viernes, 28 de agosto de 2015

Ruta circular nocturna desde Bolonia a la Silla del Papa en la Sierra de la Plata




CRÓNICA: MIGUEL ALONSO

De Estepona partimos pasadas las 20 horas por la autovía A-7 en sentido a Cádiz para seguir por la carretera N-340 y tras pasar Tarifa, nos desviamos a la izquierda siguiendo la señalización hacia Bolonia. Pasada la venta El Tropezón, bajamos 6,5 kilómetros hasta llegar al Lentiscal (22:50 h).


Una vez en el Lentiscal, aparcamos los coches para dirigirnos posteriormente al restaurante Bellavista donde tomamos unas tapas y cervezas para entonar el cuerpo antes de comenzar nuestra nocturna andadura.


Tras unos cafelitos, emprendimos la marcha en el coche para dirigirnos al lugar de inicio de la ruta, tomando la carretera que discurre a la derecha, antes de un gran aparcamiento, pasando detrás de las ruinas de Baelo Claudia, hasta llegar a la entrada de la zona militar, en el paraje llamado Molino de Carriza, donde dejamos aparcados los coches.


Ascenso a la cumbre de la Sierra de la Plata

Aparcados los coches, comenzamos la ruta (24:35 h), de unos 4,5 kilómetros de subida, hacia la Sierra de la Plata que nos estaba esperando al frente, por la carretera que sale a la derecha hacia la cima, tomando como guía la luz roja de posición de las antenas de repetición que hay en la cumbre.


La noche era agradable, con una buena temperatura, por lo que al poco tuvimos que desprendernos de la ropa de abrigo y quedarnos en camisetas.


La ascensión la íbamos realizando de forma muy llevadera pues las rampas no eran excesivamente duras y a veces se intercalaban con falsos llanos donde recuperábamos el resuello, así como en cada uno de los tres cruces que nos encontramos a lo largo de la subida.


Llegados al último cruce, ya solo nos quedaba un poco más de kilómetro y medio sin ninguna otra complicación, nada más que seguir la pista asfaltada hasta el final, por un tramo de rampas algo más duras que tomamos con tranquilidad.


La noche era clara y pudimos divisar, al otro lado de las oscuras aguas del Estrecho, el puerto de Ceuta, perfectamente alumbrado al igual que la ciudad portuaria de Tánger ligeramente iluminadas por la luna que comenzaba a ganar altura desde el este.


La Silla del Papa

Al fin llegamos (03:00 h) a este promontorio de 459 metros de altitud, una cumbre muy peculiar donde proliferan encinas y alcornoques. Una vez en la explanada, donde están las instalaciones de la compañía Telefónica, nos refugiamos en el porche de un pequeño edificio que alberga los generadores de energía que alimentan los repetidores, donde dimos una cabezada de una hora ya que aún teníamos tiempo suficiente para regresar y contemplar el amanecer.


Desde tan perfecta atalaya, pudimos divisar la zona del Estrecho de Gibraltar y los dos mares. Al sur y hacia el oeste, siguiendo la línea de costa, vimos Zahara de los Atunes, Barbate y Vejer de la Frontera. Hacia el interior, las localidades de Facinas, Medina-Sidonia y las luces intermitentes de las torretas que sostienen las grandes aspas de viento para generar energía eléctrica donde se respira, como en pocos lugares del mundo, la mezcla de aires de dos continentes.


El cielo se había despejado de nubes y pudimos contemplar multitud de estrellas. Una verdadera gozada.


Hay datos históricos que confirman que en esta cumbre existió un asentamiento romano que explotaba las minas que allí existían, al igual que el resto de una ciudad megalítica con varias piedras curiosas.


Una vez hubimos descansado y disfrutado de las vistas, emprendimos el regreso (4:25 h) bajando por la otra vertiente de la sierra través de un bosque de pinos y eucaliptos, alfombrado de una abundante fronda de helechos, jaras y palmitos sintiéndonos duendecillos de la noche.


Caminábamos hacia la costa disfrutando de las vistas de la visión del estrecho donde destacaban a ambas orillas las luces de las poblaciones del litoral. En nuestro caminar, pasamos por el mirador de la Cueva del Moro a cuyo frente hay unas paredes rocosas donde practican escalada.


Al fin llegamos al punto de inicio de la ruta (07:15 h) y tras cambiarnos de camisa y zapatos, emprendimos el regreso en coche al Lentiscar, desplazándonos a la playa para desde allí esperar el amanecer, que vimos con dificultad, ya que la Sierra de San Bartolomé nos impedía ver la salida del sol en el horizonte.

Desayuno en el Lentiscal 

Tuvimos que esperar un poco a que abrieran el Bar Bellavista para desayunar (8:00 h) y tras un cafelito caliente y unos bollos, decidimos regresar (8:50 h) a Estepona ya que corría un fuerte viento de levante que barría la arena de la playa con fuerza clavándose esta en el cuerpo. Además, el cielo comenzaba a nublarse, por lo que no podíamos disfrutar de la mañana playera que nos habíamos prometido.


DATOS GENERALES
Guías: Miguel Alonso y José Antonio Quirós.
Participantes llamad a: Miguel Alonso al teléfono 619 703 107.
Entorno: Parque Natural del Estrecho - Sierra de la Plata.
Localidades: Bolonia-El Lentiscal | Tarifa, Cádiz.
Itinerario: de Bolonia a la Silla del Papa y amanecer en las dunas de Bolonia.
Recorrido: ruta circular nocturna con luna creciente.
Longitud del recorrido: 10 kilómetros.
Duración: toda la noche.
Dificultad: Media.
Desnivel: 450 metros.
Tipo de terreno: pista, senderos y dunas.
Salida el viernes 28 de Estepona: 20:00 horas del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro: 24:00 horas del viernes día 28 en el paraje llamado Molino de Carriza, situado detrás de las ruinas de Baelo Claudia.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): botas, bastones, linterna frontal, ropa de abrigo, pantalones apropiados, agua, bocadillo, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, guantes, gafas de sol, bañador, crema de protección solar, silbato, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.

IMPORTANTE: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al guía de la ruta y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo, haciéndose responsables de sí mismos firmando un impreso de compromiso.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario. En este caso. Multiplicaremos 94,3 kilómetros por 2 (ida y vuelta) dándonos la cantidad de 188,6 que multiplicaremos por 0,23 euros el kilómetro obteniendo la cantidad de 43,4 euros que se dividirán entre los ocupantes del vehículo.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR  teléfono 902 110 026


   CROQUIS DEL RECORRIDO A LA SILLA DEL PAPA
  

                   VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF

  SITUACIÓN DEL BAR ESTADIO EN ESTEPONA PUNTO DE ENCUENTRO  

 
  RECORRIDO POR CARRETERA DE ESTEPONA A BOLONIA

  GRUPO DE PARTICIPANTES
  El grupo de participantes después de desayunar en el Hostal-Restaurante Bellavista en el Lentiscal, Bolonia, al finalizar la ruta. De izquierda a derecha: José Luis Gil, José Luis Jiménez, Remedios Palop y Miguel Alonso.

GALERÍA FOTOGRÁFICA
(Fotos: José Luís Gil y Miguel Alonso)


sábado, 22 de agosto de 2015

Recorrido por el valle de La Cala de Estepona y parrillada en la finca La Corcha

CRÓNICA: RAFAEL RODRÍGUEZ 


Partimos de los aparcamientos situados en la zona cercana a la desembocadura del arroyo La Cala a las 09:20 horas, en la intersección de las avenidas de España y Litoral, cerca del colegio de San José desplazándonos hasta la finca La Corcha por el antiguo camino de Estepona a Jubrique (Vía Pecuaria), conocido también como Camino Cala-Bujeo.

Llegamos a la finca a las 09:35 horas y después de prepararnos y dejar los coches aparcados, comenzamos la ruta diez compañeros por el sendero que trascurre paralelo al río La Cala.

El camino nos devuelve de nuevo al valle en una suave bajada, llegando a una pista de tierra que nos conduce a la zona denominada "La Portezuela", en la que podemos apreciar los cursos del arroyo La Cala y del río Padrón, separados únicamente por la pista que transitamos. Continuamos entre fincas particulares y alguna que otra huerta para tomar una pista que, en ascenso pronunciado, nos lleva al Puerto de Las Palmas.

El día está nublado y con una humedad muy alta lo que hace que la sensación de calor sea aún más notoria. Una vez coronado el puerto, la pista se bifurca en dos, nosotros continuamos por la pista que sale a la derecha recorriendo unos tres kilómetros en subida. Alguna que otra parada para reagruparnos y llegar al punto de retorno, una torre del tendido eléctrico.

El paisaje desde esta parte es espléndido, con vistas al valle y a la sierra que nos vigila constantemente.

Dado el buen ritmo que hemos llevado y lo temprano de la hora, nos planteamos continuar, pero al final, decidimos hacer una breve parada para refrescarnos y tomar algo de alimento a la sombra de una encina, junto al camino.

Tras el descanso, emprendemos el regreso por una pista asfaltada que nos devuelve de nuevo al Puerto de Las Palmas y de ahí, por la pista de tierra, hasta la zona de “La Portezuela”, caminando por el mismo camino que habíamos traído de inicio.

Recorremos un kilómetro aproximadamente, nos desviaemos a la derecha  siguiendo las balizas de la Gran Senda de Málaga, marcadas con los característico trazos blanco y rojo de gran recorrido (GR-249), por un sendero que nos acerca,  entre la vegetación reinante,  de alcornocales, chaparros, encinares, algarrobales, puntualmente, pinares de negral bético junto con arbustos como la jara, el tomillo, el lentisco el romero y algunas huertas de limoneros, al arroyo La Cala.

Al poco veremos, a nuestra izquierda, una cerca alambrada y la puerta de entrada a la finca La Corcha, donde nuestros compañeros nos esperan preparando las mesas y carpas para acomodarnos para la comida.

Nos refrescamos un poco y saludarmos a los compañeros para ponernos manos a la obra. Javier, Manuel, Miguel y Jesús ayudados por Marja José Luís Jiménez, Pau y el que escribe, vamos montando las carpas con alguna dificultad. A continuación, las mesas y después, el lugar donde realizaremos la parrillada, humedeciendo los alrededores para evitar cualquier tipo de problema o incendio.

José Luis Jiménez comienza a preparar el fuego mientras esperamos a algunos rezagados, Ana de Torres y José Luís que se incorporan a la comida, mientras los demás aprovechan para darse un baño

Una vez preparado el fuego, Jesús y Rafa se encargan de la parrillada asistidos en todo momento por Pilar, Manuel y Pau. Pinchitos de pollo, morcilla y chorizo van saliendo rápidamente, a continuación brochetas de verdura que prepara Paula, y que tardaron más en hacerse porque el fuego ya estaba algo bajo. Todo acompañado con el gazpacho fresquito que preparó Miguel y la sangría que nos dejó Roque antes de marcharse. Para terminar la comida, postre de melón y sandía.  

En la sobremesa, mientras unos compañeros charlaban tranquilamente, otros aprovecharon para darse un chapuzón y realizar toda suerte de pericias acuáticas emulando a Esther Williams... las coreografías dejaban mucho que desear y más de uno estuvo a punto de ahogarse...aunque la intención es lo que cuenta. Las compañeras hicieron té y José Luis Gil con Lola se acercan a comprar unas terrinas de helado  de diversos sabores que nos supieron a poco. José Antonio Quirós se incorpora para darse un baño y tomar algo.

A las ocho algunos compañeros tienen que marcharse, mientras que otros decidimos alargar la jornada organizando la cena. Rosa y Lola compran patatas, huevos omega 3, bebida para preparar mojitos y algunos frutos secos.
Pau prepara las verduras que quedaron sin hacer, pimientos fritos y berenjenas, Rosa, Lola y Pilar ayudan con las patatas fritas y la ensalada. Rafa se encarga freír, o mejor dicho, estrellar los huevos por como salieron y nos ponemos a cenar con el fresquito y el silencio de la noche.

José Antonio , que se había marchado, nos llama para preguntar si necesitamos algo, porque se va a acercar de nuevo. Le pedimos unos helados que trae para los postres y llega a tiempo de cenar con nosotros.

Después de la cena y postres de fruta y helados, tiempo de conversación relajada y mojitos para cerrar un día muy completo, gracias a la generosidad de Rosa y Javier al compartir su casa con todos nosotros.

Recogemos todo y nos dirigimos hacia Estepona para dar por finalizado este día, aunque algunos decidieron prolongarlo aún más, acercándose al puerto a por la última copa.



                   VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF
   MAPA DEL PUNTO DE CITA EN LOS APARCAMIENTO DE LA AVENIDA LITORAL

   Panorámica desde el sendero del valle del arroyo La Cala.
VISTA SATÉLITE


MAPA TOPOGRÁFICO

PERFIL DE ALTURA

PARTICIPANTES RUTA
De derecha a izquierda, junto a la piscina de la finca La Corcha: Lola Criado, Rafael Rodríguez, Pau López, Pilar Cañizo, Violeta Montequín, Jesús Díaz, Pilar Villar, Jesús Jiménez, Marja Bolscher y Luisa María Cañizo.

PARTICIPANTES EN LA BARBACOA
De derecha a izquierda junto a la piscina: Rosa María Martín, Jesús Díaz, Javier Duarte, Violeta Montequín, Pilar Cañizo, Ana de Torres, Miguel Alonso, Pilar Villar, José Luis Jiménez, Pau López, Manuel García, Luisa María Cañizo, Marja Bolscher, José Luís Gil y Rafael Rodríguez. No aparece en la foto José Antonio Quirós que se incorporó más tarde.

GALERÍA FOTOGRÁFICA (Incompleta)
(Fotos: Pilar Villar, Javier Duarte, Miguel Alonso y Rafael Rodríguez)

sábado, 15 de agosto de 2015

Recorrido por playas desde la de Punta Chullera a la de El Cristo en Estepona

 ANULADA POR FALTA DE QUORUM

TEXTO: MIGUEL ALONSO
Desde Estepona partiremos en el autobús de la empresa Portillo (L-31) que lleva a la Línea de la Concepción y que pasa a las 10:00 horas por la parada de autobuses de la empresa Portillo, situada en la Avenida de España, 200 ante la sala de Bingo de Estepona.

El autobús se dirige por la Autovía del Mediterráneo A-7 en sentido Algeciras. Después de sobrepasar San Luis de Sabinillas y, pasada la tercera rotonda (la de Punta Paloma) unos 200 metros más adelante, activaremos el mecanismo de parada una vez que hayamos pasado bajo un paso elevado peatonal. A unos 200 metros tenemos la parada de autobuses de la empresa Portillo, a la altura de la entrada a la Urbanización San Diego (km 137,5), donde nos bajaremos del autobús. Desde que salimos de Estepona a esta parada habremos recorrido 18,4 kilómetros en un tiempo estimado de unos 21 minutos.

Seguidamente andaremos hasta un desvío que sale a la derecha en bajada hasta llegar a un paso inferior (túnel) que discurre bajo la carretera, por el que accederemos a una playa desde la que continuaremos el recorrido hacia la izquierda, hasta una escalinata que nos conduce a un camino que nos llevará a la playa de La Chullera donde veremos el chiringuito “Sal y Sol”.

Playa La Chullera
De fina arena sílico pizarrosa alternada con las areniscas dominantes de los roquedos, está situada en un pequeño cabo rocoso de forma circular, en el extremo suroeste del término municipal de Manilva, límite con la provincia de Cádiz. Por su situación ha sido un lugar muy relacionado históricamente con la vigilancia de la costa; se conservan los restos de una torre de época nazarí, y de otra, más cercana a la costa, de posterior construcción.

Recorrido paralelo a la Senda Litoral GR 92
Comienza justo detrás del chiringuito “Sal y Sol” de Playa Chullera, siguiendo una senda con escalinatas que sigue por la parte superior de las rocas y que nos da acceso a la siguiente playa. A partir de aquí, el recorrido que haremos discurre paralelo a la etapa 12 de la Senda Litoral (GR 92), caminando a lo largo de 17 kilómetros, bien por la Senda o por la arena de varias playas: La Chullera, Las Arenas/El Gobernador, El Negro, Los Toros, La Duquesa/El Castillo, Sabinillas, Brisamar, La Galera, Bahía Dorada, Arroyo Vaquero, El Moral, Costa Natura, Guadalobón, El Seguer y la de El Cristo en Estepona, donde finaliza el recorrido.

En la zona de La Duquesa se acaba la playa, teniendo que continuar por un puente de madera, sobre un arroyo, para seguir por un camino por encima de la escollera y que nos lleva a la siguiente playa. Aquí optaremos entre continuar por la arena o por el paseo hasta el puerto bordeando los muelles, hasta llegar al dique seco, donde tomaremos a la izquierda para seguir, atravesando el aparcamiento del puerto en dirección a la playa de Sabinillas.

Pasaremos a la altura de la Colonia Infantil de UNICAJA, en el pueblo de Sabinillas y luego la playa de Casares-Costa hasta llegar a un chiringuito blanco (Chiringuito La Sal), junto al puesto de socorristas (casetas marrones).

Comida al pie de la Torre de la Sal
Continuaremos en sentido sureste, subiendo por un corto terraplén, pasando por la Torre de la Sal, entre el río Manilva y el arroyo Camarate. Al otro lado tenemos la bahía de Casares, con los peñones de Gibraltar (426 m) y el impresionante Yebel Musa (851 m), en la costa africana; las míticas Columnas de Hércules que cita Platón en sus diálogos. En este lugar pararemos para tomarnos los bocadillos bajo la sombra de la torre.

Posteriormente pasaremos por la playa de Brisamar, llegando al final de esta a una pedrera que bordea el paso (sin complicación) y que da acceso al paseo de la urbanización Bahía Dorada, continuando hacia la playa de Arroyo Vaquero y luego a la del Hotel Fuerte de Estepona y seguidamente a las instalaciones del complejo nudistas de Costa Natura.

Fin de recorrido en playa El Cristo de Estepona
Seguiremos, ya cerca de Estepona, pasando a la altura del Hotel Elba y continuando hasta la playa de Guadalobón, que atravesaremos, para tomar el camino de acceso a la playa de El Cristo, en el casco urbano de Estepona, aunque algo retirada del centro, junto al Puerto Deportivo. Esta playa forma una bonita cala configurando una zona abrigada y resguardada de los vientos. En este lugar finaliza nuestra ruta.

DATOS GENERALES
Guías: José Antonio Quirós y Rafael Rodríguez.
Participantes llamad a: Miguel Alonso al teléfono 619 703 107
Entorno: Costa del Sol Occidental.
Localidades: Manilva, Casares y Estepona | Málaga.
Itinerario: recorrido por las playas desde Punta Chullera (Manilva) a la playa de El Cristo (Estepona).
Recorrido: lineal.
Longitud recorrido: 19,6 kilómetros.
Duración aproximada de la excursión: 6 a 7 horas, incluidos baños en la playa.
Dificultad: Media.
Tipo de terreno: arena de playas.
Salida de Estepona: en el autobús de la línea L 31, que va a la Línea de la Concepción, y que pasa por la parada de autobús de la Avenida de España, 200, ante la sala de Bingo, a las 10:00 horas.
Precio del billete de autobús: 1,64 euros.
Punto de encuentro: 10:30 horas en la parada “San Diego” de Portillo, situada en el kilómetro 137,5 de la A-7.
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): pantalones cortos, agua abundante, bocadillo, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: bañador, gorra, gafas de sol, crema de protección solar, silbato, bebidas isotónicas, fruta fresca, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.
MUY IMPORTANTE: Para evitar problemas con el billete del autobús (1,64€) el sábado día 15, ya que podrían estar completas las plazas, tendréis que comunicar vuestra asistencia para sacaros el billete con antelación a Miguel Alonso llamándole al 619 703 107 o 951 316 634 ANTES DE LAS 17 HORAS DEL VIERNES DÍA 14. El que no lo comunique se expone a no tener plaza en el autobús el día de la excursión.
IMPORTANTE: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al guía de la ruta y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo, haciéndose responsables de sí mismos firmando un impreso de compromiso.

EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR teléfono 902 110 026

                   VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF
 
   SITUACIÓN PARA AUTOBÚS EN AVENIDA ESPAÑA, 200


VISTA SATÉLITE


MAPA TOPOGRÁFICO





PERFIL DE ALTURA



   Parada de la Urbanización San Diego (km 137,5 de la A-7), donde nos bajaremos del autobús.

   Escalinata por la que accederemos al camino que nos llevará a la playa de La Chullera.

   Chiringuito Sal y Sol.

   Pasarela sobre playa de La Chullera.

   Playa de La Chullera.


   Por la playa de La Duquesa.


   Playa de Casares y al fondo la Torre de la Sal.


   Playa El Crisro de Estepona.

viernes, 7 de agosto de 2015

Sierra Nevada, ruta de ascenso al pico del Mulhacén



El viernes día 7 de agosto salimos de Estepona con el fin de realizar el ascenso al Mulhacén que con una altitud de 3.478,6 metros, es el pico más alto de la península ibérica, y el segundo de España tras el Teide, de 3.718 metros.

Aprovechamos estas fechas ya que el verano es la mejor época para ascender a este pico, por la ausencia de nieve en los recorridos más usuales, aunque siempre suele haber neveros. El tiempo suele ser estable y las temperaturas suaves.

Toponimia del Mulhacén

Su nombre viene de Muley Hacén, castellanización del nombre de Mulay Hasan, antepenúltimo rey nazarí de Granada en el siglo XV, del que se dice que fue enterrado en esta montaña.

Por la suavidad que presenta su relieve en la vertiente Sur, que facilita su ascensión, los habitantes de los aledaños pueblos alpujarreños también lo conocen como el Cerro, a secas.

Datos geográficos

Aunque su altura no es excepcional, el Mulhacén es el pico más alto de la península ibérica, y el de Europa fuera del Cáucaso y los Alpes, ya que las islas Canarias y Groenlandia, con picos más altos, pertenecen políticamente a Europa, pero geográficamente son parte de África y Norteamérica, respectivamente.

Es también el segundo pico más prominente de la Europa Occidental (continental), después del Mont Blanc, y ocupa el puesto 64 en la clasificación mundial de prominencia.

Tras las siguientes páginas ilustradas sobre este fin de semana en Sierra Nevada, se exponen las crónicas del viernes día 7, sábado 8 y domingo 9, días de estancia y aventura en dicha sierra.


DATOS GENERALES

Guía: José Antonio Quirós, teléfono 619 321 767.

Participantes llamad a: Miguel Alonso al teléfono 619 703 107.

Entorno: Parque Nacional de Sierra Nevada.

Localidades: Pampaneira y Capileira, Granada.

Salida de Estepona el viernes día 5: 10:00 horas del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Ruta del viernes día 7: Hoya del Portillo al Refugio de Poqueira (8,3 kilómetros en 3:30 horas)

Ruta del sábado día 8: Recorrido circular desde el Refugio de Poqueira al pico del Mulhacén (8,3 kilómetros en 6 horas).
Ruta del domingo día 9: Refugio de Poqueira a Hoya del Portillo (8,3 kilómetros en 3:30 horas)
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): botas de montaña, bastones, chubasquero, forro polar, pantalones apropiados, agua, bocadillo, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, guantes, polainas, gafas de sol, crema de protección solar, silbato, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, barritas de cereales, cámara fotográfica y prismáticos.
PRECIOS ESTANCIA
Se han reservadas plazas para 20 personas, por lo que debéis de llamadme lo antes posible. Se puede cancelar hasta 24 horas antes, de otra manera, los demás tendríamos que hacernos cargo de los gastos derivados.
- Precio noche para los federados con media pensión (cena y desayuno) 25 €
- No federados 39,50 €
PICNIC: En el albergue, preparan bolsas de picnic para los que no quieran llevar el bocata para el almuerzo del sábado.
CONSEJOS:
- Llevad una mochilita pequeña (agua, bocata, snacks, crema solar y abrigo), lo imprescindible el sábado para subir al Mulhacén desde el refugio.
- Suele hacer frío por la noche, por lo que debéis de llevar ropa de abrigo como, forro polar y chubasquero ya que, en estos parajes, la temperatura, la lluvia y el viento nos pueden sorprender.
IMPORTANTE: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al guía de la ruta y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo, haciéndose responsables de sí mismos firmando un impreso de compromiso.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario. En el caso de esta salida, multiplicaremos los 255 kilómetros de recorrido a Granada por 2 (ida y vuelta y el resultado que nos sale de 510 lo multiplicaremos por 0,23 euros el kilómetro dándonos 117,3 euros que dividiremos entre los ocupantes del vehículo.

EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR  teléfono 902 110 026  



                       VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF




   RECORRIDO POR CARRETERA DE ESTEPONA A CAPILEIRA
 

PRIMER DÍA, VIERNES 7 DE AGOSTO

SUBIDA AL REFUGIO DEL POQUEIRA


CRÓNICA: MIGUEL ALONSO
De Estepona salimos un grupo de 10 socios para afrontar los 255 kilómetros (3 horas de recorrido) que nos separaban de Capileira, localidad de la Alpujarra granadina, desde la que comenzaría la aventura de subida al pico Mulhacén (3.483 m). El verano es la mejor época para ascender a este pico, por la ausencia de nieve en los recorridos más usuales, aunque siempre suele haber neveros. El tiempo suele ser estable y las temperaturas suaves.


Salida de Estepona


Pasadas las diez de la mañana, nos dirigimos por la Autovía del Mediterráneo A-7 en sentido Málaga en varios coches: Pepe García y su hijo José María junto con Toñi Torrecilla y su marido Juan Andrés López en un coche; en otro iban, José Antonio Quirós, Alicia Ruiz y Manolo Muñoz, que se incorporó en San Pedro de Alcántara; en un tercer coche iban Pilar Villar y su marido Jesús Díaz y en un cuarto vehículo: José Luis Gil, José Luis Jiménez, Miguel Alonso y Paula López que recogimos en Torremolinos (11:05 h).


Pasada esta ciudad, continuamos hacia Motril, para posteriormente continuar por la Autovía de la Costa Tropical (A-44) en sentido Granada. Antes de llegar a la ciudad nazarí, nos desviamos para entrar en Órgiva (12:23 h), continuando hacia Pampaneira, tras cruzar el ríoGuadalfeo, por la carretera GR-421. Pasado Pampaneira, en el siguiente cruce a la izquierda, seguimos en dirección a Capileira y pasado este pueblo, continuamos por la Carretera de la Sierra para comer en el “Bar-Restaurante Paco López”, también rotulado como “La Casa de Paco y Pilar, Mesón Restaurante” (13:25 h). Este lugar nos lo había recomendado nuestro compañero Rafa, que no pudo venir, y que fue un acierto su recomendación.


Comida en Capileira y entorno


El restaurante estaba situado a pie de la carretera por la que subíamos con un espacioso y exuberante jardín. Estábamos rodeados de plantas ornamentales y unos frondosos nogales y castaños que nos proporcionaban una grata sombra. Desde uno de los laterales, una espléndidas vistas hacía el barranco del Poqueira, situado en la falda sur de Sierra Nevada en plena Alpujarra de Granada. Un impresionante barranco formado por el río Poqueira que nace en la zona central de Sierra Nevada y transcurre en dirección sur hasta el río Trevélez. Como frontal, la Sierra de la Contraviesa, históricamente sierra del Cehel, una formación que se extiende paralela a Sierra Nevada entre el río Guadalfeo y la costa del mar Mediterráneo, formando parte de la Alpujarra Baja.


Mientras iban llegando los diferentes grupos de compañeros, pudimos saciar la sed con unas cervezas unos y “tinto de verano” otros acompañados de unas ricas tapas de albóndigas. Al fin, todos reunidos, comenzamos la comida en un ambiente estupendo. Pedimos el plato del día: unos, gazpacho o sopa alpujarreña seguido del segundo plato: guiso de bacalao con pisto o chuletas de cerdo, ensalada y de postre flan o tarta y por último un café y unos chupitos, por 10 euros más el IVA cada uno. 


Tras una sobremesa de relajo, acometimos los últimos 13 kilómetros de coche (16:20 h) antes de llegar a la “Hoya del Portillo” (16:50 h) donde dejamos nuestros vehículos aparcados en un estacionamiento vigilado. Desde Estepona habíamos recorrido 255 kilómetros.


Acceso al Refugio del Poqueira
El sendero de acceso al refugio (2.500 m) lo iniciamos en el aparcamiento de la Hoya del Portillo (2.150 m), una zona recreativa a unos 13 kilómetros por encima del pueblo de Capileira.


Después de aparcar los coches y recoger las mochilas, comenzamos el sendero que une la Hoya del Portillo con el refugio, un recorrido de 8,6 kilómetros que iniciamos a las 16:54 horas y que parte detrás de la caseta del guarda, donde nos encontramos un cartel que nos marcaba el sendero de pequeño recorrido (PR-A 26) que nos llevaría al refugio tras cruzar, nada más comenzar la andadura, un pinar en regular ascenso hasta llegar a un cortafuegos (17:35 h).


Cruzamos el cortafuego y tomamos una pista que transcurría a través de otro pinar siguiéndola hasta que esta desaparece en una zona donde antiguamente había una cantera, pasando por el Mirador Puerto Molina (17:50 h) para, tras unos metros, tomar un sendero que, poco a poco, se iba ensanchando convirtiéndose otra vez en pista, de desde el que ya divisamos a lo lejos el refugio, nuestro lugar de destino donde pasaríamos dos noches inolvidables.


Por esta pista, y en muy suave ascenso, fuimos ganando altura hasta llegar a un punto en que tomamos una vereda en descenso hacia la izquierda que nos llevaría la pista principal que unía el refugio con el Alto del Chorrillo (18:40 h).


Cogimos la pista hacia la izquierda y, en descenso, llegamos al refugio en unos 20 minutos. En este último tramo sólo encontramos un cruce, donde tomamos otra pista que ascendía a la derecha.


Aunque durante la segunda mitad del recorrido veíamos el refugio a nuestra izquierda y a menos altura, seguimos la pista, ya que si atajábamos perdiendo altura en dirección al refugio tendríamos que cruzar varios barrancos y acabaríamos tardando más tiempo que por el camino original, según nos indicó José Antonio.


Al fin llegamos al Refugio del Poqueira, eran cerca de las 20:00 horas y a las y media cerraban el comedor. Antes tuvimos que pasar por la ventanilla de recepción instalada dentro del comedor, donde fuimos dando nuestros datos y la Licencia Federativa obteniendo una chapa con número que pendía de una cinta y que nos serviría para comprar agua, manta, sábanas reflejándose dichos gastos en una cuenta que saldaríamos a la hora de marcharnos el domingo.


Poco tiempo dispusimos para instalarnos e ir al comedor para cenar. Estábamos cansados y teníamos que irnos a la cama para descansar ya que el sábado era la jornada de ascenso al Mulhacén.


La cena era abundante y reconfortante: de primero, una sopa calentita con verduras, un segundo plato de ensaladilla de patas cocidas con verduras y un tercero consistente en unos filetes de pollo con guarnición y al final el postre. Una cena excesiva que comimos todos y con la que algunos sufrimos molestias a lo largo de la noche por haber ingerido tal cantidad de alimento.


La noche transcurrió con los ruidos de tripa debidos a la cena y otros con los dichosos ronquidos que nos tuvieron en vilo toda la noche.


Refugio del Poqueira
Está situado los pies de la cumbre más alta del la península, en la margen izquierda del río Mulhacen. Es propiedad de la Consejería de Turismo y Deporte/ Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Unas buenas instalaciones muy bien gestionadas por la Federación Andaluza de Montañismo (FAM), con una capacidad para 85 literas que cuenta con agua, duchas, bar, comidas, camas, botiquín, estufa, cocina libre, luz microcentral chimenea, taquillas.


El entorno no podía ser mejor, pero el tiempo no era el propicio, ya que si hubiéramos tenido unos días claros, desde la cima del Mulhacén podríamos contemplar unas magníficas vistas de toda la zona incluyendo la costa mediterránea y las montañas del Rif en Marruecos. No fue este el caso teniéndonos que contentar con unas panorámicas tamizadas por un neblina que nos impedía ver con nitidez lo que nos habían vaticinado.


De todas formas, habíamos llegado al pie del pico más alto de la península y el sábado tendríamos la oportunidad de alcanzar su cima.



VISTA SATÉLITE HOYA DEL PORTILLO AL REFUGIO DEL POQUEIRA

MAPA TOPOGRÁFICO
PERFIL DE ALTURA

GALERÍA FOTOGRÁFICA
(Fotos: Jesús Díaz, José Antonio Quirós, José Luís Gil y Miguel Alonso)


SEGUNDO DÍA, SÁBADO 8 DE AGOSTO

SUBIDA AL PICO MULHACÉN

CRÓNICA: JOSÉ ANTONIO QUIRÓS


La noche del viernes al sábado fue importante para empezar con fuerza, lo que iba a ser el día más fuerte y de ascensión al Mulhacén. Aquellos compañeros que tuvieron un sueño más ligero pudieron contemplar la espectacular tormenta, con sus rayos y truenos incluidos, que tuvo lugar entre las 2 y 4 de la madrugada del sábado.

El haber realizado el día anterior sobre unas tres horas de ruta sumado a haber dormido en el refugio, fue tiempo más que suficiente para aclimatarnos y sentirnos a gusto a 2.500 metros de altura, hay que tener en cuenta que veniamos todos del nivel del mar y subir de repente a esa altura donde la presión es menor hace que nuestra respiración sea al principio dificultosa y dependiendo de cada persona genere cierta ansiedad, que puede aumentar si pensamos que además hay que seguir subiendo hasta los 3.482 metros.

Antes de comenzar la ruta
Desayunamos muy bien y tranquilamente sobre las 8 de la mañana, dejamos en nuestras taquillas mochilas o bolsas con aquellos objetos que no íbamos a necesitar en la subida, centrándonos solamente en llevar aquello que iba a resultarnos imprescindible y de esta manera aligerar peso, por lo cual nos centramos en llevar: agua, bocadillos, cámara de fotos, y abrigo. Algunos preguntaron para que llevar agua pues había mucha en la zona, nos aconsejaron que era mejor llevarla pues el agua del deshielo está muy  poco mineralizada además de no saber si más arriba pudiera pastar ganado o algún animal hubiera muerto en la acequia.

Inicio de la ascensión al Mulhacén
Habíamos previsto salir como muy tarde a las 9 de la mañana, y fue exactamente a las 8:45 horas cuando ya salimos todos preparados tras algunos estiramientos, hacernos la foto de rigor y contar que estuviéramos todos (Miguel, Manolo, Pilar y Jesús, Alicia, Paula, Toñi y Juan Andrés, Pepe García y su hijo José María, José Luis Gil y José Luis Jiménez y yo mismo), nos dirigimos hacia la acequia del río Mulhacén, precioso lugar que nos llevaría poquito a poco hacia el punto más alto de la Península Ibérica.

La subida por la acequia se puede acometer por dos vías perfectamente señalizadas con hitos más que visibles, elegimos cruzar al lado contrario desde donde se puede tener una mejor visual de todo el entorno: a nuestra izquierda el Veleta y a nuestra derecha se vislumbraba el macizo que soporta la cima que pareciera que se nos venía encima, de ahí de arrimarse a la izquierda para poder contemplarla.

La subida por la acequia no tiene mucho desnivel y el ir contemplando y escuchando el sonido de como baja el agua así como el verde que rodea a la acequia hizo que subiéramos muy relajados. Una vez llegados a “los lagunillos del Majano” y algo más arriba, a la Laguna del mismo nombre, donde nace el río Mulhacén, hubo intentos por parte de algunos de tomar un tentempié, pensando que ya habíamos llegado a la Caldera, lugar donde se había previsto una parada. Subsanado el pequeño desliz, no sabemos si por las ganas de tomar algo o porque tendemos a pensar, sobre todo cuando subimos, que el objetivo estas siempre detrás  del próximo cambio de rasante. Escuchaba detrás de mí “¿ya hemos llegado?” “¿detrás de ahí?” y  tenía que decir “no, ya queda menos!”.

Serían sobre las 11:00 horas cuando topamos con la pista que atraviesa Sierra Nevada desde Capileira hasta el Veleta y por ende con la Caldera, antiguo circo glaciar donde se sitúa la laguna y el vivac a unos 3.100 metros de altura. Allí nos paramos a beber y tomar algo al borde del vivac para apreciar el entorno y ver a lo lejos como algunos senderistas atravesaban por encima de la laguna por un senderillo que pareciera el rastro de un insecto al pasar por un arenal en dirección al Mulhacén y que venían del Veleta.

Ascensión al Mulhacén
Vistas espectaculares, mañana soleada y fresquita, tras reponer fuerza, sobre las 11:45 horas, nos disponemos a subir el trozo más difícil, el tramo de los tramos! De manera sinuosa y zigzagueante la vereda que sube por la cara oeste del Mulhacén tiene una pendiente considerable con casi 400 metros de desnivel desde la caldera, a esto  hay que sumarle que cuesta más respirar. Todos nos concienciamos y nos lo tomamos con mucha calma, teníamos tiempo de sobra y calculamos tardar no más de dos horas en la ascensión. Tras una subida lenta y pesada, unos primeros y otros más tarde íbamos llegando. Serían las 14 horas, y tras cuatro kilómetros y medio desde el refugio cuando todos estábamos por fin en el punto geodésico más alto de la Península Ibérica, El Mulhacén!!!

¡Qué alegría! ¡Qué emoción! en nuestras caras se reflejaba la ilusión y la felicidad del momento, todos nuestros pequeños temores y miedos habían desaparecido, estábamos contentos, no se podía describir, estábamos allí, a 3.482 metros y sencillamente todos éramos felices!

Fotos a raudales, aquí y allí, individuales y de grupo, hasta unas cabras monteses se apuntaron al festín de bocadillos y todo el arsenal gastronómico disponible. El viento azuzaba y hacia frío, aunque nos fuimos dando cuenta poco a poco, en tanto en cuanto pasaba el tiempo y almorzábamos, todos sacábamos nuestros abrigos y el día se iba poniendo más feo.

Bajada al Refugio del Poqueira
Decidimos bajarnos al refugio por la cresta del Mulhacén, pasando por el Mulhacén “Chico”. La bajada era fácil y bien señalizada en general, tan solo en la parte del “mulhacén chico” parecía que se perdía el sendero, y es a partir de ahí cuando de repente Juan Andrés y detrás Toñi sufrieron una aparatosa caída que menos mal que no pasó nada, es importante ir alerta porque cuando menos te los esperas el suelo lleno de lajas de piedra resbaladizas hacen que te puedas caer, el cansancio hace el resto.

Pronto llegamos a la base del macizo y decidimos que podíamos atajar, en vez de llegar hasta el “Chorrillo” donde paraba la lanzadera. Desde lejos parecía fácil y decidimos acortar, aunque el desnivel y el no haber vereda sumado a que las piernas ya nos pesaban, hizo que el atajo, aunque acortábamos bastante, se hiciera un tanto pesado. Además la lluvia hizo acto de presencia y ya se observaba rastro de cansancio en más de alguno de los allí  presente.

Y por fin, llegamos al refugio, serían sobre las seis, cansados, exhaustos, pero felices, deseando ducharnos y cenar. Tuvimos la grata sorpresa de encontrarnos a otro grupo de senderismo de Estepona, “Cala Lui”, con cuyos miembros estuvimos conversando y compartimos cena. El refugio, por ser sábado y en agosto, estaba hasta la bandera. Cenamos sopa, ensalada de cuscús, lomo y de postre un flan de coco.       

No tardamos mucho en irnos a dormir pues el día había sido largo y lleno de experiencias, necesitábamos descansar! Magnifico sábado 8 de agosto del 2015.



El grupo en la escalinata de acceso al Refugio de Poqueira (2.500 m) antes de iniciar el ascenso al Pico del Mulhacén (3.483 m) el sábado día 8 de agosto, de izquierda a derecha: José Antonio Quirós (guía), José María García de la Nava Ruiz, Manuel Muñoz, José María García de la Nava, Miguel Alonso, Juan Andrés López, Alicia Ruiz, Pilar Villar, Paula López, Toñi Torrecilla, José Luis Gil, Jesús Díaz y José Luis Jiménez.



VISTA SATÉLITE
MAPA TOPOGRÁFICO
PERFIL DE ALTURA

GALERÍA FOTOGRÁFICA
(Fotos: Jesús Díaz, José Antonio Quirós, José Luís Gil y Miguel Alonso)


TERCER DÍA, DOMINGO 9 DE AGOSTO

DESDE EL REFUGIO DEL POQUEIRA A ESTEPONA


CRÓNICA: MIGUEL ALONSO


El domingo día 8 era el último de nuestra estancia en el Albergue del Poqueira. Este día nos levantamos más relajados, después de un gratificante descanso tras la jornada del día anterior en que ascendimos a la cumbre del Mulhacén.

Tras el desayuno, y después de abonar los gastos de nuestra estancia, recogimos nuestras mochilas y nos dispusimos a emprender el regreso.

Antes de comenzar la marcha, aprovechamos para hacernos la foto de grupo en las escalinatas de acceso al refugio (9:35 h). Estábamos rodeados por los 20 componentes de un club de Pinos Puente, pueblo de la provincia de Granada, que harían el recorrido desde el refugio por la Ruta de las Acequias del Poqueira (PR A-23) hasta Capileira.

Emprendimos el regreso con tranquilidad, ya que teníamos un recorrido andando de 8,3 kilómetros hasta el aparcamiento de la “Hoya del Portillo", lugar donde dejamos aparcados los coches el viernes.

A lo largo del camino nos sorprendieron unas gotas de lluvia (12:05 h) por lo que tuvimos que ponernos los trajes impermeables, pero la lluvia no fue a más, ¡menos mal!
De nuevo fuimos observando a nuestro paso el entorno y, de vez en cuando, volviendo la mirada atrás con cierta nostalgia. Comentábamos lo bien que habíamos pasado esa corta estancia. Nos prometimos repetirla el próximo año y hacérsela partícipe al resto de compañeros de nuestro club que, por diversas causas, no pudieron venir con nosotros.

Al fin llegamos (12:50 h) al lugar donde habíamos dejados aparcados los coches el viernes en el aparcamiento de la Hoya del Portillo, donde después de cambiarnos de ropa y zapatos más cómodos, emprendimos la marcha en los coches hacia Capileira.

Parada y comida en Capileira 
Una vez en los coches, continuamos el camino parando en Capileira para comer en el mismo lugar del viernes (13:35 h), el “Bar-Restaurante Paco López”. El sitio nos había gustado y por ello decidimos comer allí.

Una estupenda comida, postres incluidos, el cafelito de ritual, las charlas y una relajación total, pero teníamos que continuar el regreso a nuestras casas, por lo que “levantamos el vuelo” con gran pesar. Así poníamos fin a un inolvidable fin de semana en Sierra Nevada.


GALERÍA FOTOGRÁFICA
(Fotos: José Luís Gil, José Antonio Quirós, Jesús Díaz y Miguel Alonso)