sábado, 30 de enero de 2016

Recorrido circular por el Pinsapar de Sierra Bermeja y subida al pico de Los Reales


Saliendo de Estepona tomaremos la carretera MA-8301 que parte, desde la avenida Saliendo de Estepona tomaremos la carretera MA-8301 que parte, desde la avenida de Andalucía, hacia el pueblo serrano de Jubrique, llegando a la explanada de Peñas Blancas (975 m) tras haber recorrido 15 kilómetros en un tiempo aproximado de 30 minutos, punto de encuentro con el resto de compañeros que vengan de otros lugares.

El entorno
El Paraje Natural Los Reales de Sierra Bermeja destaca por poseer una de las mayores extensiones donde ha aflorado, desde las entrañas de la tierra, un tipo de rocas de origen volcánico llamadas peridotitas, ricas en hierro y platino de color pardo-verdoso. El característico color rojizo (bermejo) es debido a la oxidación, dando lugar a su vez al nombre de esta sierra que, con estos minerales, un clima suave y un régimen especial de lluvias, crean las condiciones necesarias para el crecimiento de más de 50 especies vegetales difíciles de ver en otros espacios naturales. Es el caso del Galium viridiflorum o Staelina baetica, sobresaliendo la única población del también conocido como abeto español, el pinsapo, sobre peridotitas.

Una de las vistas más espectaculares desde Sierra Bermeja la podremos tener al llegar al pico de los Realillos o cerro del Castellón (1.010 m). En este lugar podremos ver las ruinas de una antigua fortaleza (siglos IX o X) época de Al-Ándalus, contemporánea al castillo de El Nicio.

La ruta
Al llegar a la explanada de Peñas Blancas, una vez superado el puerto del mismo nombre, haremos una breve parada ya que este lugar es el punto de encuentro con los compañeros que vengan de otros lugares. Una vez agrupados, continuaremos por la carretera MA-8302 que, en bajada, conduce a Genalguacil. A un kilómetro, nos encontraremos a la izquierda con un rellano donde unas cadenas impiden el paso a los vehículos. En este lugar aparcaremos los coches para comenzar nuestra atractiva caminata hacia el pinsapar.

A unos metros del comienzo, continuaremos por un sendero que sale a nuestra izquierda, dejando la pista que lleva hacia el Monte del Duque, siguiendo hacia el Paseo de los Pinsapos por un tupido bosque hasta llegar a la Plazuela de los Pinsapos. Pasada esta, continuaremos en subida por una senda que discurre por la cara norte del paraje conocido por Los Realillos o Reales Chicos (1.350 m), adentrándonos en el bosque de este famoso abeto español, árbol emblemático de nuestro club.

El pinsapar
De una extensión de unas 1.236 hectáreas, está protegido desde 1989 por la Junta de Andalucía como Paraje Natural, está poblado por este árbol robusto, un tipo de abeto, (Abies pinsapo), de hasta 30 metros de altura, de copa piramidal, variando su forma debido a la edad y a las adversidades sufridas, que presenta acículas (hojas puntiagudas) cortas, de 10 a 15 milímetros, gruesas y rígidas. Las piñas son cilíndricas situándose en la parte superior de la copa. Es una reliquia de un pasado glaciar que, en la actualidad, sólo tiene presencia en algunas sierras de Cádiz y Málaga.

Los pinsapos se encuentran en zonas altas, mezclados con un matorral de aulagas o piornos finos y madroños, como en el caso del vértice de Los Reales (1.450 m). En el ascenso, podremos ver otras especies, tales como el pino o el alcornoque.

Después de recorrer unos 2 kilómetros en subida hasta el puerto de la Garganta del Algarrobo, conocido por Carril del Pinsapar, llegaremos a la altura de Los Realillos donde haremos una breve parada para reponer fuerzas.

Ya descansados, continuaremos hacia el pico de Los Reales de Sierra Bermeja (1.452 m). En la cima y tras disfrutar de las espectaculares panorámicas de la Costa del Sol y de los bellos pueblos serranos y tras hacer las fotografías de ritual, seguiremos en bajada hacia el mirador de Salvador Guerrero y de allí al cercano refugio “Agustín Lozano” (1.300 m) para tomarnos los bocadillos que llevemos, pudiendo degustar alguno de los platos que preparan los encargados del bar como los callos con garbanzos.

Fin de la jornada
El regreso lo efectuaremos bajando por la carretera hacia la explanada de Peñas Blanca para desviarnos a la izquierda, al cabo de unos 900 metros de recorrido, por un sendero que nos introduce de nuevo en el pinsapar para seguir hacia el lugar donde tenemos aparcados los coches, donde daremos por finalizado un precioso recorrido por nuestra Sierra Bermeja, una ruta que repetimos con frecuencia por este bello paraje.

DATOS GENERALES
Guías: Rafael Rodríguez y Miguel Alonso.
Participantes llamad a la coordinadora: Margaret O’Connor al teléfono número 679 768 088
Entorno: Paraje Natural los Reales de Sierra Bermeja.
Localidades: Estepona-Genalguacil, Málaga.
Itinerario: desde el puerto de Peñas Blancas al paseo de Los Pinsapos, pico de Los Reales y Refugio de Agustín Lozano.
Recorrido: Circular.
Longitud recorrido: 13,7 kilómetros.
Duración aproximada del recorrido: de 5 a 6 horas.
Dificultad: Media.
Desnivel: 465 metros.
Tipo de terreno: pista y senderos.
Salida de Estepona: 9:00 horas del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro: 9:30 horas en la explanada de Peñas Blancas (km 17 de la carretera MA-8301).
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): botas o zapatos de montaña, bastones, chubasquero, forro polar, pantalones apropiados, agua, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, guantes, gafas de sol, crema de protección solar, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, cámara fotográfica y prismáticos.

NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo, haciéndose responsables de sí mismos firmando un impreso de compromiso. Además tendrán que solicitar la Licencia Federativa de Día, para lo que habrán de comunicarlo al club aportando los datos que figuran en la Solicitud Licencia Federativa de Día A2, que enviarán al correo electrónico del club, e ingresando la cantidad de 4€ en la cuenta del mismo en el BBVA: ES34/0182/2585/1902/0857/0031 antes de las 12 horas del jueves día 28, poniendo en concepto CUOTA DÍA FAM y el nombre y apellido del interesado.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR  teléfono 902 110 026

                   VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF
 

  Parte del grupo de 16 socios en Los Realillos. De izquierda a derecha: José Enrique Castilla, Antonio Martín, Faustino Manjón, Sofía Mateos, Javier Duarte, Marta López, Paula López, Margaret O'Connor, José García, María Martín, Ana María de Torres, Violeta Montequín, Lola Criado, José Luis Gil y Rosa María Martín. No sale Rafael Rodríguez que hace la foto.

  SITUACIÓN DEL BAR ESTADIO EN ESTEPONA

  RECORRIDO POR CARRETERA AL INICIO DE LA RUTA EN PEÑAS BLANCAS

  VISTA DE LA RUTA DESDE EL SATÉLITE

  MAPA TOPOGRÁFICO DEL RECORRIDO

  PERFIL DE ALTURAS Y LONGITUD DEL RECORRIDO
























PARTICIPANTES

GALERÍA FOTOGRÁFICA (Incompleta)
(Fotos: Ana de Torres, Lola Criado, José Luís Gil, Enrique Castilla y Rafael Rodríguez)

sábado, 23 de enero de 2016

Recorrido circular por el camino de la Cuesta a la ermita de san Miguel y subida al Picacho


CRÓNICA: MIGUEL ALONSO

De Estepona partimos hacia la Autopista del Mediterráneo A-7 para seguir en sentido Málaga, desviándonos en la salida 176 para continuar por la carretera A-7176 que nos llevó a Istán (08:55 h) tras recorrer 37,4 kilómetros en una hora.

El pueblo de Istán
El origen debe atribuirse a su torre de alquería, y a un entorno de tierras aptas para el cultivo. La riqueza de sus acuíferos junto a las características de su enclave, un pequeño promontorio sobre los valles de los ríos Verde y Molinos.

Debió ser fundada bajo la influencia del signo del agua, que emana a caños de las numerosas fuentes del pueblo, de los manantiales que bajan de la sierra y del río Verde que aquí nace y muere en el pantano de la Concepción.

De su flora podemos destacar los enebros, algarrobos y pinos, así como una gran cantidad de árboles frutales como naranjos, limoneros y aguacates. La avifauna también es muy abundante. Sobrevolando el monte se pueden ver el águila real y la perdicera. En el bosque hay gavilanes, arrendajos, oropéndolas, etc. En el monte bajo encontramos grajillas y mirlos.

Acequias moriscas
Se localizan atravesando todo el pueblo y se ramifican para regar las diferentes zonas de huertas y bancales que se encuentran alrededor del mismo. Las acequias toman el agua procedente de manantiales de la sierra, principalmente la que lleva el río Molinos y en algunas partes también el río Verde. Destaca la “Acequia del Chorro” cuyo recorrido forma, desde el nacimiento del río Molinos, un paseo de increíble belleza natural.

Al llegar al pueblo, tomamos el desvío que salía en cuesta a la derecha y en el siguiente cruce, a 100 metros, nos desviamos a la izquierda por la calle Calvario. Metros más arriba, estaba la plaza El Calvario donde aparcamos algunos, otros tuvimos que bajar al pueblo para aparcar cerca de la zona donde estaba instalado el Mercadillo de los Sábados.

Una vez aparcado el vehículo, nos encaminamos hacia el centro del pueblo pasando por las calles Calvario y El Chorro, donde se encuentra la famosa “Acequia El Chorro”, hasta la Plaza del Pueblo. Allí se encontraba la iglesia san Miguel y el Bar-Restaurante Troyano, donde al finalizar la excursión iríamos a comer. En esta plaza nos esperaban el resto de compañeros.

La ruta por el pantano
El recorrido que realizamos consistió en enlazar tres senderos balizados: el PR-A 137 “Istán-Camino de la Cuesta”; el PR-A 138 “Istán ermita de san Miguel” y el PR-A 139 “Istán el Picacho”. El tiempo era el ideal para hacer senderismo, con una temperatura agradable, con un sol no agobiante y un cielo luminoso.

Una vez reunidos los 14 socios, iniciamos el recorrido (9:15h) bajando por la calle Río, junto a un quiosco que había pegado a la iglesia de san Miguel, al final de la calle continuamos por el sendero (PR-A 137) que  atravesaba la zona de la Hoya.

Sendero Camino de la Cuesta
En pocos metros el camino se convirtió en un carril rural denominado “Camino de la Cuesta” con un desnivel muy pronunciado (300 metros) y una longitud de 4,2 kilómetros. Una fuerte bajada, por un piso de hormigón (9:20h), atravesando una zona poblada de pequeños campos y casas de labranza con árboles frutales: naranjos, limoneros y aguacates.

Al principio de la ruta, observamos, según nos aproximábamos, la cola del embalse de la Concepción, al que tardaríamos en llegar unos 30 minutos tras recorrer otros 800 metros por un camino zigzagueante, en pronunciada bajada. Junto a una curva encontramos a la derecha, una plataforma muy pequeña llamada “El Descansadero”, donde tuvimos una bonita vista del valle de río Verde.

Poco más abajo llegamos al embalse de la Concepción (9:40h), que bordeamos por un sendero que discurría por la orilla izquierda, a unos diez o quince metros sobre el cauce, atravesando una cañada con enebros, algarrobos y pinos.

Tras cruzar la cañada y sobrepasar una zona rocosa, seguimos la senda, que vimos como aprovechaba lo que fue una antigua acequia de regadío, por donde llegamos a un antiguo carril que subía por el lateral del pantano disfrutando de la visión de lo que fue el valle de río Verde ocupado hoy por el embalse, que vimos cómo el agua se encontraba a un nivel muy bajo.

A poco más de un kilómetro de subida, llegamos a un carril principal (10:45h) que nos acercó a la carretera de Istán-Marbella. Justo al llegar a esta carretera vimos arriba y a la izquierda, la ermita de san Miguel, patrón del pueblo, hacia donde dirigimos nuestros pasos llegando a un área recreativa (11:00h) conocida por la “Tomillería” que hay entorno a la ermita.

Sendero ermita de san Miguel
En la explanada al pie de la ermita, comenzaba un sendero de escalones que, en subida, nos acercó a la zona de barbacoas y mesas para comer. Allí vimos una familia con sus bártulos para celebrar un cumpleaños. Nosotros aprovechamos el lugar para hacer un alto (11:05h) y tomarnos los bocadillos. 

Después del descanso continuamos llegando a un llano y un cruce de caminos que aprovechamos para hacernos la foto de grupo (11:30h), continuando después por un carril, que seguimos por la derecha y que a pocos metros desembocaba en otro que tomamos a la izquierda. Tras un kilómetro aproximadamente llegamos a los aledaños del Hotel Altos de Istán situado a la entrada del pueblo. Desde este sitio, mirando al sudeste, arriba y un poco a la izquierda, veíamos el promontorio del Picacho (620 m) y el camino de acceso a la cima serpenteando hacia arriba.

Subida a la cima de El Picacho
Accedimos al pico por el sendero de pequeño recorrido (PR-A 139), un recorrido que se iniciaba por la parte de atrás del hotel, donde había un depósito de agua vallado, tomando el carril que sale a la izquierda.

A los pocos metros encontramos a la derecha, muy escondido y sin señales al inicio (11:55h), el sendero que zigzagueaba, siempre en subida, sorteando con cuidado las piedras. Poco a poco íbamos acercándonos a la cima pasando por Puerto Currito, donde en un cruce, este camino se desvía hasta conectar con la ruta Istán-La Concha por el sendero de pequeño recorrido (PR-A 135).

A nuestros pies, teníamos la Cañada de Juan Inglés, lugar de paso del sendero Istán-Ojén y donde veíamos la silueta del Pico de la Zahína (o de La Sabia), con casi 1.100 metros de altitud.

Nosotros seguimos por la izquierda y después de recorrer unos 800 metros en un tiempo aproximado de 45 minutos de subida, salvamos un desnivel de 272 metros, coronando El Picacho (620 m), desde el que pumos observar unas bonitas panorámicas de Istán, con la Sierra Real al fondo y el pico Plaza de Armas (1.330 m). Un poco más atrás y por la derecha, entre las nubes, el pico de La Torrecilla (1.919 m), el pico más alto de la provincia de Málaga.

Regreso al pueblo y comida en el Troyano
El descenso lo hicimos por el mismo camino de subida, andando con precaución ya que el terreno estaba húmedo, lo que no impidió la caída de algunos compañeros sin mayores consecuencias.

Una vez en la carretera (14:10h), donde esperaban los compañeros más veloces,  emprendimos el regreso al centro del pueblo pasando por el “Paseo de El Nacimiento”, de increíble belleza natural, junto a la “Acequia El Chorro” (14:20h) que recorría el paseo desde el nacimiento del río Molinos.

Un bonito recorrido hasta finalizar en la plaza para comer en el Bar Restaurante Troyano (14:40h), situado junto a la iglesia, donde degustamos sus típicos platos: sopa de picadillo; ensalada mixta; ensalada de arroz; calamares fritos con patatas y tomates frescos; filetitos de lomo con patatas fritas; conejo al ajillo; el típico “plato panocho” compuesto de patatas y pimientos verdes fritos, pisto, chorizo, filetitos de lomo y huevo frito,  que acompañamos con cerveza, vino tinto, tinto de verano o refrescos. De postre, tarta al whisky; arroz con leche…
Finalizamos con unos cafelitos unos y otros con unas infusión de té y luego, unas copitas de licor aromatizado.

Unas risas y a los coches para regresar a Estepona donde llegamos pasadas las seis de la tarde.


                   VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF




    El grupo en la zona de la Tomillería de Istán. De izquierda a derecha: Rafael Rodríguez, Antonio Martín. José Luis Gil, Pilar Villar, Miguel Alonso, Asunción Luna, José Enrique Castilla, Pepe García, María Martín, Ana María de Torres, Miguel Ángel Pernas, Margaret O'Connor, Jesús Díaz y Francisco González.

  RECORRIDO POR CARRETERA DE ESTEPONA A ISTÁN


VISTA SATÉLITE
MAPA TOPOGRÁFICO
 PERFIL DE ALTURA


GALERÍA FOTOGRÁFICA
(Fotos: Ana Mª de Torres, Pilar Villar, Jesús Díaz, Enrique Castilla, Rafael Rodríguez y Miguel Alonso)






sábado, 16 de enero de 2016

Recorrido circular de Gaucín al Hacho y al camino de los cortadores de corcho



CRÓNICA: MIGUEL ALONSO
De Estepona partimos, cerca de las ocho y media de la mañana, un grupo de 20 socios por la Autopista del Mediterráneo A-7 en sentido Algeciras. En el kilómetro 142, nos desviamos para continuar por la carretera A-377 que, desde Manilva, nos acercó al pueblo de Gaucín, nuestro destino, donde llegamos (9:00 h) una vez recorridos unos 45,8 kilómetros en un tiempo aproximado de 45 minutos. Los coches los aparcamos frente a la gasolinera, situada a la entrada del pueblo, frente al “Café-Bar El Hacho”. Allí nos estaban esperando Marisa, con su negro perro “Lobo”, Pilar y Jesús.


Desayuno en Gaucín
Una vez aparcados los coches, nos acercamos al centro del pueblo para desayunar. Un recorrido muy agradable por el pueblo caminando por sus estrechas y sinuosas calles, de trazado morisco, jalonadas de casas con balcones y ventanas decoradas con macetas. En algunas de sus fachadas, las típicas salamanquesas de Gaucín, coloreadas de una y mil formas, fruto de una actuación de la Asociación de Iniciativas Turísticas de Gaucín, inspirada en la Cow Parade, creada por el artista suizo Walter Knapp en Zurich, Suiza, en el año 1998, cuyo objeto era atraer al turismo con un elemento decorativo, en este caso la salamanquesa, reptil muy abundante y típico de esta zona, para decorar las fachadas del pueblo y vender en diversos soportes como: cerámica, madera o metal.

Al llegar al Mercado (9:30 h), decidimos entrar en el “Bar El Pajuelo”, situado junto a este, para tomarnos unos cafelitos calientes acompañados de churros que compró Rafa en una churrería que había en el Mercado.

Después del desayuno, volvimos a atravesar el pueblo para regresar a la zona de la gasolinera donde, detrás de esta, comenzó la ruta por un sendero que se encaminaba hacia el monte Hacho de Gaucín.

Esta ruta la hemos realizado casi todos los años ya que, al bonito recorrido por el pueblo hay que añadirle el camino que pasa al pie del Hacho, y que continúa bajo la sierra atravesando los bosque de alcornoques hasta llegar de nuevo al punto de partida en el  pueblo de los gaucineños, gaucinens o gaucinatos gentilicios con los que se conoce a sus habitantes.

El pueblo de Gaucín
Está situado en la vaguada de la Sierra del Hacho, bajo el Castillo del Águila, que tuvo un gran valor estratégico ya que, junto con Gibraltar, constituían la defensa de la entrada a la serranía rondeña por el sur. Es uno de esos pueblos blancos andaluces por la blancura de sus casas, que se encaja en las laderas de las montañas que acogen al río Genal, al oeste de la provincia de Málaga, una de la poblaciones que conforman la comarca de la Serranía de Ronda.

Construido por los romanos, fueron los árabes quienes dejaron más huellas en el recinto, que lo llamaron Sajra Guazan (roca fuerte), de donde deriva el de Gaucín. Lo prueba sus sinuosas calles, de trazado morisco, que dibujan las curvas de nivel sobre un cerro desde la carretera hasta el roquedal saliente, donde se alza el castillo y se asientan sus blancas casas adornadas con rejas.

En las vías principales de la población, como la calle Cañamaque, se alinean las casonas nobiliarias con portadas blasonadas (siglos XVII-XVIII) y puertas adinteladas talladas en piedra. En cuanto a sus monumentos destacan: la Iglesiade San Sebastián (siglo XVI), el convento de los Carmelitas, antigua ermita denominada de la Vera Cruz y la Fuente de los Seis Caños construida en 1628 en estilo barroco andaluz.

La gastronomía es la propia de la comarca de Ronda, siendo típicos los productos derivados del cerdo y los dulces elaborados artesanalmente como alfajores, roscos blancos, rosquillos de almendras y los suspiros.

El entorno por el que andamos
Presenta un paisaje variado de alcornoques, encinas y bosquetes de pinos, así como formaciones de arbustos mezclados con castaños y acebuches, además de huertas y casas rurales junto a la variada vegetación de sus riberas. El término municipal oscila desde los encajados valles de ríos y arroyos, hasta las cumbres de la Sierra del Hacho, a una altitud de 1.011 metros sobre el nivel del mar.

Camino hacia el Hacho
La ruta se inició a la espalda de la gasolinera (10:10 h), por la calle Camino de Montoro, hacia un sendero que partía detrás de dicha gasolinera, transitando los primeros metros por una estrecha senda en cuesta, junto a unos eucaliptos, continuando por un camino que discurría en subida entre cercados, a uno y otro lado, con olivos y almendros, avanzando por la “Colada del Camino del Molino al Peso”, al pie de la cara norte del monte Hacho, que transcurría por la ladera sur de la sierra del mismo nombre.

Llegados a una bifurcación con un pino en el centro, tomamos el camino de la izquierda, entre alambradas que cercaban campos con rebaños de cabras y huertas con árboles frutales, más adelante, rodeados de quejigos y almendros en flor. Si volvíamos la mirada atrás, se iba alejando una bella estampa de Gaucín, entre una niebla que se iba diluyendo con los rayos del sol, con las sierras Bermeja y de las Nieves como telón de fondo y más a la derecha, entre la niebla, la Sierra Crestellina.

Al frente se apreciaba la zona por la que discurría el camino de subida, un estrecho sendero que se desviaba a la derecha rodeados de matorral.
Seguíamos avanzando entre matorrales, junto a un muro de piedra, llegando una angarilla que nos daba paso al Puerto de los Hinojales, donde se avistaban las laderas del Hacho escasas de vegetación, excepto la cara norte, donde había un encinar.

En este lugar decidimos hacernos la foto de grupo (10:40 h). Las panorámicas que teníamos eran bellísimas con la Sierra de los Pinos y a sus pies el pueblo blanco de Cortes de la Frontera.

El camino de los cortadores del corcho
Pasado un primer tramo escarpado, continuamos un buen trecho llegando a la finca “La Capellanía” y a una pista que, a la izquierda, iba en sentido a El Colmenar o Estación de Gaucín y a la derecha conducía a Cortes de la Frontera. Nosotros continuaremos por este tramo de la derecha disfrutando de un extenso bosque de alcornoques. Después de andar unos cientos de metros, Petersen, unos de nuestros compañeros y amigo de Antonio Martín, sufrió un pinzamiento en la zona lumbar, por lo que tuvimos que atenderle la dolencia.

Ante este contratiempo, nos dividimos en dos grupos. El primero avanzó más aprisa con el fin de llegar a Gaucín y regresar con uno de los coches por el camino que pasaríamos el otro grupo y recoger a Petersen. Mientras, Javier le hizo unos ejercicios de estiramiento (12:35 h) a la par que le dio una cápsula de un analgésico. Entre los estiramientos y el analgésico se consiguió calmar el agudo dolor y poco a poco, con la ayuda de varios compañeros, continuó andando.

Pasados dos arroyos y la Garganta de las Palas, el camino seguía pronunciadamente hacia la izquierda cruzando un tercer arroyo.
La pista nos llevó a un punto donde, a la derecha, un cartel sujeto en un roble indicaba el camino a seguir hacia Gaucín (13:40 h)

El sendero subía a través de brezos, aulagas y lavandas, serpenteando entre alcornoques. Pasamos a través de una valla de hierro y alambre donde se ensanchaba y pronto se juntó con otro más definido, hacia la derecha. Tras pasar una verja, llegamos a la finca de La Brazuela y después al centro budista “Shambala” (14:20 h), lugar donde Juan Carlos recogió en su coche al compañero accidentado para acercarlo a Gaucín. Desde allí, sin comer con el grupo, se marchó a su casa en el coche de Camilo José.

El resto del grupo seguimos andando y, tras cruzar el Arroyo de Lucas, continuamos hasta llegar a Gaucín (14:40 h) a la altura del Parque Público de Antonio Godino, situado en las afueras del pueblo, en el extremo opuesto al de comienzo, finalizando la ruta.

Comida en Gaucín
Tras un recorrido de unos cientos de metros andando por la carretera hacia la gasolinera, al fin llegamos al lugar donde dejamos aparcados los coches delante del “Café-Bar El Hacho” (15:30 h), distrayendo unos minutos que aprovechamos para asearnos un poco y cambiarnos de camiseta.

En el “Bar Restaurante la Serranía”, situada al lado de la gasolinera, nos esperaban Ángeles, Ana María y Marta, que habían llegado con el primer grupo y nos estaban esperando para comer. Margaret, se marchó con Luis y Manuel que tenían prisa por llegar a casa.

En el bar nos reunimos un grupo ya reducido, 18 de los 23 que éramos al comienzo de la caminata. En unas mesas que juntamos en la terraza del bar, nos sentamos para comer unos ricos platos que nos sirvió con mucha diligencia, Mónica, la camarera, ya que vio que veníamos con hambre. Primero las bebidas: carveza, tinto de verano… y luego, los platos que cada uno pidió: Sopa de espárragos, Carne de cerdo guisada con patas, Huevos fritos con patatas, Arroz a la paella…

Tras los postres, finalizamos con unos vasitos de licor que nos ofreció Manuel Listán, el propietario del local.

Pasadas las cinco de la tarde, emprendimos el regreso a Estepona.

DATOS GENERALES
Guías: Ilse Bullerdieck y Rafael Rodríguez.
Asistentes llamad a la coordinadora: Margaret O’Connor al teléfono número 679 768 088
Entorno: Sierra del Hacho.
Localidad: Gaucín, Málaga.
Itinerario: recorrido de Gaucín hacia el Hacho y al camino de los Cortadores del corcho.
Recorrido: Circular.
Longitud del recorrido: 11,8 kilómetros.
Duración aproximada del recorrido: de 5 horas.
Dificultad: Media.
Tipo de terreno: senderos, campo a través y pista.
Salida de Estepona: 8:00 horas del Bar Estadio, frente al campo de fútbol San Fernando.
Punto de encuentro: 9:00 horas en el Restaurante el Hacho, frente a la gasolinera de Gaucín (km 0 de la carretera A-405).
Equipo obligatorio (se comprobará antes de salir): zapatos o botas de montaña, bastones, chubasquero, forro polar, pantalones apropiados, agua, Tarjeta Sanitaria, Tarjeta FAM y DNI.
Se recomienda: gorra, guantes, gafas de sol, crema de protección solar, bebidas isotónicas, frutos secos, fruta fresca, cámara fotográfica y prismáticos.
NORMA GENERAL: para participar en la excursión es condición imprescindible ser socio del club y estar federado. Comunicará previamente la asistencia al coordinador del club y firmará antes un impreso eximiendo de responsabilidad al guía y al club.
INVITADOS: podrán participar dos veces al año, como máximo, haciéndose responsables de sí mismos firmando un impreso de compromiso.
DESPLAZAMIENTO EN COCHE: el precio se calculará multiplicando los kilómetros recorridos por 0,23€ y el total se dividirá entre los ocupantes, incluido el propietario.
EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET, teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR  teléfono 902 110 026


                  VERSIÓN IMPRIMIBLE EN FORMATO PDF
  


 El grupo de 23 socios con el pico El Hacho de Gaucín al fondo. De izquierda a derecha: Rafael Rodríguez, Faustino Manjón, Paula López, José Luis Gil, Luis Clemente, Javier Duarte, Jesús Díaz, Manuel Ostos, Ana María de Torres, Juan Carlos Huertas, Pilar Villar, Marta López, Camilo José Domínguez, Rosa María Martín, José Enrique Castilla, Miguel Alonso, Miguel Ángel Pernas, Ángeles Cruz, Antonio Martín, Marisa Salgado, Margaret O'Connor, Petersen Perkibsgaard y Sofía Mateos. 
 




  SITUACIÓN DEL BAR ESTADIO DE ESTEPONA

 RECORRIDO DE ESTEPONA A GAUCÍN

  VISTA DE LA RUTA DESDE EL SATÉLITE

  MAPA TOPOGRÁFICO DE LA RUTA

 PERFIL DE ALTURAS Y LONGITUD DEL RECORRIDO

GALERÍA FOTOGRÁFICA
(Fotos: Enrique Castilla, Pilar Villar, Jesús Díaz y Miguel Alonso).