, algarrobales y, puntualmente, pinares de negral béticos.

Poco antes de completar los 2 km por asfalto nos encontramos con Javier Duarte, que se dirige a su campo, invitándonos a pasar a la vuelta.

Unos metros más adelante acaba el asfalto llegando a una pista de tierra que nos conduce a la zona denominada "La Portezuela", en la que podemos apreciar los cursos del Arroyo La Cala y el Río Padrón, separados únicamente por la pista que transitamos.

Tras completar, entre fincas particulares y alguna que otra huerta, llegamos al cruce del Río Padrón, que no podemos vadear por la cantidad de agua que lleva, por lo que aprovechamos para realizar la foto de grupo.

Tras un pequeño descanso retrocedemos sobre nuestros pasos para tomar una pista que en ascenso pronunciado nos conducirá al Puerto de Las Palmas.

Una vez coronado, la pista se bifurca en dos. Seguimos por la pista de la derecha 2 Km, hasta terminar la subida y reagruparnos.

Tomamos algo de bebida y alimento y el grupo se divide en dos, seis compañeros volvemos por distintas ocupaciones personales y para recoger a familiares y amigos. Otros seis deciden continuar hasta completar 6 km, momento en el que se dan la vuelta siguiendo el mismo camino.

Una breve parada en el campo de Javier para saludarlo y refrescarse y vuelta para llegar a las 13:45 horas al aparcamiento.

Un paseo que nos ha sorprendido a todos por la belleza y desconocimiento de los lugares por los que hemos transitado y que quedamos en realizar nuevamente, prolongando el recorrido, bien, hasta la Charca de las Extranjeras si el Río Padrón nos lo permite, bien, hasta el final de la pista que seguimos hoy.

VISTA SATÉLITE DEL RECORRIDO.


MAPA TOPOGRÁFICO.



PERFIL DE ALTURA



PROCESADOR DE TRAYECTO



De Izquierda a Derecha: Roque Jesús Gómez, Isabel Naranjo, Miguel Pernas, Jose Luís Jiménez, Jesús González, Miguel Alonso, María José Gómez, María José Carrillo, Margaret O'Connor, José García, Mª Ángeles Tirado y Rafa Rodríguez.



GALERÍA FOTOGRÁFICA (FOTOS: Miguel Alonso, Javier Duarte y Rafa Rodríguez)


Celebración Comida Fiesta de la Primavera

CRÓNICA: Rafael Rodríguez


El sábado día 13 celebramos la llegada de la primavera con una comida en la Huerta de María López, que amablemente nos ofrecieron Pura e Ignacio, en el camino La Cala Bujeo, antigua carretera de Estepona a Jubrique.


El jueves y viernes varios compañeros se desplazaron hasta el campo para ir ultimando todos los detalles, la parrilla, las carpas, sillas, aparcamientos,...etc., dejando todo listo el mismo viernes a última hora.

La mañana del día trece, los compañeros que realizaron el paseo por el arroyo La Cala y Río Padrón, llevaron los últimos utensilios antes de iniciar la ruta.

A las once de la mañana Gisela, Carlos, Sofía acompañados de Ignacio Pura,  Chema y Lupe pusieron todo en marcha. La parrilla fabricada el día anterior, los cubos para las bebidas, las ensaladas, ...etc. También se solucionó algún que otro problema con el viento y las carpas.

Poco a poco comenzaron a llegar los socios del club y algunos simpatizantes y familiares hasta completar las 47 personas que asistimos.

Gisela, Sofía y Carlos se ocuparon de la parrilla, mientras que Ignacio, Chema, Lupe, María Ana y Pura lo hacían del resto de preparativos. Eran las 15:15 h cuando comenzamos a servirnos las ensaladas y a ocupar los sitios junto a las mesas que estaban bajo las carpas, al principio de manera lenta y luego más ágilmente, debido al sol de justicia que nos acompañaba. 

Bebidas y ensalada mixta para comenzar, mientras el asado compuesto por vacío, entrañas, chorizos y por las "gorditas" tortitas mexicanas que preparó Sofía con relleno de cebolla, perejil, queso, salsas... esperaban su turno.

Poco a poco fuimos degustando estos excelentes platos, acercándonos hasta la parrilla y luego compartiéndolo con compañeros, familiares y amigos en las mesas.

Javier trajo su equipo de música que amenizó con música de los años ochenta, el momento de la comida y sobremesa. Algunos compañeros bailaron mientras otros charlábamos en espera del café de "pucherete" y el postre que no llegaba.

Tres tartas: dos de chocolate y nata y una de queso recubierto de frambuesa junto con un bizcocho de nata y almendra, completaron el menú. También cafés, infusiones y alguna que otra copa.

La velada continuó con la lectura de un relato corto que escribió Andrés Fornells (Esposo de Margaret) para el evento (Podéis acceder al texto completo pulsando el siguiente enlace Rollito de Primavera) leído por Rafa a petición del autor.

También Rafa leyó, a petición de Sofía, sus poemas favoritos, uno de ellos de Amado Nervo dedicado a su amiga y compañera del club, ya fallecida, Cristina, esposa de Javier. (Podéis leer los poemas pulsando sobre el siguiente enlace:  Poemas).

A continuación Jesús, con la soltura y maestría que le caracteriza, nos deleitó con la interpretación "a capella" de tres tangos muy famosos (Vídeo al final de  la crónica).

Poco a poco el resto de compañeros, superados los recelos iniciales, se animaron y continuaron las lecturas: Pura nos leyó un fragmento alusivo a la primavera de "Platero y Yo" de Juan Ramón Jiménez. Mª Ángeles un capítulo corto  de la obra "Los Miserables" de Víctor Hugo, que le emocionó cuando leyó por primera vez y para terminar, Isabel Naranjo dió lectura a algunos fragmentos de sus poemas favoritos. (Vídeos al final de la crónica).

Una vez recogido todo, algunos compañeros comenzaron a despedirse, mientras que otros, decidimos terminar esta jornada contemplando una maravillosa puesta de sol desde el "Mirador de los Reales", junto al refugio.

Corría un viento del oeste que no impidió que, parapetados junto a otras personas que se encontraban en la parte más protegida del mirador, contemplásemos como la tarde se apagaba entre tonos naranjas y azules, con un horizonte espléndido ante nosotros.

Con "principio de congelación" regresamos al refugio "Felix Mendez" para al calor de una buena fogata y un vino rioja, volver a ser "personas" nuevamente.

En la bajada, vistas nocturnas de la costa y Estepona impresionantes, nos  invitaron a pararnos y escuchar el sonido del viento en las copas de los pinos.

A las 10:45 llegamos al aparcamiento de la Avda. del Litoral, en el Río La Cala, dando por terminada está estupenda jornada.


GALERÍA FOTOGRÁFICA (Fotos: Miguel Alonso, Javier Duarte y Rafa Rodríguez)



VÍDEOS JESÚS

Tango 1


Tango 2


Tango 3


RELATO ANDRÉS FORNELS



VÍDEO Mª ÁNGELES



VIDEO PURA



VÍDEO ISABEL

sábado, 6 de abril de 2013

De Tarifa al Río Guadalmesí por la Colada de la Costa.

CRÓNICA: Rafa Rodríguez.


De Estepona salimos pasadas las 08:15 de la mañana, quince compañeros en tres coches en dirección a Tarifa por la autovía A-7, a donde llegamos pasadas las 09:30 de la mañana, aparcando en el parking público cercano a la iglesia de San Mateo.

Nos dirigimos a desayunar, pasando ante la estatua erigida al general malagueño Francisco Copons y Navía, defensor de la plaza de Tarifa, en diciembre del año 1811, en la que obligó a las tropas napoleónicas a levantar el sitio con grandes pérdidas por parte de los franceses. Después continuamos hasta el cercano Restaurante-Cafetería Morilla, junto a la iglesia, donde desayunamos: molletes, tostadas, zurrapa, cafés e infusiones y Marja nos presentó al “moreno del pueblo”.

Una vez que desayunamos, nos dirigimos hacia la Puerta del Retiro para continuar andando por la calle María de Molina, que discurre junto a la vieja muralla de la ciudad, bajo el castillo de Sancho IV El Bravo o de “Guzmán El Bueno”.

Al poco llegamos al camino denominado Vista Alegre, que está señalizado a su entrada por dos pilares blancos y tras pasar un grupo de casas, continuamos adentrándonos por un sendero de tierra que nos conduce a la costa, siempre a nuestra derecha, siguiendo las indicaciones de Cañada Real.

El recorrido nos muestra impresionantes vistas del continente africano a lo largo de los 10 kilómetros, que nos conducen hasta la desembocadura del río Guadalmesí.

Al poco de iniciar el recorrido, descendemos al sendero y  pasamos por un puente de madera que nos permite salvar un arroyo, continuando el camino costeando las playas y acantilados, a veces por arriba y otras descendiendo junto a calas de cantos rodados.

Caminamos por un sendero que discurre por pastizales costeros, hay muchas vacas pastando y zonas de matorral bajo. Sorprende la grandiosidad de unos fenómenos geológicos producidos por la erosión, vestigios que hacen visible los efectos de los fuertes vientos del estrecho sobre las paredes de acantilados. Se trata de unas formaciones sobre las rocas llamadas “rasas mareales”: unas plataformas, al nivel de la marea baja, que aparecen por delante de los acantilados rocosos debidas a la erosión del mar sobre la roca, que dan la sensación de campos arados.

Este sendero denominado “La Colada de la Costa o Camino de Algeciras”, está señalizado con balizas verdes de Vía Pecuaria y otras veces por balizas de madera. Discurre, en su mayor parte, paralelo al litoral, siguiendo las indicaciones de Cañada Real, con la vista del Estrecho de Gibraltar y la costa norteafricana a la derecha, pudiendo observar, con gran nitidez, las ciudades marroquíes de Tánger y Ceuta.

La vegetación nos dificulta a veces el camino y por la playa no es aconsejable por la peligrosidad de transitar por ella, aún estando baja la marea, debido a lo resbaladizo que es andar por las “rasas”.

Dada la situación geográfica por la que discurre el sendero, a lo largo del mismo encontramos restos de baterías militares, ya abandonadas, conservándose aún pabellones y ruinas de los antiguos cuarteles y de otras construcciones para la vigilancia y defensa de la costa.

Recorridos los 10 kilómetros de sendero, llegamos al observatorio dispuesto para contemplar el vuelo de las aves que cruzan el estrecho hacia el continente africano. Este se encuentra situado en las inmediaciones de la antigua Torre vigía de Guadalmesí, que se alza sobre un montículo inmediato a la orilla del río del mismo nombre, construcción que data del siglo XVII y que fue construida durante el mandato de Felipe II. Cuenta la leyenda que esta torre se edificó para defender la costa ante los continuos ataques de los piratas bereberes que asolaban el litoral por esta zona.

Debido al viento de poniente, nos desplazamos al otro lado de la torre, donde protegidos por el promontorio donde se alza esta, podemos comer tranquilamente.

Después del descanso, emprendemos el regreso a Tarifa. Decidimos volver por un camino distinto, la pista que transcurre paralela más hacia el interior, debido al estado del sendero, totalmente encharcado y embarrado por las últimas lluvias.

La pista se encuentra en perfecto estado y bien señalizada en los cruces que vamos sorteando.

El viento del oeste se hace más patente en las laderas menos protegidas. Las vistas del estrecho, ahora más claras si caben, nos hacen muy amena la marcha.

Al final de la pista, nos reagrupamos y aprovechamos para hacernos la foto de grupo.

Continuamos por la izquierda retomando el sendero costero al inicio del mismo, ya en las inmediaciones de Tarifa.

Pronto llegamos a las murallas de la ciudad y al aparcamiento. Algunos decidimos merendar, mientras que otros dan por finalizada la ruta y vuelven a Estepona.

Después de comprar la correspondiente bandeja de pasteles,  merendamos en el mismo bar junto a la iglesia. Algunos compañeros se marchan, mientras que seis decidimos realizar un recorrido por el centro histórico de Tarifa y mostrar está bella localidad a los que no la conocen, aunque nuestro aspecto de “romanos” no es el más idóneo para realizar visitas.

Recorremos sus callejuelas y plazas, el parque y el monumento a Guzmán el Bueno, junto al remodelado Puerto.

Algunas paradas en las numerosas tiendas de ropa, fotos en los arcos y puertas que dan acceso al centro antiguo de Tarifa, completando un paseo muy agradable y relajado a pesar de los 20 km que llevamos en el cuerpo.

Llegada la hora de las copas, nos decidimos por la mojitería  Bamboo, junto al puerto, donde degustamos unos mojitos, cóctel a base de coco y un riquísimo té moruno, todo amenizado con música de los ochenta y algo de baile, lo que nos permiten nuestros maltrechos cuerpos…

Nuevo paseo, ya con la noche entrada, y ahora toca cenar…nos dirigimos a taberna “La Posada”, cercana a la iglesia, donde degustamos unos platos exquisitos: Pollo a la Antigua, Buñuelos de Berenjena con Salsa Caramelizada, Champiñones con Salsa Roquefort y Jamón y Filetitos de Secreto Ibérico todo ello regado con vinos rosados, riojas y cerveza sin alcohol para el que escribe.

Estos platos y la amena conversación hicieron que la jornada se alargase hasta las doce de la noche.

En el camino de vuelta, alguno cayó en los brazos de morpheo, mientras que el resto, comentaba las salidas próximas y proyectos aún por concretar.

Un día completo en todos los sentidos, en compañía de amigos.

   Mapa del recorrido por carretera desde Estepona a Tarifa.

   

VISTA SATÉLITE

MAPA TOPOGRÁFICO

PROCESADOR DE TRAYECTO.




PERFIL DE ALTURA

De Izquierda a Derecha: José Antonio Quiros, Marisa Dávila, Luisa Cañizo, Rafa Rodríguez, Marja Bolscher, Miguel Pernas, Lola Criado, María José Carrillo,María José Gómez, Juan Manuel Usero, María Jesús Piñero, Margaret O´Connor, Miguel Alonso e Inmaculada Jurado.

GALERÍA FOTOGRÁFICA (Fotos: Lola Criado, Inmaculada Jurado, Javier Duarte, Miguel Alonso y Rafa Rodríguez.)